opinion.david-faitelson.no-saben-lo-que-buscan

RECORDLogoRECORD

Opinión

David Faitelson

David Faitelson es dueño de un estilo duro, pero frontal al momento de dar opiniones, que incluso le han traído choques con algunas figuras.

No saben lo que buscan...

2018-09-11 | David Faitelson
Comparte en:

 La lista aumenta todos los días. Diferentes estilos, nacionalidades, aromas, sabores, colores, formas y maneras. El futbol mexicano, aparentemente, está buscando, pero no sabe lo que busca, porque tampoco sabe lo que quiere.

¿Un entrenador para la Selección Mexicana? ¿Nativo o extranjero? ¿Joven o maduro? ¿Ofensivo o equilibrado? Lo primero que tendría que plantearse la Federación Mexicana de Futbol -supongo que a través de Guillermo Cantú-, es un proyecto, porque al final del día, nadie, ningún entrenador -sea Guardiola, Zidane, Deschamps, Mourinho o Ancelotti- tiene una 'varita mágica' para darle a la Selección el impulso que tanto busca y necesita. No la tiene tampoco el Tuca Ferretti, ni Miguel Herrera ni Matías Almeyda o algunos de los candidatos que despiertan y alimentan todos los días el morbo del periodismo por encontrar un personaje que transforme al futbol mexicano.

Necesitamos un proyecto. Un plan, una estructura, una base sobre la qué trabajar de aquí y hasta Qatar 2022 o quizá hasta el Mundial de 2026. No lo sé, pero ideas deben sobrar: quizás una academia de futbol alrededor de la Selección que tome valores jóvenes de los clubes y que los provea de condiciones técnicas, mentales y de un estilo propio para jugar o tal vez trabajar en reglas con la Liga MX, que fomenten el desarrollo de futbolistas. Gente experimentada que realmente defina quién es el entrenador ideal para el trabajo. Entrenadores, psicólogos, médicos, especialistas en nutrición y alrededor de ello hay que encontrar, entonces, al hombre adecuado que tome a la Selección y que entienda y se comprometa con ese proyecto.

Es una oportunidad, también, para reforzar la estructura de las Selecciones Mexicanas. Darle al entrenador el carácter y el lugar que merece, pero hacerle entender que llega a un futbol donde existe historia, raíces, donde se persigue un objetivo y donde los responsables de las decisiones futbolísticas son personajes que saben y conocen del futbol mexicano.

Tirar nombres es lo más sencillo: desde Villas-Boas, pasando por Queiroz y hasta Pékerman. Lo interesante es buscar algo diferente y no depender de un hombre en un proceso donde hay otros muchos factores que son fundamentales, empezando por la materia prima, el futbolista. Sin entrenador, pueden subsistir, pero sin futbolistas, no hay futbol.

Los tiempos en que un solo personaje era capaz de transformar el presente y el futuro de un futbol ya no existen más. Hoy, hay otro tipo de situaciones que deben transformarse si en realidad México aspira, algún día, a 'respirar' cerca de las grandes potencias de este deporte. Es fácil, parece, apuntar a lo más alto de la pirámide, pero si la base no tiene contenido, ningún esfuerzo será válido. Yon de Luisa tiene, ante sí, una buena oportunidad de comenzar su mandato en el futbol mexicano. Darle forma, identidad, personalidad a la Selección Mexicana.

Buscar y tomarse el tiempo para buscar es algo que el futbol mexicano puede hacer, pero si no sabe lo que busca, cualquiera que aparezca en escena será una esperanza desperdiciada.  Sigo pensando que el verdadero objetivo de una Selección Mexicana es acercarse lo más que pueda a las grandes potencias del juego. Hasta ahora, ha tenido algunos 'despertares', incluyendo el último, hace un par de meses en Rusia, ante Alemania, pero nada sostenido, ninguna regularidad que nos permita aceptar que encontramos el camino correcto. Y yo creo que eso no está en manos de ningún entrenador, sino en las estructuras mismas del futbol mexicano. Sacudirlas, cambiarlas, alterarlas, es parte del reto.

La caída ante Uruguay y el juego de esta noche contra Estados Unidos deben servir para generar el cambio generacional que tanto la cuesta al futbol mexicano. Los resultados no son relevantes en este momento. Hay que soportar a los jóvenes y seguir confiando en ellos. No importa cuántos juegos y cuántos marcadores adversos se atraviesen en el camino. Las críticas ya empezaron a aparecer. Si alguien puede sobrellevarlas, ése es el Tuca. El problema no es que los 'entrenadores desempleados' de las mesas de debate de la TV critiquen a Ricardo Ferretti. Para eso, finalmente, están. El verdadero problema es que la mayor parte de ellos sienten que aspiran a tener el puesto del Tuca.

El futbol mexicano está buscando. No estoy seguro de que sepa realmente lo que busca, porque no tienen una idea clara y el deseo de transformar sus estructuras y generar un proyecto sustentable de aquí al 2022 o hasta el 2026. Urge el proyecto, antes de un entrenador