RECORDLogoRECORD

la parka
Lainez y el desabasto de formadores
Ignacio Suárez
Ignacio Suárez ha recorrido el mundo del deporte a través de 6 Mundiales, 10 Copas América y 5 JO. El Fantasma aportará a RÉCORD su conocimiento y exclusivas que lo llevaron a tener cuatro nominaciones al Premio Nacional de Periodismo.
Ignacio Suárez Mié, 01/16/2019 - 07:09
Lainez y el desabasto de formadores

Muchos hablan, decenas escribimos de la necesidad de darle oportunidad a los talentos de Fuerzas Básicas, se busca encontrar la fórmula mágica para que aquellos que brillan en divisiones inferiores, en sus equipos, o incluso en selecciones menores, se consoliden cuando les toque jugar en el Máximo Circuito. Se ha demostrado que muy pocos conocen esa fórmula.

 Algunos equipos debutan jugadores por debutar, por obligación reglamentaria, muy pocos, los menos, por convicción y de estos últimos hay que borrar a algunos que aún haciéndolo claudican en su intento si los resultados no se les dan, recurren a jugadores de experiencia: “Si te vas a operar, que sea con un doctor que ya haya salvado a varios y no con un pasante, para el que serás su primera víctima” suele ser una coartada, a la que NO le falta ni lógica, ni razón, pero que sin duda tampoco es una verdad absoluta, ni en la vida ni en el futbol.

Talento, sin duda, existe y mucho. Sin embargo, son pocos los que tienen ese ojo clínico, esa sensibilidad, ese don, o como quiera llamarle, para diagnosticar en mayor medida quién sí podrá y quién NO.

En lo que a mí respecta, el mexicano que mejor y mayor talento reclutó para la Primera División del futbol mexicano y del cual una mayoría se consolidó como titular en el máximo circuito, fue don Rogelio Becerra Mancilla, quien lamentablemente falleció en el 2011.

Don Rogelio trabajó para el club de sus amores, el Club Deportivo Toluca, por casi cuarenta años. La verdad NO sabía mucho de táctica, ni de estrategia ni de metodología, y mucho menos tenía un gran verso, pero su 'olfato' era único. Las instalaciones que por varias décadas utilizó en Guadalajara para entrenara a sus 'chavos' eran bastante malas, abundaba la tierra y escaseaba el pasto. Pero su sensibilidad era única, se convirtió en el padre adoptivo de centenas de jugadores que pasaron por sus manos.

 Trabajaba prácticamente con los 'desechos' que le dejaban los equipos de Guadalajara: Chivas, Atlas, U de G, el Jalisco. Decenas de esos que no quisieron, él los rescató y los llevó al Toluca. La lista es inmensa, los viejitos de mi generación recordarán a un Eduardo Ramos, Javier Cárdenas, Rigoberto Cisneros, Moisés Figueroa, Ramón de la Torre, 'Chita' Aldrete, Guadalupe Ibarra (QPD), Arturo López, 'Pery' Martínez, entre muchos otros.

Las nuevas generaciones seguro recuerdan a Salvador Carmona, Alberto Macías, Enrique Alfaro, José Manuel Abundis, 'El Avión' Calderón, Édgar Dueñas y un largo etc. De su 'escuela' debutaron en Primera División casi 80 jugadores, la mayoría se consolidó como titular, unos con menor y otros con mayor éxito, pero hicieron carrera en el Máximo Circuito.

En cuanto a los extranjeros, el más avanzado, y por mucho, es Ricardo La Volpe, un ave de las tempestades por su manera de ser, pero quitando esa parte personal, NADIE puede poner en duda su enorme visión y capacidad para detectar talento y, lo que es aún más difícil, darle la oportunidad, arriesgarse y madurarlo pese a las condiciones.

Así lo hizo en Oaxtepec, en Atlante, en Toluca y todos los que dirigió. Sus descubrimientos más recientes: Diego Lainez y Edson Álvarez, las últimas joyas de la cantera americanista. Los números suelen desnudar a muchos. Nadie niega que la era de Ricardo Peláez al frente del América fue mucho más que exitosa, en muchos sentidos, sólo quedando pendiente una tarea de apoyo en Fuerzas Básicas que ya no le dejaron continuar.

Desde su llegada en el 2011 y hasta el 2017, con seis diferentes técnicos, el América debutó a 19 canteranos. De esos seis técnicos, Antonio Mohamed le dio un título al club, pero NO debutó a ninguno, la cantera no existió en su paso por Coapa. La lista de 19, en una espléndida recopilación de nuestro querido y admirado Jorge Witker, no deja lugar a dudas, de todos ellos antes de la llegada de La Volpe, sólo el arquero Hugo Hernández se consolidó. No mezclar  en esta 'era' a Diego Reyes, al que debutó Chucho Ramírez en el 2010, o Raúl Jiménez, que lo hizo meses después Alfredo Tena. 

Los debutantes de América en la Era Peláez

En este sentido, el último técnico marca gran diferencia. De los tres que debutó La Volpe, dos terminarán este mismo año en Europa. Lainez ya es del Betis y por Edson Álvarez, el PSV Eindhoven ya puso 6 millones de euros en la mesa para llevárselo en julio. Si el tema económico se arregla y este pase se confirma en las próximas semanas, podremos decir que el América habrá cosechado de la era de 41 juegos de La Volpe, un subtítulo y 23 millones de dólares, más 20 por ciento de las ventas futuras. Una ganancia enorme, que incrementa si apuntamos como dato, que el 'Bigotón' fue el técnico más barato de la era Peláez, cobrando incluso menos que Ambriz y un tercio de lo que hoy factura Miguel Herrera.

Por eso hoy escribiré sobre una historia que muy pocos saben. Lo que hubo detrás del debut del hoy jugador del Betis. Sí, hablamos del mismo Lainez, del que el Piojo declarara el pasado 10 de julio de 2018 que NO lo utilizaba tanto porque le faltaban al menos cuatro años de proceso.

Es una costumbre en todas las escuadras que ha dirigido, que después de la práctica del primer equipo, La Volpe se quede más de una hora practicando perfiles, recorridos, coberturas, movimientos ofensivos y defensivos con jóvenes destacados de las categorías inferiores. Así pasó también con América, ahí descubrió a Edson Álvarez, que era ya el capitán de la Sub 20 y también seleccionado, pero que sólo había jugado minutos en un partido de Copa, muchos meses atrás.

“Tengo un jugador que me recuerda en varios pasajes a Rafa Márquez, sin esos trazos tan largos o la elegancia, pero tiene una salida como Beckenbauer. – ¿Cómo Franz Beckenbauer?–, le pregunté en tono burlón en una comida. ¡No digas boludeces, Fantasma! NO lo tomes literal ¡no seas pelotudo! Hablo de lo bien que sale con el balón, de cómo lee el juego, aprendió en sólo semanas cómo ser contención y meterse de tercer central, y es audaz, no teme ir al frente. Sabe con la pelota. ¿viste o no jugar a Beckenbauer? Este chico Edson tiene que jugar sí o sí, el año que entra tiene que jugar por Goltz, sin problema. Además, también puede jugar como lateral”.

Semanas después, el 26 de octubre de 2016, en la Jornada 15 contra Santos en el Azteca, La Volpe debutó a Edson, por una lesión de Goltz, y no dejó de aparecer más. Incluso, pudo darle el título, porque Álvarez se estrenó como goleador en la Final de Vuelta con Tigres, que le empataron en el último minuto y perdieron en penaltis. 

El debut de Lainez fue diferente. Tres meses después, sin refuerzos –Cecilio llegó tarde– y con la salida de Sambueza, además con lesiones por la falta de descanso y pretemporada, luego del Mundial de Clubes, el equipo resintió las ausencias de Pablo Aguilar, Paul Aguilar, Samudio y Renato; por si fuera poco, Darwin Quintero, el fichaje más caro de la historia del club, seguía jugando con lentes de turista.

Así las cosas, había que echar mano de la cantera. Necesitaba algún jugador con desequilibrio y en la Sub 20 no había nadie de esas características. Rafa 'Chiquis' García le pidió que fuera a ver Lainez a la Sub 17. Raúl Rodrigo Lara, técnico de la 17, también lo hizo. Contra su costumbre, La Volpe tuvo que madrugar e ir a ver el juego de la Sub 17, dos semanas consecutivas.

Le convenció de inmediato, pero tenía una duda. ¿Cómo se comportaría Lainez jugando contra jugadores de mayor edad y corpulencia? ¿Seguiría siendo atrevido y descarado para enfrentar? ¿Se 'achicaría' con los golpes? Pidió entonces al técnico de la Sub 20, Israel Hernández Pat, que convocara a Diego a jugar con esa categoría que iría a observarlo y quería ver ese comportamiento.

Ricardo se levantó temprano aquel sábado. Fue a ver a la Sub 20, el juego era ante Pumas, estaba empatado y Lainez en la banca no jugó un solo minuto. Al término del juego, se dirigió a Israel Hernández y le preguntó: “¡Qué pasó! ¿Por qué NO metiste al pibito? -Estaba el juego muy duro, no quise arriesgarlo. Además, NO podíamos perder-, recibió como respuesta del técnico de la Sub 20. Boludo, que te quede claro, estas categorías NO son para ganar partidos o tener títulos, son para formar jugadores”, dijo La Volpe, y se dio la vuelta. 

Al juego siguiente pasó algo similar. Faltaban sólo 15 minutos para terminar el juego de la Sub 20 y Lainez sólo calentaba al margen. La Volpe se marchó sin discutir, Lainez NO jugó con la Sub 20, pero el técnico argentino tomó una decisión: lo llevaría directo a entrenar al primer equipo y una semana después lo convocó para ir a jugar ante el Santos la Copa MX y le asignó de compañero a Oribe Peralta para que platicara con él en la concentración.

Aquel juego América comenzó perdiendo. Al minuto 59, Oribe y Lainez se prepararon para entrar. Palabras más palabras menos, La Volpe le dijo: “Ya te conozco, haz lo que sabes hacer, pero hazlo de media cancha para arriba, no quiero que te hagan faltas en ese sector. NO tienes la obligación de pasarle el balón a nadie, inténtalo en esa zona, si no sale, no pasa nada. Disfruta”.

Lainez tuvo destellos, el América empató el juego, pero en la última jugada del partido Furch, con un gol, le dio la victoria al Santos. 

Camino al aeropuerto, La Volpe estaba furioso. Se acomodó en uno de los asientos delanteros solo, con esa cara tan 'angelical' que acostumbra, cuando de pronto una mano le tocó el hombro y le dijo: “¿Profe, me puedo sentar con usted? -Sorprendido, le dijo que sí. -Profe, ya ve que NO le fallé, no fue mi culpa que perdiéramos. NO sea malo, deme chance. Lléveme a León, no le voy a fallar y no me voy a achicar”.

Sorprendido, La Volpe le respondió: “Tranquilo pibito. Voy a pensarlo”. Lainez, en ese momento, se levantó y se fue a su lugar. Ricardo, no tenía que pensarlo más. En ese momento lo decidió. Si este niño, que NO tenía ni siquiera 17 años, se había atrevido a hablar con él en esos momentos, se atrevería a cualquier cosa….

Tres días después de esa charla. Al iniciar el segundo tiempo en el estadio de León se escucha el anuncio del sonido local: Cambio en el equipo América, sale José 'Chepe' Guerrero y entra con el número 240 Diego Lainez…. 

El primer capítulo de esta historia había comenzado, mucho antes de lo que muchos pensaban, de los que pocos se atrevían. El resto de esta historia está por escribirse…  De aquel América al actual campeón sólo sobreviven cinco, el resto llegó de fuera.

Hay quienes no son nada simpáticos, pero SÍ muy capaces, hay quienes son a la inversa. ¿A quién prefiere usted? 

“Hay tres tipos de personas en el mundo: los que hacen que las cosas ocurran, los que ven cómo ocurren las cosas y los que se preguntan qué ocurrió” N. Butler