opinion.david-faitelson.un-guino-de-esperanza

RECORDLogoRECORD

Opinión

David Faitelson

David Faitelson es dueño de un estilo duro, pero frontal al momento de dar opiniones, que incluso le han traído choques con algunas figuras.

Un ‘guiño’ de esperanza

2017-11-14 | David Faitelson
Comparte en:

Hoy, como ayer, México está para lo mismo en el futbol: tratar de crecer, de acercarse a las grandes potencias y de competir.

Tan difícil es exagerar como buscar (que siempre habrá de sobra) un sendero negativo. La Selección Mexicana ha abierto cierta esperanza de que podrá mostrar una faceta competitiva en el Mundial de Rusia 2018. Lo ha hecho revelando personalidad, cierto estilo y nivel de juego y un futbolista diferente que puede ayudar en momentos determinantes. Hemos recibido un ‘guiño’ de esperanza desde el sitio más apropiado para hacerlo: las canchas europeas.

El empate a tres en Bélgica, del viernes, el triunfo ayer en Polonia y, sobre todo, la manera, la forma en la que México se comportó en la cancha pueden ser síntomas positivos en la era de Juan Carlos Osorio. Tal parece que cuando la Selección abandona su ‘zona de confort’ y busca nuevos retos en horizontes de mayor complicación, aflora la mejor parte del futbolista mexicano. Y en Bruselas hubo una reacción importante en un momento del partido donde parecía que la poderosa selección belga le pasaba por encima al conjunto mexicano.

Es verdad, primero apareció Guillermo Ochoa en su portería y después la emergente figura de Hirving Lozano. Aun así, a pesar de ese par de esfuerzos y baluartes individuales, México también tuvo tiempo de mostrar cierto carácter y juego que fueron parte de la reacción. No le sumemos de más, pero tampoco le restemos méritos a lo que México propuso y logró en la cancha frente a uno de los mejores equipos del futbol actual. Lo mismo con el triunfo de anoche logrado en Gdansk.

Es verdad que Polonia venía muy disminuido (sin Lewandowski, para empezar) y con seis ausencias titulares, como también es verdad que México tuvo que hacer muchos cambios por temas de lesión, pero la realidad es que hubo un buen control del partido, dominio y posesión del balón y se mejoró también en temas defensivos, sitio del campo donde se habían generado muchas dudas en el pasado reciente.

La gran noticia de estos dos partidos de preparación en territorio europeo se llama Hirving Lozano. El joven futbolista del PSV Eindhoven ha mostrado el gran momento, la excelsa y apabullante forma en la que ha ‘aterrizado’ en el futbol europeo. Tiene un enorme futuro por delante y puede ser, finalmente, el futbolista que tanto ha esperado México para generar un cambio importante en la cancha. Pero habrá que tener calma. Hace 7 años, más o menos, lo mismo se decía de otros jugadores como Giovani dos Santos y Carlos Vela.

Al final, sus obras quedaron inconclusas. Hoy, ni Giovani ni Vela son los jugadores que prometían ser. Hay algo que parece distinto en la mentalidad del llamado Chucky, pero vamos despacio con él. Tendrá que seguir aprendiendo, creciendo, madurando y desarrollando las grandes facultades que sin duda tiene. El futbol mexicano ha recibido un respaldo moral de su parte. Tenemos un futbolista con el cual ilusionarse y soñar. No hay, sin embargo, que cargarle demasiado peso sobre los hombros por sus buenas actuaciones hasta el momento. Todavía es un chico joven.

Hay un ‘guiño’ de esperanza desde Europa. Una Selección que es capaz de competir y demostrar personalidad. Le faltan muchos detalles por delante, aspectos que tienen que ver con el ritmo, la intensidad, el futbol asociado y la capacidad de mantener un nivel de juego con mayor regularidad. Aspectos en los que hay poco tiempo para trabajar, pero donde, en apariencia, existe talento. Un entrenador serio y trabajador (como siempre lo ha sido el señor Osorio) y un grupo que parece motivarse ante la proximidad de un Mundial.

Hoy, como ayer, México está para lo mismo en el futbol: tratar de ganar terreno, acercarse y competir frente a las grandes potencias de este deporte.