opinion.blog.christian-martinoli.objetivo-cumplido

RECORDLogoRECORD

Opinión

Christian Martinoli

Uno de los mejores cronistas deportivos en México, trabaja para TV Azteca y ha colaborado con RÉCORD desde 2010.

Objetivo cumplido

2019-07-09 | Christian Martinoli
Comparte en:

Después de 18 partidos en Selección, Rodolfo Pizarro dio por mucho su mejor encuentro vestido de verde el domingo en Chicago. Cuando parecía que su noche terminaría amarga por una dura caída que le lastimó el codo, el jugador de Monterrey se mantuvo para el complemento contra Estados Unidos y se convirtió en el elemento trascendental del equipo de Martino.

Encaró, frenó, pisó la bola y tocó con prioridad en el momento justo para ir maniatando al sector defensivo local. Pizarro por fin mostró dotes del jugador importante que es en la Liga MX. Llevó el peso del ataque junto a Raúl Jiménez, mientras el novato Uriel Antuna sufrió su peor performance del torneo.

Al final, México supo llevarse el torneo con la obligación histórica que marca su posición dentro de Concacaf y hoy amanece tranquilo en la cima de la zona.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: EL ERROR DEL TATA

Martino sabe que un árbol no debe tapar el bosque y conforme avance su estadía como DT nacional, tendrá que ir plasmando su idea futbolística dentro de un equipo que de a poco encuentra un ligero cambio generacional y que necesita no titubear cuando choque ante rivales de mayor envergadura como sí lo hizo ante contrincantes menores (Martinica y Haití).

El tricolor poco tiene que ganar cuando obtiene la Copa Oro, pero sabe que perdía mucho si no daba la vuelta olímpica; Martino entendió esto sobre la marcha de un torneo largo y tedioso como éste que compromete los nervios por el afán de sentirse superiores antes de entrar a la cancha o incluso estando dentro y no encontrar el camino del triunfo de manera expedita.

Ahora, el asunto es circular con contundencia durante la eliminatoria hacia el Mundial de Qatar 2022 y buscar que algunos escasos amistosos de calidad durante este proceso logren que el entrenador argentino siga formando un equipo sin estrellas de papel y sí con futbolistas que sientan día a día el compromiso de mejorar por el bien común del grupo.