opinion.david-medrano.argentina-tambien-quiere-al-tata-martino

RECORDLogoRECORD

Opinión

David Medrano

Uno de los comentaristas más respetados de México. Cuenta con información de primera mano sobre los temas que mueven el mundo del balompié y no duda en ponerla al servicio de los lectores de RÉCORD.

Argentina también quiere al Tata Martino

2018-10-09 | DAVID MEDRANO
Comparte en:

Enterados de que las pláticas entre la Federación Mexicana de Futbol y el representante de Gerardo 'Tata' Martino marchan por buen camino, dirigentes de la Asociación del Futbol Argentino se pusieron en contacto con la gente que maneja al timonel para expresarle su deseo de que el Tata pueda ser nuevamente el entrenador de Argentina.

Los sudamericanos habían determinado esperar a que concluyera el compromiso de Martino con Atlanta United; sin embargo, los mexicanos se les adelantaron y por ello decidieron reaccionar buscando que el Tata, antes de comprometerse con México, los pueda escuchar.

A esperar

El contrato del Tata con el Atlanta Untied concluye hasta el 8 de diciembre y será cuando se haga oficial le decisión del entrenador, quien aparte de las ofertas de México y Argentina, también tiene la posibilidad de renovar por dos años más con los norteamericanos.

La ventaja que tiene la Federación Mexicana es que, en lo económico, su oferta es la mejor, es por ello que los argentinos apuestan a la parte sentimental tratando de convencer al Tata de buscar la revancha con la Albiceleste. Será hasta mediados de diciembre cuando se termine la novela del futuro de Martino.

Funcionó

Al medio tiempo del partido entre Veracruz y Necaxa, el propietario de los escualos, Fidel Kuri bajó de su palco a la cancha y cruzó todo el terreno de juego para ir hasta el vestidor de los escualos y hablar con jugadores y cuerpo técnico buscando que los jarochos reaccionaran, ya que habían hecho un primer lapso muy malo.

Las palabras del dueño escualos tuvieron efecto y para el segundo tiempo los tiburones tuvieron una importante mejoría. No es común ver al dueño de un equipo entrar al descanso al vestidor de su equipo.