RÉCORD

Luis Castillo
Y esta vez hasta Ricardo La Volpe pateó
Felipe Morales
Con un estilo fresco y una pluma original, Felipe Morales nos cuenta las mejores historias del futbol desde su perspectiva periodística.
Felipe Morales Dom, 02/19/2017 - 14:41
Y esta vez hasta Ricardo La Volpe pateó

Ricardo La Volpe estaba adentro del campo; le faltó prender un cigarro para subrayar el descaro con el que, por un momento, ’jugó’ de lateral izquierdo. El ‘Chapo’ Sánchez avanzó por la derecha, desbordó al ‘Bigotón’, que después lo derribó con una ‘falta’. Ricardo manoteó. Negó el contacto. Le faltó decirle al árbitro que fue una jugada limpia. Vio al cielo. Hizo un ademán. Sonrió sorprendido. Así de aberrante es el presente del América. Casi abstracto. La Volpe fue expulsado. Algunos dirán que fue a la pelota. Otros que su equipo no sabe cómo tratarla…

Chivas confirmó que a veces sólo se requieren de once pasos para caminar hacia la comodidad del resultado. Porque ganó el Clásico así. Sin el motor revolucionado. El Guadalajara es un equipo que juega al futbol con cierta prestancia. El América es uno que tiene a un entrenador, que hace 40 años fue portero y que ayer fue carrilero.

En la consumación de la anécdota, Ricardo se fue a las duchas a acompañar a Samudio. Y si las Águilas ya jugaban con 10 futbolistas tras la polémica expulsión del paraguayo, después, sin La Volpe, terminó con nueve y sin técnico de cara al Clásico Joven…

Chivas podrá contar, a través del tiempo, que le ganó a una escuadra con el 'lateral' más veterano que se haya visto en la cancha. También que Ángel Zaldívar es casi infalible cuando patea una pena máxima.

Un penalti más claro que las aguas del Caribe, de Pablo Aguilar sobre Alan Pulido, enseñó el camino. Zaldívar es un 'bluff' con piernas; lo que dicta con la mirada, lo intercambia con el movimiento contrario de la cadera. Marchesín, connotado, ataja penales, supo después que había perdido todas sus fichas en la apuesta. “El futbol es el único lugar donde me gusta que me engañen”, dice César Luis Menotti. Zaldívar lo hizo con aquella mentira hecha gol.

Rodolfo Cota podría subastar el uniforme de arquero más limpio que se haya visto en un Clásico Nacional. Podría anunciarlo en internet con el letrero de 'sin manchas'. El América, borroso en su juego, necesita gafas.

Las Águilas son la continuidad de la inoperancia. El Guadalajara, el club en estado de gracia.

Allá en el vestidor, en la soledad tortuosa del expulsado, habita un entrenador rebasado. Como su equipo no sabe a qué jugar, quiso jugar por ellos. El que patea mucho, piensa poco. Y esta vez hasta Ricardo La Volpe pateó, desde su condición de entrenador volante…