opinion.blog.luis-garcia.alexis-vega-surgimiento

RECORDLogoRECORD

Opinión

Luis García

El Doctor une el amplio conocimiento deportivo con un estilo propio. Sus geniales comentarios que lo han hecho referente de la TV tienen también su lugar en nuestro diario.

Alexis Vega, surgimiento

2018-11-06 | Luis García
Comparte en:

En una época en donde toparse con centros delanteros mexicanos con cierta frecuencia en juego y gol es arduo, parece que tú estás empeñado en modificar la triste tendencia de ausencia de nacionales en una demarcación de mayúscula exigencia. Estás por cumplir 21 años y empiezas a hacerte discretamente de un lugar en una organización acostumbrada a triunfar, y en la cual jugó nada más y nada menos que uno de los más grandes delanteros que ha venido a nuestra nación, el gran José Saturnino Cardozo, quien es tu mentor, y fue quien te debutó ante el Pachuca a inicios de 2016.

Jugar con el mismo número, en la misma posición, y en el mismo club que el fantástico guaraní no es un tema menor, cuando se habla de que las playeras pesan, pues bien, la '9' del Toluca debe pesar lo mismo que la piedra que colocó en su espalda Juan José de los Reyes Martínez Amaro, 'El Pípila', en la toma de la Alhóndiga de Granaditas.

Hace algunas jornadas, la 11 para ser exactos, fui partícipe de la transmisión del duelo entre el Atlas versus tu Toluca en el Estadio Jalisco, saliste de titular, si no mal recuerdo, tuviste un par y hasta una tercia de oportunidades manifiestas de gol, de esas que si metes no pasa nada, porque son jugadas prácticamente de rutina para un delantero, pero que si las fallas, te persiguen hasta en sueños. Bueno, tú las desperdiciaste todas, tomaste malas decisiones, erraste en la ejecución de triste forma, fuimos y fui severo contigo por la manera de equivocarte de cara a portería.

Me acordé de la época cuando yo estaba más o menos en una disyuntiva como la tuya, jugaba en Pumas, en ocasiones era titular y en otras tantas suplente. Lograba encontrar con cierta facilidad oportunidades de gol, pero echaba a perder casi las mismas que me generaba, tanto que mi sensei y gran amigo, en ese entonces no lo era, José Ramón Fernández, se llenó la boca en la transmisión de un partido diciendo que ya era momento que demostrara si podía o no, ser un centro delantero válido para la Universidad Nacional, que ya tenía 20 años y que no me iban a esperar mucho tiempo más. Ese día en CU fue un parteaguas, salí de la cancha devastado por mi mala actuación, y decidí quedarme a rematar todos los días hasta mejorar mi puntería, no resultó de inmediato, pero fue una buena liana a la cual me aferré para continuar mi camino vinculado a la pelota.

No pretendo compararnos, ni señalar que nuestros caminos son similares, simplemente es una anécdota remembrando lo que viví hace mil ayeres como jugador, y lo que me tocó juzgar desde el palco de TV Azteca cuando fallaste varias ante el Atlas.

Han pasado las jornadas y tú has decidido caminar erguido, no te permitiste sucumbir ante una agria situación vivida en un partido de futbol, y eso me habla de que eres un hombre a carta cabal, de esos que no van por la vida quejándose ni lamentándose, todo lo contrario, eres de esos tipos que son capaces de hacer que las cosas sucedan. 

Decidiste seguir forjando tu carrera mediante el esfuerzo y el aprendizaje, y el sábado pasado ante el América mojaste, no pretendo decir que antes eras el peor por lo que viviste en la Jornada 11 del campeonato, ni que ahora eres un superhéroe por tu anotación en un vital cruce. Mi reflexión descansa en que estamos en presencia de un joven con espalda ancha para soportar las malas y abrazar las buenas que se le aparecen en el sendero.

Te has ido haciendo del puesto con el consentimiento e inteligencia emocional de Hernán Cristante, tu entrenador ha apostado por ti, te ha tenido paciencia, te ha respaldado, y tú has sido solidario con ese apoyo, y lo has sido con goles, y con buenos partidos, uno va de la mano de lo otro.

Si uno atiende tu currículum vitae todavía es corto, tu edad también es corta, estás rondando los 15 goles en tu carrera, pero por otro lado, tu carrera como profesional comenzó hace poco más de dos años, por ende realizar un juicio sumario sería torpe y aventurado. La única palpable certeza es que ya eres un jugador titular en una demarcación sumamente jodida, y en una organización que demanda como pocas, que siempre viven en la cumbre; hoy son quintos de la general, y serios contendientes al título, y tus goles y buenas actuaciones han tenido que ver mucho para ello.

Celebró y celebremos la factible consolidación de un futbolista mexicano que juega de centro delantero, no sobran. Daría la impresión de que lo más bravo ya pasó, el surgir y hacerse un hueco cuesta, ya empezó el cotilleo sobre si debes o no ser llamado a Selección Nacional, cosa que me parece normal y hasta justa, vienes haciendo ruido del bueno.

Sin duda te queda largo trecho por recorrer, pero por lo visto a la distancia, te sobra temperamento para soportar todo tipo de vendavales y resolverlos en tu favor, nos has demostrado con meridiana claridad que has sabido pavimentar tu transitar con suma calma, cordura y calidad, así que es mucho más probable que próximamente veamos tu sólida irrupción que alguna grosera caída, que así sea Alexis, que así sea.