opinion.ignacio-suarez.a-la-mie-el-quinto-partido-ii-parte

RECORDLogoRECORD

Opinión

Ignacio Suárez

El Fantasma ha recorrido el mundo del deporte a través de 6 Mundiales, 10 Copas América y 5 JO. Aportará a RÉCORD su conocimiento y exclusivas.

A la Mie... el Quinto Partido (II parte)

2018-06-26 | Ignacio Suárez
Comparte en:

Hace poco más de un año, en el mes de mayo del 2017, indignado por el asesinato de nuestro querido colega Javier Valdez, acribillado a balazos decidí publicar una columna a la que titulé: “A la mierda con el quinto partido” y es que a la hora de poner en la balanza y enumerar las prioridades que tenemos como país, el futbol pasa a uno de los últimos números de la lista de estos inventarios

A un año de distancia, desde Rusia en mi octava cobertura de una Copa del Mundo, sigo pensando lo mismo. Una calificación histórica, ganando nueve puntos de nueve posibles en la Fase de Grupos, claro que nos mueve y nos conmueve. Por supuesto que nos revitaliza, que es lo necesitamos, pero las reacciones secundarias de ese éxtasis provocan amnesia económica y política, y eso, será mucho más doloroso con el tiempo que NO llegar a un quinto partido.

En mis redes sociales muchos me preguntan sobre el por qué escribo de política y temas públicos y no de futbol, más estando en pleno Mundial. Será porque a esta edad, donde las ansias de matador no son las mismas, se visualiza diferente. Hoy pienso más en lo que voy a dejar a mis hijos o mis nietos como un legado de valores y principios, a que si Osorio sale con linea de cinco o un solo contención.

Hoy en día me importa mucho, muchísimo más tratarles de heredar un país más justo, donde la impunidad sea menos, donde las voces que reclamen derechos estallen con más fuerza en la garganta que gritar otro gol del Chucky Lozano que, dicho sea de paso, también me daría una alegría tan inmensa como pasajera.

Pero eso sólo lo puedo hacer desde mi trinchera, diciendo y escribiendo lo que pienso y siento, no yéndome con la cargada de la euforia mundialista. NO es nuevo que el deporte en diferentes países y tiempos ha sido utilizado como el opio del pueblo. Claro que quiero que haga historia esta selección, que tiene una calidad individual como nunca antes. Seguro saltaré, gritaré como muchos de ustedes ante la calificación inminente y se llega al quinto partido, pero como dijo Valdano: “Eso es lo importante de lo menos importante”.

Y es que no dejo de pensar que ese México nuestro de cada día se parece mucho a lo que sucede con Doña FIFA y el Mundial ruso. Por ejemplo, en el INE actúan de manera muy parecida al famoso VAR, creados para impartir justicia, proceden de manera tan dirigida que raya en lo sospechoso como si actuara bajo consigna, ¿aquí ni pasa eso con nuestras instituciones, verdad?

Nuestro gobierno suele ser como lo era Juan Carlos Osorio hasta antes de llegar a Rusia. A nuestro 'entrenador' Enrique le encantan también las rotaciones. Sus amigos y asesores siempre estuvieron en la alineación titular, sin importar si rendían o si conocían el puesto o no.

En su 'sistema táctico' fue común verlos rotar entre la Secretaría de Hacienda, Relaciones Exteriores o Sedesol, entre los Pinos o la Secretaría de Educación. Todos en la 'teoría' se sentían plurifuncionales, sabían de todo y si no, lo 'podían aprender', dijo alguno. Evidentemente fueron aprendiz de todo y maestros de nada.

Y cuidado con que los criticaras o pusieras en duda los enormes resultados de las 'reformas tácticas estructurales' de nuestro gran entrenador, porque entonces, en ese momento pasarías a ser parte de la categoría de los 'chairos futbolísticos', personajes que NO entienden de modernidad ni de rotaciones ni de política y de esos que les preocupa más saber que hay gente que no tiene qué comer, que no tiene medicinas que creer que somos un país del primer mundo . En síntesis: eras un 'chairo táctico' que criticabas solo por joder, para ellos tendrías que ser como Arjona, aquel que sin tener jardín se compró una podadora. Ser 'chairo táctico' era invertir las prioridades elementales.

Ojalá hubiera mundiales de la política porque ahí se desnudaría toda la podredumbre de esta clase. Somos mucho país para tan pobres políticos. Tenemos talento, cualidades, esfuerzo, temperamento: somos solidarios pero NO hemos tenido quien nos guíe, de manera decente al menos. Los que han estado al frente vienen a lo suyo, como muchos técnicos al futbol mexicano, solo a robar y hacer negocio con la compraventa de jugadores.

El próximo domingo nos jugamos un partido mucho más importante que el de mañana contra Suecia. Elegiremos un nuevo 'director técnico'. Debemos reconocer que la baraja NO tiene la calidad que tenemos y merecemos como país, pero es lo que hay.

Es lastimosamente lo que nos han dejado los partidos políticos. Le haremos a Higuera y al Vergara, NO escogeremos al mejor, porque NO hay, simplemente elegiremos al menos peor, al más barato quizás, el que robe menos quizá. ¡Vaya tristeza de escenario!

Jugamos contra Suecia. Juguemos el domingo con la historia que queremos legar a nuestros hijos.

Logremos esta tarde calificar haciendo historia, terminando invictos, llegando por primera vez a Octavos sumando nueve puntos. Logremos el domingo decirles a nuestras nuevas generaciones con su voto, que SÍ y que NO queremos para ellos.

Enfrentemos sin miedo a Suecia, ya vencimos a Alemania, juguemos a ganar que un empate significa también un triunfo. Enfrentemos sin miedo el domingo a las urnas, hagámoslo por convicción, por simpatía o por razón, NO por necesidad de una despensa.

Ante Suecia NO le diré a Osorio a quién poner o a quién NO poner, ni caso me iba a hacer. El domingo ante la urnas que NO le digan por quién debe o por quién NO debe votar, que NO lo defina el miedo sino SU convicción, NO la convicción y los intereses de otros.

Ante Suecia si Osorio quiere repetir su alineación o cambiarla, se vale con tal de ganar o de no perder. El domingo, si quiere votar por el mismo color que ha votado siempre o por uno diferente también se vale, es su decisión; ni yo le reclamaré por quién ni usted me reclame por lo mismo. Hay a quien le gusta la música clásica y hay quien adora el reggaeton, y se puede ser del mismo país, de la misma colonia, ni a uno lo hace más ni al otro menos ¿Tan difícil es aceptarlo y entenderlo? ¿Es obligación que a todos guste lo mismo?

Ojalá que se gane a Suecia, pero es mucho mejor que ojalá se gane el próximo domingo. En ese momento, gane quien gane, necesitará de todos nosotros para formar un solo equipo, el que más importa, el que más queremos, el que heredaremos a nuestros hijos y nuestros nietos. Un equipo que se llama México, donde no hay espacio para rencores y menos importan los colores.

"¡Imaginemos cosas chingonas!”, dijo el Chicharito. Ojalá mañana, y aún más importante el próximo domingo, NO sólo las hayamos imaginado, sino que las hayamos realizado. Eso será lo verdaderamente importante y trascendente; en ese momento, para creer y crecer, todos necesitaremos de todos.

En ti confío México, ¡que así sea!

 

“Las elecciones son los cheques en blanco que todos firman gustosos para aceptar el saqueo de sus cuentas”

Joe Barcala