opinion.ignacio-suarez.los-damnificados-del-reglamento

RECORDLogoRECORD

Opinión

Ignacio Suárez

El Fantasma ha recorrido el mundo del deporte a través de 6 Mundiales, 10 Copas América y 5 JO. Aportará a RÉCORD su conocimiento y exclusivas.

Los damnificados del reglamento...

2017-09-13 | Ignacio Suárez
Comparte en:

Apariciones…

¿Le quitaron los puntos a FC Juárez por la alineación indebida del arquero Toño Iriarte, quien confesó haber sido contratado un mes después del Draft? NO. ¿Renunció el Secretario de SCT Ruíz Esparza por su responsabilidad respecto al socavón del paso express en Cuernavaca? NO.

¿Al menos multaron a Xolos por utilizar inapropiadamente el número 20 con dos jugadores distintos el mismo torneo (Arriola e Iturbe), como bien documentó Alfonso Apaseo de TDN? NO. ¿Existen ya detenidos o carpetas ministeriales abiertas contra funcionarios o decenas de instituciones señaladas por causar enorme daño patrimonial al erario en la espléndida investigación de Animal Político, llamada la #EstafaMaestra? NO. ¿El Atlas perdió los tres puntos que disputaría contra Tigres, al suspenderse el juego sin que existiera ninguna causa de fuerza mayor y sí una negligencia? NO.

Ante los hechos podemos concluir que hoy, más que nunca, la impunidad goza de cabal salud, tanto en nuestra vida política, como en el deporte. Y digo que hoy más que nunca, porque ahora hay redes sociales, hay denuncia social, hay evidencias en audio y video, lo que antes era casi imposible de documentar, pero se tienen el mismo resultado: impunidad.

En nuestra vida política y deportiva sucede lo mismo, cuando surgen las evidencias, aparecen coartadas tan infantiles como increíbles. Las autoridades pretenden que, como si fuera un acto  de fe, creamos en sus comunicados, en sus argumentos, nada más porque ellos lo dicen.

Por supuesto que tienen todo el derecho de defender su postura. Es un derecho legal: los abogados del Chapo pueden alegar que su defendido es un ángel de la caridad; los de un asesino serial confeso pueden argumentar que su declaración fue arrancada bajo tortura y que es inválida. Ese es el trabajo de algunos abogados, de algunas autoridades: defender lo indefendible, hacer parecer creíble lo que es imposible. Son sólo argumentos, estrategias, NO necesariamente es la verdad.

Con su falta de autocrítica, con su falaz proceder, con la manipulación del reglamento, “Doña Fede” no está haciendo pendejos a los aficionados, NO. Está diciendo: “Pinche Fantasma, investiga lo que quieras, pon las evidencias que quieras, 'nos la pelas', nada va a pasar”.

Por supuesto que sabía que nada iba a pasar, pero NO por eso debo quedarme callado. Le diré algo “Doña Fede”: A mí no me está viendo la cara de buey, a los que está haciendo pendejos es a la mayoría de dueños que le pagan su salario, NO a mí. Usted es una empleada, de angora y muy bien pagada, pero empleada; sólo recuerde que su sueldo lo pagan en partes iguales TODOS los equipos. Su comadre “Doña Tele”, su consentida, tiene más intereses, pero paga lo mismito que el más jodido de ese clan.

¿Quién le va a creer o, mejor dicho, quién de los presidentes o dueños todavía le cree esos argumentos? Le daré la respuesta, ¡nadie! Pero, increíblemente, ninguno de ellos dice en público lo que reconoce en privado y “off the record”. Sabemos que los dueños y presidentes de clubes, al teléfono o al calor de los whiskys, conocen perfectamente de sus componendas, pero nadie quiere levantar la voz públicamente, porque NO es políticamente correcto, porque tienen miedo de que, al hacerlo, su equipo pudiera sufrir represalias en la cancha o en el escritorio.

Sí, aquí se viven casos increíbles, donde hay escopetas que le temen a los patos y  dueños que le tienen pavor a sus empleados. Prefieren el silencio, quizá para poder después poder pedir algún “favor” similar, que siempre se ofrece. Ese silencio los hace cómplices. Es el clan del “tapaos los unos a los otros”.

Un amigo me dice: “Las víboras sólo pican a los descalzos” y NO le falta razón. En la política y en el deporte el reglamento juega a favor de los poderosos y es implacable con los jodidos. En enero publiqué cómo en el 2006 “Doña Fede” (mismos hombres, diferentes cargos) manipuló increíblemente el reglamento para evitar el descenso de Santos de Torreón y la Cervecería Modelo, hundiendo al modesto Querétaro, así que esto de salvar a los “amigos” en desgracia  NO es una historia nueva, es una costumbre.

La coartada que utilizaron para salvar al Atlas, nos provocó risa, por lo burda de la mentira, por lo mal montada. Gustavo Guzmán, frente a la prensa ahí reunida, dijo de forma contundente: “A la hora que llegaron los equipos, tiraron balonazos algunos jugadores, y era obvio que en un cambio de juego de lado a lado, era fácilmente (sic) le llegaban a la pantalla, lo que significaría, de acuerdo al reglamento, echar el balón a tierra para un bote; entonces decidimos que no se jugase”. 

 

 

Ya más frío, 30 minutos después y en exclusiva con Univisión, fue  aún más categórico: “Y por una cuestión muy tonta tuvimos que suspender el partido, por una razón NETAMENTE deportiva”.

 

 

“Doña Fede”, para corregir la plana y tener un argumento legaloide, buscó un resquicio por dónde defender a su comadre “Doña Azteca”, no le importó dejar en ridículo y como un burro a Gustavo Guzmán, que NO entendió lo que él mismo “acordó”. NO fue un tema deportivo por lo que se suspendió el juego, fue por un asunto de SEGURIDAD, dice en su comunicado. La versión que estaba escrita en el reporte del comisario Enrique Ramírez, el Ing. Rodríguez y el propio Guzmán dice cosas diferentes, y al parecer fue  modificado para tener una mejor coartada legal.

No les voy a citar el artículo 41 del reglamento general de competencia de la Liga, tampoco el artículo 60 o 65 del reglamento de competencia del torneo clausura 2017-2018, que tipifican claramente los casos de fuerza mayor, porque sería inútil. Para defender a su comadre, “Doña Fede” sería capaz de lanzar un nuevo comunicado argumentando que la Virgen de Guadalupe, con su mano milagrosa, dictó un nuevo reglamento e inédito, el cual se tiene que obedecer o tendremos 10 años de mala suerte; así que para qué gastar más tinta.

Lo que sí voy a  demostrar de forma contundente es el caos reglamentario y administrativo que tiene Bonilla y su pandilla en asuntos elementales. En teoría, “Doña Fede” tiene o tuvo la certificación de gestión de calidad ISO-9001.

La Asociación Española de Normalización y Certificación (AENOR) avaló la trasparencia de sus procesos, la organización, reglamentación, administración y control de las competencias oficiales y amistosas para la Primera División, el ascenso y muchas cosas más, dice a la letra ese certificado.

No sé bien a bien cómo funcione esta maldita certificación en los reglamentos, ni cuánto pagaron por ella, sólo les diré que este humilde reportero mal pensado se metió a revisar —a simple golpe de vista— los reglamentos y se dio cuenta de que “Doña Fede”, literal y EVIDENTEMENTE, se SALTA sus propios reglamentos de competencia del Ascenso, que aparece en la página web oficial correspondiente a la temporada 2017-2018.

En sus sitios oficiales, puede usted observar cómo del artículo 37 se brinca hasta el 39. ¡NO existe el número 38! En la página 21 aparece el artículo 37 referente al registro de jugadores, a lo largo de esa página 21 y gran parte de la 22, se desarrollan las diferentes causales. Justo al concluirlas, de inmediato se va al artículo 39 referente a la responsiva médica.

¿Y el artículo 38, apá? ¿Y la certificación internacional apá? No sé qué tan importante sea este tema, lo que sí deja en evidencia es que las cosas, administrativamente, en “Doña Fede” se manejan auténticamente con los pies. Si un pobre reportero mal pensado observó un error tan elemental, sabrá Dios cómo estará todo lo demás.

Así que sería bueno que, antes de Sentir Su Liga y manipular el reglamento,  Bonilla y su pandilla se pusieran a aprender primero a contar, al estilo de Luis Fonsi, “despacito”, sin prisas, del 1 al 40 y sin saltarse el 38.
Chingao, NO saben contar y nosotros exigiéndoles que se respeten el reglamentos, somos unos pinches ojetes.

La frase:  “Estoy a favor de la verdad, la diga quien la diga. Estoy a favor de la justicia, a favor o en contra de quien sea”   Malcolm X