opinion.vero-velazquez.para-mejorar-la-memoria

RECORDLogoRECORD

Opinión

Vero Velázquez

Una experta del mundo Running, quien nos dará los mejores tips para correr y llevar un estilo de vida saludable.

Para mejorar la memoria

2018-02-09 | Verónica Velázquez
Comparte en:

¿Usted tiene mala memoria? ¿Olvida fechas importantes con facilidad? ¿Se le pierden las llaves del carro? Si respondió afirmativamente a alguna de estas preguntas, le tengo una mala noticia, los olvidos recurrentes podrían ser las primeras señales de enfermedades cerebrales como la demencia senil.

Sin embargo, también le tengo una buena noticia: según un estudio realizado por la Clínica Mayo en Estados Unidos, correr o caminar por lo menos dos veces por semana puede ser un aliado para la salud de nuestro cerebro.

De acuerdo a las investigaciones, este tipo de ejercicio aeróbico actúa directamente en los sistemas cerebrales relacionados a la memoria, contribuyendo al retraso de la aparición de enfermedades como la demencia senil.

En el análisis se estudió a personas durante seis meses, a quienes se les instruyó un entrenamiento moderado de 150 minutos a la semana, evaluando sus capacidades cognitivas en distintos momentos de la investigación.

A lo largo del análisis se fue evidenciando que el ejercicio aeróbico regular ayuda a mejorar la memoria. Lo interesante es que la actividad física evita el progreso de los síntomas de deterioro cognitivo leve, que es una condición médica de menor gravedad que la demencia, pero que hace que completar tareas difíciles sea muy complicado, además de entorpecer regiones del cerebro dedicadas a la memoria y el lenguaje.

¿Usted es de los que olvida con frecuencia fechas importantes? ¿O quizás le ha pasado que se dirige a algún lugar y cuando llega no recuerda a qué iba? Pues este tipo de ‘olvidos’ indefensos, que generalmente se asocian con distracción, podrían ser señales de deterioro en nuestro cerebro, y en algunos casos, son los primeros síntomas de una demencia futura.

Con el estudio se ha comprobado que la práctica de ejercicio no sólo puede estabilizar el nivel de deterioro actual en el cerebro, sino que puede mejorar sus condiciones.

El hallazgo interesante es que no es necesario convertirnos en maratonistas o en grandes velocistas para obtener los beneficios de correr sobre la memoria; basta con correr o caminar durante 150 minutos a la semana para darle un masajito a nuestro cerebro.

La recomendación para que los efectos del ejercicio sean contundentes es dividir este mínimo de tiempo requerido en por lo menos dos sesiones a la semana; sin embargo, dividir los 150 minutos en más sesiones es mejor. Por ejemplo: cinco sesiones de media hora a la semana, o tres sesiones de 50 minutos.

Además, no es necesario que estos entrenamientos se realicen con un alto nivel de esfuerzo, lo ideal es que sí se eleve un poco la frecuencia cardiaca, pero sin agotarnos. Una buena forma métrica para saber si el esfuerzo es el adecuado es poder tener una conversación mientras corremos o caminamos.

Hagamos un ejercicio para ver si usted necesita comenzar a correr: ¿Recuerda qué comió antier? Si la respuesta es no, lo invito a ponerse los tenis y regalarse 30 minutos de trote. Corra, le hace bien a sus músculos y a su cerebro.