opinion.david-faitelson.el-otro-papa-de-lainez

RECORDLogoRECORD

Opinión

David Faitelson

David Faitelson es dueño de un estilo duro, pero frontal al momento de dar opiniones, que incluso le han traído choques con algunas figuras.

El 'otro' papá de Lainez

2019-04-12 | David Faitelson
Comparte en:

“No, güey, al principio yo te decía que no veía el balón...”.

La casi espontánea confesión —en tono 'chilango'— de Diego Lainez a Andrés Guardado resume a la perfección lo complejo que ha resultado la adaptación de la joven promesa del futbol mexicano en un nivel distinto del juego.

-A mí también me pasó lo mismo. Te dije que necesitas tiempo para acostumbrarte a ello. Ya lo verás.

El tono de respuesta de Guardado parece más el de un padre a un hijo que el de un compañero del Real Betis del balompié de la Primera División del futbol de España. Y prácticamente ese es el tipo de relación que existe entre ambos. Hay una brecha generacional impactante (Lainez tiene 18 años y Guardado casi 33). “Hay días donde charlando con él, le digo: '¿Te acuerdas de tal o equis jugador?' Y él se queda con la boca abierta. ¡No los vio jugar!”. Lainez tenía seis años de edad cuando Guardado debutaba en un Mundial, el del 2006. Un 'Millennials' con un 'Generación Z'.

Guardado se ha convertido en un guía para el exfutbolista del América dentro y fuera de la cancha. Le ha hecho entender que no debe desesperarse ante la falta de minutos de juego y ante lo que insinúan los medios o quizás ante el reclamo de algún aficionado o de las muchas especulaciones que existen hoy en las redes sociales. Para el capitán de la Selección Mexicana esta tarea no supone ser muy complicada. Aprendió las lecciones cuando hace 13 años llegó siendo un jovencito (no tanto como Lainez) al futbol europeo, logrando una brillante trayectoria que han incluido el futbol español, holandés y alemán.

Todas las sensaciones indican que Lainez estará de paso en el Betis y que sus facultades alcanzarán para ser un futbolista de la llamada 'Clase A' europea, pero los mismos síntomas eran parte de las carreras de Giovani dos Santos y Carlos Vela, y al final no pudieron sostenerse en ese nivel. Guardado pide precaución con eso. “Le dije que no creyera nada de lo que escuchara”, enfatiza. “Que sólo creyera en él mismo. Eso del 'Messi mexicano' puede ser una carga demasiado complicada no sólo para un joven como él, para cualquiera de nosotros que jugamos en la misma Liga de Messi y que jamás estaremos a la altura de Messi”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: CHIVAS Y PUMAS, EN LA PENUMBRA

Sopla ligeramente el viento. El sol se oculta caprichosamente entre las nubes. Hace frío y calor en sólo un momento, el típico clima andaluz que presagia el inicio de la primavera y de las festividades de Semana Santa. Lainez no tiene prisa. Todo ha ido demasiado rápido en su carrera. El debut en el Estadio de León bajo el mando de La Volpe, la Final y el título con el América, el traspaso millonario al Betis, los minutos en la Liga, en la Copa y en la Europa League. Y tal parece que los críticos queremos más, más y más a una velocidad en la que un adolescente intenta detenerse y decir dónde estoy, qué debo hacer y hasta dónde voy a llegar. “No lo sé”, dice con su cara infantil. “Yo salgo a dar todo lo que tengo. Si me alcanza bien, si no, ni modo...”.

“Mexicanos, tráiganme mariachi y tequila...Ajúa, ajúa, ajúa”, grita desde el fondo de la cancha de entrenamiento el veterano futbolista Joaquín, toda una leyenda del club bético que se mantiene jugando en un primerísimo nivel a los 38 años. -Qué tal el 'niño' que te ha mandado el futbol mexicano?, le pregunto al siempre sonriente Joaquín. -Sí, es verdad, es un niño. Y le hemos cogido todos mucho cariño.

430 minutos entre Liga, Copa y Europa League. Lainez parece estar en un proceso de reconocimiento al futbol que se practica en Europa. La rapidez para jugar y ejecutar en la cancha y las impresiones que se encuentra a su alrededor aparecen por todas partes. “Hace unas semanas vi a Messi en el mismo campo y me dije a mí mismo: '¿Esto esta ocurriendo de verdad?'”. Y es posible que Lainez haya conocido a Messi hace ya algún tiempo, pero es diferente jugar contra él sobre el césped que hacerlo en el control de televisión con el 'FIFA PS4 Xbox'.

Ha tenido la fortuna de tener cerca a sus papás. “No sé que haría sin ellos”, me dice.

Los primeros pincelazos de Lainez han quedado trazados sobre los campos españoles. Ahora vendrá lo más complejo: terminar el proceso de adaptación, crecer, madurar y sostenerse en un nivel futbolístico. Todo eso no promete ser nada sencillo, pero el examericanista parece tranquilo y confiado, y cómo no lo va a estar, si tiene a un lado a un guía, a un padrino, casi a un padre para protegerlo y enseñarle a distinguir lo bueno de lo malo. “Mi esposa esta embarazada. Estamos esperando a nuestro segundo hijo que será una niña”, me confiesa Guardado. “Pero tal parece que el otro varón llegó antes y que Máximo tiene un hermanito”.