opinion.blog.christian-martinoli.la-rebelion-del-calcio

RECORDLogoRECORD

Opinión

Christian Martinoli

Uno de los mejores cronistas deportivos en México, trabaja para TV Azteca y ha colaborado con RÉCORD desde 2010.

La rebelión del Calcio

2018-04-13 | Christian Martinoli
Comparte en:

Todavía el mundo del futbol no se recuperaba de la tremenda actuación en Roma por parte de la Lupa Capitolina ante un defensivo y desconocido Barcelona, que provocó ver al Messi de la selección argentina y no al Lionel blaugrana.

Cuando la Juventus, esa vieja señora del Calcio que aterrizó en el Bernabéu como clara víctima ante el Real Madrid de la chilena de CR7 y demás tintes decorativos, volvió a cimbrar Europa con un juego despampanante y arrojado que la puso frente a la puerta de la hazaña, la gloria y el paraíso futbolístico. La Juve tuvo la manija para cambiar un destino casi imposible de burlar y ante los ojos de un templo futbolístico perplejo, agonizante y embriagado de burla ajena destilada por la derrotara de su acérrimo rival 24 horas antes.

Nadie en Madrid se imaginó semejante pesadilla blanca, ni tampoco nadie en Turín podría haber apostado por tamaña actuación de “La fidanzata d’Italia”.

El hecho es que cuando anotó el tercer gol el visitante fue el propio equipo italiano que se echó para atrás recuperando quizá la razón ante tanta locura sintiendo nuevamente un juego con compromisos y temores, mismos que no existían mientras el global lo tuvieran perdido.

No es que de repente hubiera pánico escénico en los bianconeri, sino que quizá el impensado logro de la gesta conseguida les borró de la mente la libertad de acción para buscar el cuarto gol pensando en no recibir una anotación con pocos minutos en el reloj y ahora sí con la nula chance de obtener otra remontada, luego del trascendental perfomance ofrecido.

Al final el Madrid tan copero como es, fue con lo que pudo tratando de evitar media hora más de incertidumbre y desgaste, coludido por una visita mucho más ecuánime y amarrada.

La escena final del show pudo ser para cualquiera, millones asumen que existen 10 jugadas más violentas por partido en las áreas por encima de la escenificada por Vázquez, mismas que no se marcan jamás como penal. Pero también está la otra mitad de millones y millones de fanáticos que aseguran sin titubear que el inglés fue justo al decretar una pena máxima clara por una imprudencia absoluta de Benatia. Ni el VAR encontraría unanimidad de criterios.

Cristiano suspiró como nunca antes y mandó a su equipo a las Semifinales de una Champions que tuvo una rebelión italiana durante años esperada y que aderezó este torneo que comienza a tener tintes dramáticos y en donde los leones ya no asustan como tanto lo hacían en otras ediciones.