opinion.david-faitelson.la-formula-nortena

RECORDLogoRECORD

Opinión

David Faitelson

David Faitelson es dueño de un estilo duro, pero frontal al momento de dar opiniones, que incluso le han traído choques con algunas figuras.

La ‘fórmula’ norteña

2017-12-05 | David Faitelson
Comparte en:

+ Aquellos que quieran competir en el nivel máximo del futbol mexicano deberán seguir la receta de Rayados y de Tigres…

+ Dinero, sí, mucho dinero en la cancha, pero también inteligencia y capacidad para invertir ese dinero…

+ Sigue siendo casi “un milagro” la coronación de Chivas de hace tan sólo algunos meses…

¿Cuál es la fórmula para ser el campeón del futbol mexicano? Los protagonistas de la semana final de la Liga MX muestran un camino, una tendencia, sin duda la más segura y regular, pero el último monarca, el que ni siquiera alcanzó a meterse esta temporada en la defensa de su título, utilizó una receta completamente distinta.

La Final se juega en el sitio correcto, entre los dos mejores equipos del campeonato y los dos clubes que mejor han entendido el proceso en el que ha entrado el futbol mexicano. Rayados y Tigres se han adaptado mejor que nadie a los tiempos de la extranjerización -o globalización total y muchas veces exagerada- que propone la Liga MX.

Lo único extraño del siempre extraño futbol mexicano es que hace algunos meses, cinco o seis, no más, funcionaba y emergía ‘la fórmula’ de un Campeón sólo con futbolistas mexicanos.

Este domingo podríamos tener en lo más alto del pódium a un monarca que durante un juego de las Semifinales salió a jugar con 10 futbolistas no nacidos en México. ¿Cuál es la verdad de la Liga? Quién sabe. La realidad hoy es que Tigres, con la receta de invertir y contratar jugadores al por mayor -los que tiene en su plantel actual y otros más repartidos en diferentes equipos del propio futbol mexicano- ha arribado a su tercera Final consecutiva.

Ello es una muestra inequívoca de que la inversión inteligente le ha dado un nivel protagónico fundamental. Y Rayados, su tradicional rival de la ciudad, no quiso quedarse rezagado. También sacó la chequera y trajo lo que tenía que traer. Hoy está de regreso en la Final tras perder de manera sorpresiva la conclusión del Clausura 2016.

¿Están los mejores? Sí, el 1 contra el 2, en un encuentro donde más allá de la gran pasión que envuelve localmente a la ciudad, está el ‘lujo’ de ver a dos grandes equipos de futbol, perfectamente armados en cada una de sus líneas, con futbolistas que son capaces de llevar el juego hasta un nivel de espectacularidad (Gignac, Avilés, Valencia, Pabón, Vargas, Funes Mori, Aquino, Carlos Sánchez) y dirigidos de manera magistral por dos entrenadores -Ferretti y Mohamed- que también tienen un sitio en la historia moderna de nuestro futbol. Todo está dispuesto, incluyendo que la sede de la Final será en uno de los estadios más espectaculares del futbol mexicano y del continente en general.

Entiendo que en este contexto, Tigres y Rayados han sido los más regulares dentro de la irregularidad propia que siempre presenta el futbol mexicano. Ello quiere decir, salvo ‘el milagro’ que propició Chivas en el verano, que los nuevos métodos se refieren a una gran inversión y que clubes que tradicionalmente ganaban títulos (destaco al América, al Cruz Azul, a Pachuca, a Toluca y a Pumas, entidades que también utilizan jugadores extranjeros) tendrán que adaptarse mejor a los ‘nuevos tiempos’. Comprar, invertir y hacerlo de manera inteligente. Ésa es la única manera de ponerse al nivel de los equipos regiomontanos.

El Monterrey-Tigres es la Final más esperada y anticipada del futbol mexicano. Se veía venir, por la calidad de sus planteles (tienen para formar dos equipos igualmente competitivos al mismo tiempo), el trabajo de los entrenadores, las empresas serias que están detrás de ambos clubes y dos aficiones maravillosas que responden en la tribuna y que generan una pasión sin comparativo en el futbol de México.

Rayados y Tigres han puesto el ejemplo, el techo, la fórmula, la receta. Aquellos que quieran ponerse en el mismo nivel, tendrán que hacer algo parecido…