opinion.ignacio-suarez.los-favores-politicos-en-nuestro-futbol-parte-ii

RECORDLogoRECORD

Opinión

Ignacio Suárez

El Fantasma ha recorrido el mundo del deporte a través de 6 Mundiales, 10 Copas América y 5 JO. Aportará a RÉCORD su conocimiento y exclusivas.

Los favores políticos en nuestro futbol... (Parte II)

2018-03-21 | Ignacio Suárez
Comparte en:

Los 'modus operandi' de la política mexicana han aparecido de manera recurrente en este futbol nuestro, algunas veces para ayudar, otras para perjudicar a través de las instituciones de gobierno llámense las Procuradurías, la misma Secretaría de Hacienda, que son a las que históricamente más ocupan, pero que NO son las únicas. 

Son muchos los ejemplos de cómo algunos dueños del balón, en diferentes épocas y circunstancias, han pedido favores especiales a gobernantes para recibir 'apoyos' mucho más allá de una donación de un terreno para un estadio, la condonación de impuestos, el pago de la nómina, cambios de uso de suelo, incluso modificación de leyes. 

Han existido gobernantes que han torcido los renglones de la ley y las instituciones para favorecer a sus amigos dueños del balón y perjudicar a los enemigos de éstos. Podemos ubicar en ese contexto la persecución legal y fiscal que sufrió Emilio Maurer, encabezada por el abogado Rafael Heredia, quien llevó a cabo la estrategia planteada por Alejandro Burillo, en aquel tiempo el hombre fuerte de Televisa, y que llegó al extremo de que el empresario poblano pisara la cárcel aquel 11 de noviembre de 1993.

Este caso sin duda, ha sido el más emblemático para mostrar los contubernios entre autoridades y dueños del balón, pero no ha sido para nada el único. Ejemplos abundan, han existido en el pasado y no han dejado de aparecer. ¿Se podría escribir un libro? NO uno, seguramente varios tomos. 

De hecho, hoy en esta columna les tenemos como primicia, algunos pasajes de un libro que estará saliendo a la venta esta misma semana en la ciudad de León y trata y retrata precisamente pasajes muy obscuros de relaciones político-futbolísticas.

Editorial MileStone sacará a la venta el libro titulado 'Zermeño, ¿héroe o villano?'. Este libro, como es de suponerse, relata los dichos, hechos y documentación desde la perspectiva del polémico expropietario del Club León. 

Es decir, que en este libro Roberto Zermeño rompe el silencio después de que la Suprema Corte de la Nación fallara a su favor regresándole la propiedad del estadio y los terrenos colindantes. En ese libro el empresario, desde su perspectiva y vivencias, retrata hechos que para muchos resultarán desconocidos. En el libro de 96 páginas, se encuentran fotografías con personajes de la élite política, testimonios documentales de la sentencia, del juicio, sus momentos de gloria y su infierno en la cárcel.

Con la autorización del autor y la editorial, reproduciremos para usted algunos fragmentos que consideramos son de interés. Roberto Zermeño explica los motivos para publicar el libro: "Relatar mi historia dentro del futbol es una necesidad, en ella el amable lector conocerá sin duda los intereses que se manejan dentro del futbol desde los más altos niveles y que no siempre son legítimos, ya no digamos éticos. Historias que por increíbles que parezcan, se entrelazaron en torno al deporte más lindo del mundo, el futbol".

Zermeño remata el prólogo diciendo: "Hoy puedo decir que el futbol me quitó todo y me devolvió todo, familia y amigos. En este libro en el que la realidad supera a la ficción, el estimado lector tendrá la evidencia detallada del caso. Todo lo que se narra aquí es verídico y se demuestra que, desafortunadamente, la pelota sí se manchó".

Sin duda que los hechos y dichos que se relatan en este libro estarán en el ojo del huracán, sobre todo en esa zona del bajío. Los escritos serán carnada para sus muchos detractores y bálsamo para sus no pocos seguidores. Por la documentación exhibida, por los relatos, por las vivencias donde no se guarda ni los excesos ni los problemas con el alcohol, el libro retrata de manera cruda los evidentes contubernios entre poder y los dueños del balón, sus sociedades secretas que en muchas columnas hemos relatado.

No sé si Zermeño sea culpable o inocente del juicio del lector, pero más allá de su veredicto, han sido muy pocos los que se han atrevido a contar su 'verdad', a dejar su testimonio por escrito independientemente de los tiempos. Eso a mi juicio tiene un gran valor, esta historia NO se ha quedado como una más de las decenas y decenas que se cuentan al calor de los tequilas en las sobremesas de la gente del futbol y que luego se vuelven a guardar bajo la alfombra. Aquí hay dichos y hechos que deben ser evaluados, analizados fríamente, quitándose los colores y los estigmas dirigidos desde algunos medios con intereses en el tema. 

El libro relata la vida del hijo de un humilde zapatero llamado Sebastián Zermeño y de Antonia Vargas, que tuvo una niñez llena de carencias en un ambiente de pobreza absoluta. Este matrimonio fue contratado para que hicieran la limpieza y prepararan los alimentos de los jugadores del Club León. Así, a los 7 años de edad, Roberto, el hijo de Sebastián, vivió parte de su infancia. Aquel niño hijo de la cocinera, años después sería el dueño del equipo, de ese terreno, de ese estadio; quien lo hubiera imaginado.

Roberto Zermeno junto a sus padres

 

Zermeño con un exjugador de La Fiera

Después de pasar por los capítulos de con qué dinero se hizo el estadio, qué puso el Gobierno y qué los socios, se llega a los momentos en donde, en 1989, Zermeño llega a un León que había descendido y junto a la gente de San Francisco del Rincón contratan a Víctor Manuel Vucetich, quien logra el ascenso y aquel título.

Se habla de tiempos idos del futbol actual, aquellos donde aún se podía mantener al equipo con la taquilla, porque Doña Tele pagaba poco y nada. En él se comentan las penurias que se pasaron para liquidar deudas y mantener el equipo.

Zermeño cuenta también cómo Aurelio Martínez, presidente de Chivas, le prestó dinero para comprar el equipo, cómo y por qué se 'rajó', cómo fue que tuvo que hipotecar el estadio hasta la venta de la franquicia en 7 millones de dólares a Valente Aguirre, quien le permitió dejar el futbol con una importante ganancia económica.

En la página 53 de su libro, Zermeño confirma que con un teléfono que le prestó este servidor pudo concretar la recompra del León, como lo apunté en la columna titulada 'El León sin guarida, una historia de rugidos políticos', ya que Valente había negociado con Bernat la venta del equipo.

De ahí viene lo interesante, cómo Zermeño fue una víctima más del nefasto y corrupto Carlos Ahumada, en aquel entonces novio de Rosario Robles, hoy titular de la SEDATU, quien por cierto en tiempos actuales está siendo señalada también por millonarios desvíos en efectivo en dependencias a su cargo, señaló el periodista Loret de Mola en su columna. Este poderoso empresario gozó por mucho tiempo de una protección gubernamental infinita gracias a sus multimillonarios sobornos.

Es a Carlos Ahumada a quien Zermeño, desesperado por las deudas, le vende el equipo en 5 millones de dólares. Relata cómo fue el pleito con el argentino quien, tramposamente, sólo le paga un millón. A final de cuentas, Ahumada hizo un negocio redondo: a Roberto sólo le pago un millón de lo acordado, después le vendió a Grupo Pegaso de Alejandro Burillo el equipo en 5 millones de dólares y en otros cinco millones el terreno de 10 mil metros, ya con cambio de uso de suelo al poderoso Ernesto Gómez, dueño del influyente Diario AM en esa zona, donde se construyó la plaza Stadium. Coincidentemente, ese diario se volvió un enemigo irredento de Zermeño de aquel tiempo a la fecha.

¿Usted cree que, en México, el gobierno o los personajes influyentes utilicen a las instituciones para meter a la cárcel a sus enemigos? Bueno, pues Zermeño en su libro deja claro que fue Ahumada y sus influencias políticas las que lo llevaron a prisión por defraudación fiscal. 

Zermeño pasó más de 5 años y medio en prisión. Finalmente fue condenado a pagar 380 mil pesos que era el monto de la defraudación fiscal, más los intereses y una pena de 3 años y medio de cárcel. ¡Lo condenaron así cuando ya había pasado 5 años y medio en la cárcel, su condena fue 2 años menor! Así las cosas y la justicia en nuestro país.

El fragmento del libro que explica el tema de las deudas

 En fin, el libro 'Zermeño, ¿héroe o villano?' que saldrá a la venta esta misma semana, hace evidencia de muchas relaciones gubernamentales. Ahí se documentan muchas más historias, detalles del fideicomiso, de la sentencia de la suprema corte de justicia que señala que es cuestión de días,  menos de 30 para que el ayuntamiento le dé la posesión a Zermeño y sus socios del estadio.

Quizá usted cómo yo NO pueda meter las manos al fuego al 100 por ciento por Roberto Zermeño, pero si NO las puedo meter por él, muchísimo menos lo puedo hacer por un gobierno que acostumbra utilizar a las instituciones y a la justicia como si fuera un menú a la carta. ¿O usted si confía en ellas?

En fin, por hoy el espacio se agotó, pero no el tema… porque las historias de favores políticos a los dueños del balón alcanzarían para escribir una enciclopedia… 

“La mentira y el engaño tienen fecha de caducidad. Al final todo se descubre” Anónimo