opinion.ignacio-suarez.la-clausula-del-tri-si-se-puede-quitar

RECORDLogoRECORD

Opinión

Ignacio Suárez

El Fantasma ha recorrido el mundo del deporte a través de 6 Mundiales, 10 Copas América y 5 JO. Aportará a RÉCORD su conocimiento y exclusivas.

La cláusula del Tri sí se puede quitar

2017-10-05 | IGNACIO SUÁREZ
Comparte en:

En la telenovela de los derechos de televisión es necesario poner en contexto una realidad absoluta: Se disputaba un enorme y productivo negocio, lo que se genera alrededor de todo esto fue como un gran script con dosis de romance, traición, suspenso y drama, donde los ricos pelearon sin misericordia por la dulce heroína llamada ‘Miss Selección’.

Y en los grandes negocios difícilmente se respetan las reglas: Todos quieren ganar y pocos o nadie están dispuestos a repartir de sus ganancias, ni una rebanada de pastel. Ni Televisa Ni TV Azteca son los grandes villanos a los que acusan muchos, ni Slim ni Telemundo los grandes benefactores al estilo la ‘Madre Teresa de Calcuta’. Es un negocio y ofertan porque saben que ganarán mucho, no es altruismo.

Ninguna selección en el mundo tiene dos mercados tan importantes como ‘Miss Selección’, que cuenta con la República Mexicana y además, los Estados
Unidos. Por ello, Slim y Telemundo, como el Rey Salomón, quisieron dividir el pastel: “Nosotros nos quedamos con SÓLO Estados Unidos en todas sus plataformas digitales por 250 millones de dólares por 8 años”.

Televisa y TV Azteca tendrían entonces la opción de pagar menos y quedarse con los derechos para transmitir a la Selección por televisión abierta a todo México y en diferentes sistemas de cable y digitales del país. ¿Por qué habrían de renunciar a tener México y Estados Unidos por menos precio? Para donar... está el Teletón, bien pudieron haber dicho.

‘Doña Tele’ NO aceptó: “Es imposible y al estilo de David Copperfield aparecieron un as que tenían escondido debajo de la manga, una cláusula diminuta que les dijeron los ‘obligaba’ a renovar de manera automática el contrato por 8 años, pagando sólo un 20 por ciento de aumento al contrato vigente”. Sólo algún ejecutivo muy bruto o con ganas de hacer negocio o favor a alguien, y créanme que en eso de hacer números y vender, Justino Compeán es de los más brillantes en el país. ¿Ustedes creen que fue un error involuntario? Uno de los socios les puso la letra chiquita a sus compañeros.*

Pero con una nueva ley del IFETEL, con los señalamientos de agente preponderante para Televisa y TV Azteca, bien se pudo pedir en tribunales la nulidad de esa misteriosa cláusula con amplias posibilidades de triunfo. Dicen los expertos jurídicos consultados como Javier Coello Trejo, abogados de Rafael San Román y Jorge Vergara, así como el despacho de Jorge Olvera SC, quien ganó 136 sentencias de nulidad absoluta en los casos de Cruz Azul, especialistas
en este tema quienes al ser consultados nos dijeron: 

“Con un juez honesto NO hay posibilidades de perder dicho litigio. No puede existir una renovación FORZOSA pues significa una renuncia de derecho, es ilegal a la luz de cualquier legislación. Hay un evidente conflicto de interés, pues el que impone esa cláusula es parte de los interesados. Es más, ya que está viciada de origen, bastaría que León, Pachuca, Monterrey o Lobos BUAP, o cualquier interesado, demandara la solicitud de declaración de nulidad de los contratos de transmisión de la Selección Mexicana, y en un ejercicio de interés público, ¿quién hoy día no es interesado?”. 

¿Por qué NO se pelea jurídicamente?, quizá por evitar un desgaste, por NO enfrentar al duopolio y que éste pudiera atacar sus otros negocios o como dicen en la política, pierdes en una y no te quejes porque vas a ganar con otros colaterales, te deberán una grande.

Ahí vienen los entretelones, los manejos ocultos de la negociación, los misterios sin resolver del futbol mexicano. ¿Cómo entender que NINGUNO de los dueños exigió, incluso públicamente, que durante esos 8 meses de tener la comisión que dos empleados de ‘Doña Fede’ (Decio y Bonilla) no les permitían ver el contrato de los derechos?, ¿negligencia o complicidad? Imagínese usted que lleva su coche al taller para que ajusten el motor y después de 8 meses regresa el mecánico y le dice: “NO he revisado el motor, pero las llantas tienen media vida. Simplemente NO hay lógica”.

Ahora hablemos de las votaciones, que para eso sí somos reyes: “votaciones vemos, amañes SÍ sabemos”. Sucede en la política, sucede en el futbol, con la diferencia de que en la política nos joden a todos y en el futbol se friegan entre ellos. Cuando en la Cámara de Senadores un partido político ‘obliga’ a sus senadores a hacer una mayoría, a votar por una propuesta o una reforma, NO necesariamente es por beneficiar al país; lo más seguro es que porque ellos, sus partidos y sus políticos serán los beneficiados, ¿o me equivoco? NO veo por qué con ‘Doña Fede’ sea diferente.

En las votaciones se acarrea a la gente para que vote a favor de un partido, acá hasta trajeron a López Chargoy, a quien ya no le fían ni una cemita en el estadio de Puebla para que levantara el dedo y se sumara un voto, ya que ‘oficialmente’ NADIE sabe que que desde hace tiempo TV Azteca es dueño del equipo. No fue muy necesario, la votación fue arrasadora: hagan de cuenta que fue el PRI contra el de Nueva Alianza.

El Comité hizo el anuncio. Ahí estaba Ares de Parga, de Pumas, que del hospital luego de una cirugía se lo llevaron a votar. Cuando lo nombraron en el Comité algunos se olvidaron que su pasado lo ligaba intensamente en compromisos y amistad con Decio de María, que fue su jefe en la Federación cuando integró una Comisión. Ahí estaba Hank, uno de los principales patrocinadores de la Liga y cuya organización necesitará mucho apoyo en medios al buscar su expansión y diversificación en centros turísticos. También estaba Alejandro Irarragorri, cuyos equipos de Orlegi pelean por NO descender: Santos Laguna con 95 puntos, a siete de Veracruz, y Tampico Madero, que en el Ascenso está en último de la porcentual. Faltó Ornelas, el directivo de Monterrey, un hombre íntegro que se negó a ser comparsa y fue señalado como soplón, como el hombre que había mancillado el ‘honorable’ Código de Ética de ‘Doña Fede’. 

Ay Diosito, ¿por qué me hiciste tan mal pensado? Y esta historia de vericuetos legales graves para algunos muy ‘Santos’, estaría por comenzar; Para los que hablaban de ética en el comité, vendrá algo interesante. Habrá que estar atentos, ya les contaré la próxima semana.