opinion.felipe-morales.el-america-aprende-a-sufrir

RECORDLogoRECORD

Opinión

Felipe Morales

Con un estilo fresco y una pluma original, Felipe Morales nos cuenta las mejores historias del futbol desde su perspectiva periodística.

El América aprende a sufrir

2019-03-10 | Felipe Morales
Comparte en:

Hay goles que tienen prisa de triunfos. Más por el resultado obtenido que por la consumación del futbol deseado. El América lo supo cuando le ganó agónicamente a un Puebla con un hombre menos y lo confirmó cuando estabilizó las emociones de cara al Clásico Nacional de Copa y Liga...

Sebastián Córdova sigue queriendo ser la improbabilidad de la fe consumada en el milagro. Por segunda vez en el torneo, hizo un gol en el último vapor del partido, que han cristalizado los últimos cuatro puntos azulcremas.

Si la pelota había hecho escala en el poste, Sebastián no aplazó su encuentro con la anotación; cuando el balón llegó a sus pies, después de aquella carambola en el área, disparó a la buchaca inferior derecha. 

Fue un gol por probabilidad, gestionado desde la frecuencia del intento. No por efectividad ni por consecuencia del óptimo rendimiento, porque el diagnóstico de la salud futbolística de las Águilas tiene electrocardiogramas bajos, que tienen picos altos solo con reacciones finales como la vista ayer en Santa Úrsula. O en Morelia. 

Mucho porque el Puebla patentó el concepto “cancherear”. El Chelis dio cátedra de cómo es que el futbolista juega el otro partido: el del desperdicio del tiempo. Pero si eres La Franja, sirve. Y le era útil, casi hasta el final. 

Antes, al juego no lo había seducido mucho el futbol. Nicolás Vikonis había mandado a tiro de esquina un disparo de fuego de Jorge Sánchez. Cavalini galopaba 30 metros hacia lo imprevisto y disparaba hacia lo más lejano de Agustín Marchesín, que se lanzó para cambiar los abucheos de media semana por vítores.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: LUPILLO CASTAÑEDA DENUNCIA COMPLOTS

Nicolás Castillo se multiplicaba en la falla y en la imprudencia. Nico falló en las barbas del arquero y después le dejó el pie en la barbilla. Vikonis sangró reclamos y si el árbitro sufrió de astigmatismo, al no verla inicialmente y padeció de miopía, cuando, después, se confesó con el VAR y solamente decidió amonestar...

Aguilera regalaba una salida y Cavalini asistía hacia la falla de Matías Alustiza; 

Renato Ibarra mandaba a Saturno un balón con moño.

Las Águilas tensaban la trama con muchas preguntas y pocas respuestas. Se jugaba el partido desde la ansiedad de querer ser más por la obligación de serlo, ante un rival con uno menos. Y eso es algo que detesta un equipo que se siente muy favorito...

De esa manera, cuando el reloj se consumía en la impotencia americanista apareció Córdova, el chico que se ha hecho grande desde el gol, aunque esta no sea su principal asignación. Y así, prendió el balón con el empeine del futuro....

En Coapa saben que es muy difícil cultivar la confianza y que es muy sencillo perderla;  en una semana cumbre, las Águilas enfrentarán a Chivas, en Copa y en Liga, con la asignación de que aquella prisa de triunfo tenga calma de futbol, en este Clásico Nacional, con doble función...