opinion.ignacio-suarez.hacia-donde-van-emilio-y-televisa

RECORDLogoRECORD

Opinión

Ignacio Suárez

El Fantasma ha recorrido el mundo del deporte a través de 6 Mundiales, 10 Copas América y 5 JO. Aportará a RÉCORD su conocimiento y exclusivas.

¿Hacia dónde van Emilio y Televisa?

2017-11-01 | IGNACIO SUÁREZ
Comparte en:

Cuando sonó -mi muy intervenido- teléfono la semana pasada apareció también un mensaje en mi otro número que con emojis de sorpresa me escribió: "¿Ya te enteraste? ¡Emilio dejó Televisa, ya valieron! Es el principio del fin. ¡Te lo dije!", terminó escribiéndome mi emocionado interlocutor cibernético.

No pude evitar carcajearme al leer su mensaje. Mi amigo, como muchos otros miles que pude leer en las redes, pensaron que el anuncio de Azcárraga Jean de dejar de ser el CEO y la dirección General de Televisa, puesto que había ocupado desde 1997, significaba prácticamente la quiebra, la ruina del emporio; NADA más alejado de la realidad, por el contrario, es un plan estratégico que le permitirá apuntalar financieramente de manera muy importante a la empresa que heredó de su padre.

"NO te equivoques. Emilio NO se va, solo deja el cargo de 'gerente' y se queda ya simplemente como el dueño que es, siendo el jefe de jefes desde la presidencia del consejo de administración, que es el puesto que verdaderamente vale e importa. Nada malo pasará con tu América, si eso era lo que te preocupaba", le respondí en mensaje a mi preocupado interlocutor.

Pero para hablar de este tema mis queridos lectores, es fundamental quitarse el uniforme y dejar los colores en un armario para NO entrar en conflicto de objetividad. Si eres anti televiso, ponle pausa unos minutos, sí eres 'socio águila' por así decirlo, también. Ponte en el lugar de un empresario, invirtiendo 'tu' dinero imaginando y pensando donde te 'convendría' más invertir sin sentimentalismos y sin banderas. A final de cuentas, la tele es una industria para producir dinero en el 99 por ciento de los casos. 

Si puedes hacerlo, quizá te interese seguir leyéndome. Y es que se puede acusar de muchas cosas a los llamados 'Cuatro Fantásticos' (Emilio, Bernardo Gómez, Pepe Bastón y Poncho de Angoitia) menos de NO ser inteligentes y sagaces en el manejo de la empresa, que, si bien en México NO pasa por su mejor momento económico y de credibilidad, sigue siendo la empresa más poderosa de la televisión de habla hispana, nos guste o no. 

Cuando llegó Emilio y sus caballeros del zodiaco en 1997, todos los especialistas aseguraban que Alejandro Burillo, de los accionistas mayoritarios y en aquel entonces el sobrino 'favorito' de Azcárraga Milmo, se comería vivos a los 'cuatro chavitos  inexpertos' (tenían 28 años en promedio), se afirmaba que incrementaría sus acciones y terminaría adueñándose de la empresa. Sin embargo, sucedió todo lo contrario.

Haciendo alianzas financieras audaces, inteligentes y muy arriesgadas, Emilio pudo 'liquidar' a sus socios y primos incomodos con los que compartía acciones de Televisa: le compró las acciones a Burillo, a Diez Barroso, a los Cañedo White y a los Alemán.

Para poder 'comprar' las acciones los 'Cuatro Fantásticos', que NO tenían liquidez en ese momento, buscaron socios poderosos. ¿Les suena Carlos Slim, Grupo Modelo, Aramburuzabala? Con el dinero de estos se liquidó a los socios anteriores.  En el año 2000, el dueño de Telmex poseía también el 25 por ciento de las acciones de Televisa, casi lo mismo que tenía Burillo. 

"El Ingeniero Slim se los va a comer. Va a terminar siendo el dueño absoluto de Televisa” dijeron otra vez. Hubo momentos muy complicados, sin embargo, en medio de mil historias, con el tiempo los 'Cuatro Fantásticos' pudieron pagar a Slim sus acciones con basta ganancia lo mismo que a María Asunción Aramburuzabala. En solo 9 años, pagando fortunas lograron retomar el control de la empresa, recapitalizarla y redireccionarla.

Se puede afirmar que negociando entre tiburones de enorme tamaño "los Cuatro Fantásticos salieron ilesos” y con la mano en alto. Vale esta historia, para poner en contexto la decisión que hoy tomaron. Si antes, con 28 años pudieron levantarse, ahora con mucha más experiencia y en momentos complicados difícil creer que darán pasos en falso, aunque en tema digital y de redes están pasando aceite, los milenial simplemente los alucinan. 

Es innegable que Televisa pasa por una enorme crisis de credibilidad, los ratings de casi toda la programación han bajado. Imagínese que el noticiero 'estelar' de deportes, llamado ¿A quién le vas?, suma MENOS de 26 mil seguidores en su Twitter, una verdadera miseria para la magnitud de empresa e inversión realizada, y de su rating mejor ni le cuento, porque NO cuenta.

Televisa se ha apretado el cinturón, que es siempre lo recomendable, sabiendo, como diría Yuri, que en el 2018 vendrán tiempos mejores, por lo menos económicamente ya que tendrán grandes ingresos garantizados: el Mundial de Rusia y las elecciones presidenciales. 

Informes financieros establecen que en el Mundial de Brasil 2014, Televisa reportó marcados crecimientos de ganancias en ese trimestre, acumulando 19 mil 344 millones de pesos hasta ese segundo trimestre, contando el aumento de ingresos por la contratación de Sky, otras cableras, modelos de negocio paralelos a la Copa del Mundo.

Si esto fue bueno, en el tema político la situación parece mucho mejor para Televisa. Vienen elecciones presidenciales y los partidos políticos tienen un aberrante y asqueroso presupuesto de gasto: ¡casi 7 mil millones de pesos!  de los cuales, una gran mayoría ira a parar a las televisoras abiertas y otros medios. El gasto de las elecciones del 2012, fueron 10 veces más que las del 2006 y se espera un aumento superior.

Es decir, más allá de todos sus males, el 2018 será para Televisa un bálsamo económico, después de muchos meses extremadamente difíciles. Por eso, es el momento exacto para ajustar las velas y redireccionar los rumbos financieros que permitan apuntalar el futuro después de las elecciones y el Mundial. Por eso Emilio, el primer día del 2018, oficialmente, dejara ser CEO aquí para concentrarse en un mercado que luce extremadamente productivo y prometedor: Estados Unidos y aumentar la venta de nostalgia.

Un 2018 con dos grandes e importantes eventos

La crisis de credibilidad que tiene Televisa en México NO la tiene en Estados Unidos. Allá los mexicanos son consumidores de nostalgia. Fieles y devotos, dejan sus dólares con un enorme gusto en la taquilla de cualquier partido molero, en cualquier cadena de cable que les trasmita recuerdos con olor a México: novelas, programas de Chespirito, de Derbez y compañía. 

No los culpo, ni debemos de culparlos. Millones de ellos dejaron todo atrás, buscando un mejor futuro, y los contenidos de Televisa huelen a México, saben a México, los identifican, les traen recuerdos, y eso no tiene precio. Nos guste o no, póngase en lugar de nuestros paisanos.

Hacia allá y hacia ellos apunta de manera directa la futura apuesta de Emilio a través de Univisión. Irse, ser accionista mayoritario de esa empresa, es una historia muy vieja. En 1982, a su padre, el gobierno americano le obligó a devolver acciones por la ley antimonopolio y la inversión extranjera.

Pero su padre y él sabían que ese era el gran mercado futuro. NO podían tener la inversión en acciones e incluso se pensó en que Emilio tomara la nacionalidad estadounidense para poder ser mayoritario, pero mientras eso sucedía, de manera inteligente desde hace muchos años se convirtieron en 'socios mayoritarios' de los contenidos. El 70 por ciento de los programas estelares que consume Univisión son de Televisa y tienen contrato de compra de los mismos, que según me dicen se acaba de renovar hasta el 2025.

Podemos decir, que, si fuera un coche, los socios americanos de Univisión tendrían la factura de la carrocería y Emilio del motor. Este año la Comisión Federal de Comunicaciones de los Estados Unidos (FCC, por sus siglas en inglés) autorizó a Grupo Televisa adquirir hasta 40 por ciento de las acciones comunes emitidas y en circulación de Univisión con derecho a voto y hasta un 49 por ciento del porcentaje total de los títulos comunes emitidos y en circulación de la empresa norteamericana.

Esa era la llave que necesitaba Emilio para entrar a ese gran mercado de manera directa. Todo estaba planeado. De manera 'indirecta', Emilio logró a través de Univisión lo que NO pudo hacer con Televisa: tener el control de la transmisión de los 18 equipos, de toda la Liga del futbol mexicano. Una auténtica mina de oro.

Del otro lado hay 33 millones de mexicanos, el 64 por ciento de la población latina. Población que consume en dólares que se traduce en un anunciante que paga en dólares y NO en pesos. Son 33 millones de clientes potenciales consumidores de nostalgia, que fácilmente llegan a 50, si contamos a los centroamericanos, que siempre consumieron programación de Televisa.

El crecimiento de los mexicanos en EU

Es cuestión de tiempo para que se anuncie el aumento de inversión de Televisa en Univisión, de que Emilio se pase mucho más tiempo allá, tomando las decisiones más importantes de esa televisora, porque para ello NO necesita ser socio mayoritario, si es dueño de todos los contenidos. NO necesita ser mayoría, para tomar y pesar en todas las decisiones. Cuando la caja registradora suene en dólares, ese dinero servirá para mantener a flote sus raíces; Televisa, en México. 

¿Se puede criticar a Emilio por esta decisión? Por supuesto que NO, es un empresario y un empresario muy exitoso. ¿Tú hubieras dejado morir tu empresa? El mucho menos. Los cuatro fantásticos están más vivos que nunca. 

Por hoy, se me acabo el espacio, pero esta historia, las verdades y los mitos sobre su relación con las acusaciones de supuestos sobornos en la compra de derechos de Televisión de las Copas del Mundo, se las debo para la próxima entrega.

“El secreto del éxito en los negocios es detectar hacia dónde va el mundo y llegar ahí primero” Bill Gates.