RECORDLogoRECORD

Christian Martinoli
Las rotaciones de Osorio
Christian Martinoli
Uno de los mejores cronistas deportivos en México, trabaja para TV Azteca y es conductor en Radio Fórmula; ha colaborado con RÉCORD desde 2010, en la cual desmenuza los grandes momentos de los mejores futbolistas del pasado y la actualidad.
Christian Martinoli Jue, 10/18/2018 - 09:44
Las rotaciones de Osorio

En la pasada Fecha FIFA, Paraguay no tuvo programados partidos amistosos; sin embargo, la Federación de aquella selección aprovechó la semana para que su entrenador, Juan Carlos Osorio, se presentara en sociedad y vertiera los primeros conceptos hacia sus nuevos dirigidos. Hasta ahí todo normal.

El asunto es que desde Colombia surgieron versiones extremas que indicaban a Osorio como candidato serio a tomar las riendas del equipo, que recientemente dejó José Pékerman.

Los paraguayos, alarmados, asistieron con el actual técnico del combinado guaraní y al preguntarle sobre el tema, el colombiano respondió que jamás en su trayectoria se había atado a contratos, que nunca ha peleado por tener la razón y que sólo busca ser feliz con lo que hace, asumiendo un máximo compromiso con aquella entidad que lo contrate. Afirmó estar satisfecho de haber entrenado durante la semana con sus nuevos jugadores y evadió la pregunta mostrándose tajante.

La dirigencia colombiana intentó apagar el fuego impulsado por la prensa, advirtiendo que sus candidatos no tienen trabajo con ninguna selección en la actualidad. Situación que no creyó del todo José Luis Chilavert, voz autorizada del futbol guaraní: “Paraguay tiene historia, se le debe respetar”, además de preguntar con ironía: “Qué ha ganado Osorio”. En claro ataque al colombiano por un hipotético menosprecio.

En México, José Cardozo consideró que sería ridículo que en un DT recién llegado a Paraguay se fuera con Colombia y dijo que, en caso de quedar vacante nuevamente el banquillo paraguayo, él no dejaría hoy a Chivas por dirigir al equipo de país.

Osorio, que nunca terminó por generar confianza en el aficionado mexicano, más allá de la histórica victoria contra Alemania (pudo más en la percepción pública, la vergonzosa derrota ante Chile); ahora destiñe corazones en Sudamérica. No se sabe en qué terminará esta novela lo que es un hecho es que si Osorio se va con Colombia, estaría ciertamente con una mejor escuadra, pero quedaría marcado como nunca antes por faltar a un compromiso adquirido con Paraguay, corriendo el grave riesgo de que quizá esa 'rotación' sea la última que haga en su carrera.