opinion.blog.luis-garcia

RÉCORD

Luis García
Pletóricos
Luis García
El Doctor une el amplio conocimiento sobre el acontecer deportivo con un estilo propio de contar historias. Sus geniales comentarios que lo han hecho referente de la TV tienen también su lugar en nuestro diario.
Luis García Mar, 03/28/2017 - 12:12
Pletóricos

1. Carlos Vela y Javier Hernández

La semana pasada en el Estadio Azteca la Selección Nacional fue una placentera versión, la pelota fluyó con ritmo y sentido durante un largo pasaje sobre todo del primer tiempo.

Incluso, sin el balón montaron una exitosa presión alta en cancha del rival que por momentos asfixió a los de Costa Rica.   

Hacía mucho tiempo de local en lides eliminatorios que la Selección no jugaba bien, el viernes lo hizo, fue altivo, dominador y eficaz. 

Aunque por momentos sigue jugando a una elevada velocidad que no le conviene ni puede controlar, encontró respuestas a las escasas amenazas que el oponente le lanzó.

No nos equivoquemos, vencieron a un contrincante serio y sabio, a Costa Rica le falta pegada, le falta ese centro delantero que le dé cauce a su buen concepto de posesión y elaboración, pero de que es un antagonista con bagaje, de eso no existe discusión.

México tuvo notas muy altas de ciertos jugadores; tú, Guillermo Ochoa, fuiste providencial en un par de jugadas, sobre todo en el remate de cabeza del defensor central Francisco Calvo, incluso en varios centros estuviste atinado en tus salidas.  

Tú, Jonathan dos Santos, que sorprendiste con tu aparición en el once inicial, exhibiste grandes maneras con y sin la pelota, ante la nulidad de tu compañero Héctor Herrera; la cual no fue exclusiva de este partido, fuiste un facilitador, fungiste como el mediador perfecto entre la retaguardia y la ofensiva.  

Y en cuanto al tema de la recuperación de la pelota fuiste el mejor de los mexicanos en la cancha, competiste con rigor y agudeza cuando te tocó defender.  

Pero por encima de todos, y eso que la mayoría anduvo rodando con criterio, estuvieron dos hombres; tú, el que más, Carlos Vela.

Eres un genio del juego, eres el mejor futbolista nacional, haces mucho, pero mucho mejores, a todos los que moran en tu zona de influencia, diste una cátedra durante cerca de sesenta minutos. 

Cada pelota que pasó por tus pies fue dolorosa para los ticos, eres el único jugador mexicano que asiste en los últimos metros, eres un asistente natural, observas cosas que los demás no pueden, el magistral pase de gol que le pusiste a Javier fue una pequeña muestra de tu magnífica visión.  

Mientras otros corren a despiadadas velocidades, tú te encargas de pensar, discernir y ejecutar lo que más conviene para ti y tus cuates en ataque. 

Incluso da la impresión que vas en cámara lenta, es tal tu inteligencia para moverte que no necesitas de impulsivos movimientos para  encontrarte con la pelota en favorables condiciones. 

Fuiste un fantasma para tus opositores, te les aparecías y desaparecías con suma sencillez, unas veces pegado a la banda de la derecha y otras tantas como interior.

Tu cadencia para desplazarte dentro del campo es una delicia, es una especie de montaje del Lago de los Cisnes, pero en rubro deportivo, eres una hermosa fusión de arte , plasticidad y elegancia. 

El hecho de que tu entrenador haya decidido con valentía aventar un tridente ofensivo te favoreció, que en la cancha hayan pululado juntos Oribe Peralta y Javier Hernández distrajo al enemigo, y te regaló posibilidades de agrandar tus camaleónicas formas para entender y expresar el juego. 

Eres un futbolista indiscutible e indiscutido, contigo uno se ilusiona en cada jugada que grandes cosas sucederán, tu presencia resulta imprescindible para soñar.

El otro personaje que retumbó la escena fuiste tú, Javier Hernández, y lo hiciste de la mejor forma que conoces, reventando redes adversarias.

La definición del gol con el que hiciste historia al alcanzar a Jared Borgetti como máximo goleador de la Selección Nacional fue una obra maestra. 

La manera en cómo rasuraste el balón con el empeine para provocar una impecable parábola por encima del cuerpo de Keylor Navas nos confirma la brutal cantidad de opciones que guardas en tus entrañas para vincularte con el gol, posees múltiples tentáculos que ofrecen diversas soluciones acorde a las problemáticas que te van surgiendo. 

Si no mal recuerdo, ya estoy senil, cuando tú, Jared Borgetti, rompiste el récord de pirulos en Selección fue en el Estadio Universitario en Monterrey contra Paraguay.

Durante la transmisión del juego con Christian Martinoli, señalé que nos íbamos a ir todos a otra dimensión antes de que alguien rompiera tu marca, resultaba imposible imaginar tal hazaña.

Vaya paradoja, ya lo lograste Javier Hernández, y sin duda el listón lo dejarás a una altura que ahora sí nos iremos todos a otro plano y no habrá nadie que desafíe tu monumental consecución.

Una de las cosas que me maravilla de ti es tu capacidad de reinvención, gustas de romper paradigmas, leerte es prácticamente imposible, aunque uno supondría que te conoce futbolísticamente hablando, pero eres sumamente impredecible.   

A diferencia de Carlos Vela, que es armónico, tú eres todo poder, tú irrumpes con tal fuerza que destrozas escenarios sin el menor empacho.   

Son dos disímiles ímpetus, pero símiles en validez, los dos se robaron la gala, fueron los mandones de la fiesta, siendo lo plausible que no es la primera vez, pero sobre todo, lo hacen sin el menor esfuerzo, de manera natural, aun sin pretender hacerlo.

La Selección Nacional sigue rampante en su camino a Rusia, falta sendero por andar, pero ya están en posición de desempolvar el telescopio para observar a qué parajes deberán adaptarse en la campiña rusa. 

HISTÓRICO
Pletóricos
Mar, 03/28/2017 - 12:12
Romería
Vie, 03/24/2017 - 12:28
Gala
Mar, 03/21/2017 - 12:44
Asociación de futbolistas
Vie, 03/17/2017 - 12:23

Páginas