RECORDLogoRECORD

David Faitelson
La “continuidad” dijo que no
David Faitelson
Si hay alguien dueño de un estilo, ése es David Faitelson. El comentarista siempre ha sido duro, pero frontal al momento de emitir sus opiniones, mismas que incluso le han traído choques con algunas figuras del deporte.
DAVID FAITELSON Vie, 07/20/2018 - 11:04
La “continuidad” dijo que no

Creo es que es la primera vez en la historia (o al menos desde que yo tengo uso de razón) que el futbol mexicano “apuesta” por una continuidad en el puesto de entrenador de Selecciones Nacionales tras una Copa del Mundo. El único problema es que Juan Carlos Osorio tiene dudas.

Y cuando un director técnico titubea, la separación es inminente.

Guillermo Cantú convenció al nuevo presidente de la FMF, Yon de Luisa, que mantener al colombiano en el puesto era lo más conveniente de cara al proceso de Qatar 2022. La noción fue aceptada. No había que consultarlo demasiado. El futbol mexicano intentaría, por fin, algo diferente. Una prolongación de una forma de trabajo que en su lado positivo había convencido a los futbolistas, le había dado tranquilidad a los federativos para no poner en riesgo el negocio que significa clasificarse al Mundial y también que le había dado paz al entorno de un personaje que no suele meterse en mucha polémica con los medios.

Había, claro, una parte negativa en la decisión, entre ellas, el irrefutable hecho de que Osorio no fue capaz de conducir a la Selección al siguiente nivel competitivo del juego. México había vuelto a topar con la misma “pared” de las últimas tres décadas. Con sus altibajos futbolísticos, con sus insinuaciones, pero sin un progreso palpable de su calidad futbolística. Aunado a ello, un sistema, empleado por Osorio, el de las rotaciones y los experimentos constantes en la cancha que no parecía tener tranquilos a sus críticos.

Ahora, el problema está en Osorio, quien parece un poco cansado de la realidad futbolística que enfrenta México: futbolistas sin la presencia en las mejores Ligas y clubes del mundo que no le permiten dar ese gran salto para competir ante las grandes potencias. Sumado a ello, una Liga plagada de futbolistas extranjeros que cada día complican más el surgimiento y desarrollo del elemento nacional. Hay que sumarle la corriente de críticas de los entrenadores y del medio mexicano (celosos o envidiosos porque un extranjero dirija a la Selección) y también el entorno personal del Profesor que se ha complicado a raíz de algunas publicaciones en las últimas semanas. Todo ello ha hecho pensar a Osorio que podría estar mejor en otro sitio: En Estados Unidos, donde habría mucho interés, quizá en Colombia, que le daría una estabilidad emocional y personal o tal vez cumplir su viejo sueño de dirigir en Europa.

Osorio duda y ante la duda no hay mucho qué hacer. Si él no está totalmente convencido de que continuando puede llevar a México al siguiente nivel competitivo, entonces hay que virar el timón y dirigirse hacia otro destino.

No deja de ser una pena que las cosas hayan tomado ese rumbo. El futbol mexicano nunca ha apostado -desde que yo tengo uso de razón- por la prolongación de proyecto tras el Mundial. Es verdad que ningún Mundial ha dejado completamente satisfechos a los aficionados y supongo que los dirigentes, pero esta vez se trataría de mantener una misma idea esperando que esos resultados llegarán en el siguiente ciclo mundialista.

Los reflectores, seguramente, volverán a la escena doméstica: Matías Almeyda y Miguel Herrera son los principales candidatos. Habrá que esperar…

No deja de ser irónico que el día en que el futbol mexicano, al fin, le dio un espacio “estelar” a la continuidad, la continuidad le dio la espalda, le dijo que “no”…