RECORDLogoRECORD

David Faitelson
Los 'dueños' del negocio
David Faitelson
Si hay alguien dueño de un estilo, ése es David Faitelson. El comentarista siempre ha sido duro, pero frontal al momento de emitir sus opiniones, mismas que incluso le han traído choques con algunas figuras del deporte.
David Faitelson Vie, 10/19/2018 - 10:30
Los 'dueños' del negocio

...Y se hizo la luz, finalmente, en un futbol que hace tiempo clama por una mayor transparencia fuera y dentro de la cancha. El VAR podría ayudar a fomentar un escenario más justo, pero en cierto sentido no hay cambio alguno: La televisión sigue al mando.

“El VAR, a prueba de balas y sin sesgo de televisoras...”.

La frase es de Yon de Luisa, el presidente de la Federación Mexicana de Futbol, quien precisamente procede de un muy influyente grupo televisivo en materia futbolística.

El futbol en México es y seguirá siendo un negocio impulsado e influenciado mayoritariamente por las televisoras. Separarles es, prácticamente, imposible. Serán ellas las que provean las imágenes que en su momento serán revisadas en las unidades móviles de la Comisión de Arbitraje.

De Luisa dice que ellos recibirán “la señal original y limpia” y Arturo Brizio, el presidente de la Comisión y hombre fuerte del proyecto, afirma que el nuevo sistema de tecnología ayudará a terminar con épocas y épocas de 'sospechosismo'. (Palabra que no existe en el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, pero para términos del futbol mexicano, podríamos definir como: ayudar al América).

Como ocurre siempre en este borrascoso tema, hay que separar los errores arbitrales involuntarios (que son y seguirán siendo normales e inmunes a la tecnología) con la mala fe y los perversos intereses que sin duda existen en el futbol mexicano.

El VAR podría y debería ayudar a resolver dudas sobre decisiones en la cancha. Será mejor, como lo acabamos de atestiguar en el Mundial, siempre y cuando los árbitros se adapten a la tecnología y dejen de lado su ego y su 'personalidad'. El VAR debe generar una mayor credibilidad en un futbol que, como dice Arturo Brizio, ha vivido y sobrevivido en medio de las sospechas eternas de que algunos clubes, más poderosos que otros, son beneficiados a través de las decisiones arbitrales.

En ese sentido, podemos estar seguro de que será para mejorar. El otro tema no lo podemos mezclar con la llegada de la tecnología al deporte. Las televisoras abiertas tienen una injerencia directa para con el juego. Ellos pesan más que nadie en decisiones delicadas. Ellos conducen los hilos de la Selección Mexicana y determinan las reglas de la Liga MX, si hay descenso o ascenso y, en general, marcan la dirección de este futbol.

Ser juez y parte ha ensuciado la cancha en el futbol mexicano. Las televisoras lo han sido. Históricamente, una de ellas tuvo la visión de apropiarse del espectáculo. Luego, llegaron 'otras' y, juntos, hoy pesan por encima de cualquier fuerza o intento de equilibrio. Ellos son los verdaderos dueños del negocio, aunque algunas otras grandes empresas (cementeras, refresqueras, cerveceras o grupos como el de Pachuca, Santos y Tijuana) han crecido, siguen al margen de las decisiones importantes.

Y cuando hace poco, por ejemplo, hubo un intento por transformar esa realidad con un oferta diferente en los derechos de transmisión y comercialización de la Selección Mexicana, movieron 'tierra y cielo' para evitarlo. Las televisoras siguen designando al presidente de la FMF...

Llega el VAR al futbol mexicano y es tan “milagroso” y “eficiente” que de golpe y porrazo convierte un Atlas-Veracruz en un “juego histórico”. La tecnología no está para perjudicar o para generar más dudas. Está para ayudar y hacer de este futbol un futbol más justo y transparente.

Qué bueno que Yon de Luisa aclare que el VAR no dependerá de la voluntad ni intención de las televisoras para tomar decisiones. La pregunta es: ¿Durante cuántos años fue así? Y la realidad es que las televisoras seguirán teniendo la última voluntad en la toma de decisiones trascendentales...Los verdaderos “dueños” del negocio.