RECORDLogoRECORD

David Faitelson
Aguanta, Chicharito, aguanta
David Faitelson
Si hay alguien dueño de un estilo, ése es David Faitelson. El comentarista siempre ha sido duro, pero frontal al momento de emitir sus opiniones, mismas que incluso le han traído choques con algunas figuras del deporte.
David Faitelson Vie, 01/19/2018 - 12:24
Aguanta, Chicharito, aguanta

A muchos les sonó descabellado, pero sigo pensando que 30 minutos en la Liga Premier inglesa podrían equivaler a dos partidos en la Liga MX.

Javier ‘Chicharito’ Hernández aparece como el primer “dolor de cabeza” de Juan Carlos Osorio en el 2018. Con el tiempo al Mundial cada vez más cercano, el delantero del West Ham United juega poco, casi ha desparecido de la idea futbolística del entrenador David Moyes, y algunas opciones aparecen en su horizonte cuando está por cumplir los 30 años de edad. Entre ellas, la franca y siempre presente ‘amenaza’ de volver, volver a un futbol que siempre cree más en la repatriación que en el desarrollo y surgimiento de nuevas figuras. Para decirlo como es: a Chivas le es más fácil y seguro traer de regreso a Chicharito que producir y confiar en un nuevo Chicharito.

La más importante prioridad del futbolista es, supongo, jugar al futbol. Pero otra prioridad que pareció entender el futbol mexicano es la necesidad de tener a más futbolistas en las Ligas y en los clubes más desarrollados del mundo. Las cuentas no le salen al futbol mexicano en ese sentido.

Una vez que Carlos Vela y Giovani dos Santos decidieron tirar la toalla a una edad muy prematura, que los tiempos de Andrés Guardado parecen estar agotándose, que el ‘Tecatito’, Héctor Herrera y Raúl Jiménez se han detenido en su camino a un nivel mayor, que Héctor Moreno —alguna vez llamado el sustituto de Rafael Márquez— casi no juega en la Roma, que el ‘Chucky’ Lozano apenas ha comenzado a recorrer su propio camino, el Chicharito es la última referencia o conexión que el futbol mexicano tiene con el nivel supremo de las grandes ligas europeas.

Y él, como un futbolista y un hombre inteligente, lo sabe, lo sabe bien. Sabe que en su necesidad por jugar más, podría tomar un rumbo equivocado y sin regreso. ¿Turquía? ¿España? ¿La MLS? A donde vaya, difícilmente, tendrá el estatus que significa jugar —aunque no lo haga a menudo— en la Liga inglesa.

El entrenador de la Selección Mexicana de futbol me preguntaba de forma retórica anoche en Medellín: “¿Cuántos futbolistas tenemos en la Selección que son parte de la élite competitiva europea?”. Osorio me agregó una anécdota: “En noviembre, cuando jugamos en Bélgica, me tomé un café con mi amigo Thierry Henry y con el entrenador de la selección de Bélgica, Roberto Martínez. Los dos se estaban quejando de la escasa mentalidad ganadora del futbolista belga, pero cuando empezamos a repasar dónde juegan Lukaku, Hazard, Fellaini, De Bruyne, Kompani, Vermaelen y Courtois, entonces nos reímos y ellos entendieron que yo tenía más ‘problemas’ que ellos”.

La receta ha sido repetida una y otra vez por la mayor parte de los expertos en el futbol: Necesitas jugadores en el mayor nivel de las Ligas europeas si en realidad tienes aspiraciones de competir ante las máximas potencias de este deporte llamado futbol.

México no los tiene y los tendrá mucho menos si cada vez que un jugador duda o se tambalee en su trayectoria europea, aparezca siempre, como “buen samaritano”, algún club mexicano de la MLS para seducir con dólares al futbolista mexicano. Ahí están los ejemplos de Giovani, de Jonathan y de Vela.

Ahí estuvieron los casos de Aquino y Salcido que en su momento pudieron extender su carrera en Europa, pero que decidieron ceder ante la “presión” de México (Tigres, en su momento). Hay otros casos como el de Guardado o del Guillermo Ochoa que han aguantado a viento y marea para tratar de seguir jugando en otro nivel del juego.

Yo espero que Chicharito aguante, hasta donde pueda, porque sigue siendo la última conexión del futbol mexicano con el nivel más desarrollado del futbol.