opinion.vero-velazquez.el-maraton-de-tener-un-hijo

RECORDLogoRECORD

Opinión

Vero Velázquez

Una experta del mundo Running, quien nos dará los mejores tips para correr y llevar un estilo de vida saludable.

El maratón de tener un hijo

2018-05-11 | Verónica Velázquez
Comparte en:

Ayer festejamos el Día de las Madres, de las que corren y las que no. Pero como en esta columna platicamos entre corredores, quiero hablar justamente de las mamás corredoras. Porque si no hubiera suficientes motivos para aplaudir la forma en que sortean su rol de mamá con el entrenamiento para correr, acabo de encontrar una razón más para admirarlas profundamente: el maratón que hizo su cuerpo para parir a los hijos.

Un estudio realizado por la Universidad de Michigan demostró que dar a luz podría ser considerando casi un evento atlético de alto rendimiento. Y es que de acuerdo al diagnóstico de lesiones causadas por el parto, resulta que es más duro para el cuerpo que correr un maratón.

Así que para todas las madres corredoras que piensan que correr un maratón está muy lejos de sus posibilidades tengo algo que decirles: sí pueden hacerlo, de hecho, su cuerpo ya pasó por algo parecido y se recuperó por completo.

Para este análisis, un equipo de médicos, parteras, radiólogos y obstetras estudiaron a un grupo de mujeres embarazadas con alto riesgo de desgarros musculares pélvicos y usaron resonancia magnética para diagnosticar lesiones post-parto y rastrear el tiempo de cicatrización. La resonancia magnética es un estudio que generalmente es usado para la medicina deportiva, pero realizarlo a mujeres hizo sentido dado que existía la hipótesis de que el parto es tan traumático como muchos deportes de resistencia.

Quizás para las mujeres esto no suene sorprendente, pero los hombres que se pregunten si la experiencia es realmente tan dolorosa como la pintan, deben de seguir leyendo.

De acuerdo con los hallazgos de Janis Miller, profesora asociada de la Escuela de Enfermería de la Universidad de Michigan, si un atleta sufriera una lesión similar -a la que presenta una mujer post-parto -, estaría en una máquina de resonancia magnética en un instante.

Los resultados de la investigación mostraron que 25 por ciento de las mujeres presentaban fluidos en la médula ósea púbica o fracturas similares a una fractura por estrés relacionada con el deporte, además 66 por ciento mostraron exceso de líquido en los músculos, lo que indica una lesión similar a una severa tensión muscular. Por si fuera poco, el 41 por ciento de las mujeres estudiadas sufrió desgarros musculares pélvicos, y el músculo se desprendió parcial o totalmente del hueso púbico.

Si bien el grupo estudiado fue seleccionado por presentar factores de alto riesgo de desgarro muscular, y no es representativo de la población de mujeres embarazadas, sí muestra la vulnerabilidad que presenta este evento en mujeres con cierta condición física. La buena noticia, es que la mayoría de las lesiones, incluidas todas las fracturas, sanaron por completo en un lapso de ocho semanas o menos.

Con este estudio se espera que se cambie el enfoque único para tratar las lesiones post-parto, entendiendo que cada cuerpo es diferente y dependiendo de la forma física en la que se encuentre la mujer embarazada, afrontará el esfuerzo muscular que representa el parto.

Lo mismo pasa con los corredores después de un maratón, cada uno vive la recuperación de manera distinta. Y lo que es un hecho, es que pasan varios días o semanas para que su cuerpo se sienta al 100 por ciento otra vez. Papás primerizos, aplaudan, ayuden y entiendan a sus esposas, están en periodo de recuperación después del maratón de tener un hijo. Y a ustedes mamás maratonistas, mi total admiración, porque inmediatamente después de cruzar la meta de ese ‘maratón’ ya estaban de pie con la chamba infinita que le siguió. Aplausos a todas ustedes.