opinion.blog.luis-garcia

RÉCORD

Luis García
Iniciación
Luis García
El Doctor une el amplio conocimiento sobre el acontecer deportivo con un estilo propio de contar historias. Sus geniales comentarios que lo han hecho referente de la TV tienen también su lugar en nuestro diario.
Luis García Mar, 06/20/2017 - 12:27
Iniciación

Arrancó una fastuosa competición en una seductora y majestuosa nación. Rusia está de fiesta y, por ende, el mundo lo está. Un país referente en todos los sentidos se montó con sumo poderío a la verbena de la pelota y eso se debe festejar sin importar nacionalidades. 

En tu imperial discurso, Vladimir Putin, dejaste claro lo orgullosos que son de sus orígenes, costumbres, ancestros e historia. Después vino tu jacarandoso mensaje, Gianni Infantino, en el que fungiste como un embajador y porrista de los rusos y sus encantos; eres un fascinante demagogo, tu posición así lo demanda.

Pletóricos e imponentes escenarios dieron la pauta para que la pelota rodara: el anfitrión, en un partido de trámite que al final no lo fue, inició las batallas y penosamente la esférica se atascó rápido. Las causas fueron dos: la rupestre propuesta de Nueva Zelanda, que no tiene para ofrecer más que una primitiva manera de relacionarse con el juego, la cual se combinó con la ansiedad rusa. Y cuando las buenas ideas locales de arranque no encontraron la red rival, se fueron diluyendo y reinó una grotesca confusión que adormiló a propios y extraños.

Vivimos durante largos minutos en un abismo de inhabilidades, el balón fue despreciado y el músculo alabado, como resultado una novela de horror, misma que fue suavizada por los cuatros mosqueteros de Rusia, cuatro tipos que da la impresión se hastiaron de estar inmersos en el lodo y decidieron limpiar la escena. El mejor de esta notable cuarteta eres tú, Fedor Smolov; eres un delantero delicioso, tienes desequilibrio, cambio de ritmo, técnica, asistes y tienes buen vínculo con el gol. Por detrás tuyo se situaron ustedes Zhirkov, Poloz, y Samedov, quienes fungieron como buenas comparsas. 

A ti te vimos pocos minutos en la cancha, Aleksey Miranchuk, pero si te brindan tiempo, con tu privilegiada zurda que hipnotiza, le darás un mejor y más lindo cariz a la interpretación rusa, la cual, sin el menor atisbo de duda, se elevará de nivel por el simple hecho que su próximas parejas de baile, Portugal y México, querrán bailar y, sobre todo, porque saben bailar.

También se presentó la Selección Azteca y lo hizo con esa peculiar forma de brindarnos de igual forma desmedida ilusión por los agradables pasajes de buen juego, así como descomunal angustia por los también largos trances de oscuridad y fragilidad.

Su estabilidad emocional sufre severas sacudidas hacia arriba y hacia abajo, son capaces de conseguir brutal dominio y en cuestión de segundos ser sencillas víctimas del mismo oponente.

La figura fuiste tú, Guillermo Ochoa, y eso, en el análisis global, no es bueno. Si tu portero fue el salvador, la cosa no caminó tan bien. Lo tuyo, Héctor Moreno, sigue siendo sublime y no sólo por el épico gol que conseguiste después de una lucha de colosos con el portugués Fonte, tu éxito es que siempre juegas en el mismo paralelo, tu gente sabe perfectamente qué esperar de ti, tu desempeño no sufre fluctuaciones.

Tú, Jonathan Dos Santos, corriste la milla. Me dio escalofrío, de esos gustosos, por tu generosidad en el esfuerzo; penosamente no lograste empatar tu plausible sacrificio físico cuando te relacionaste con la pelota, corriste más de lo que jugaste. Por último, no puedo obviar tu letal instinto, Javier Hernández; excelsa aptitud que de la nada le solventa severas problemáticas a tus cuates, cuando la noche y los nubarrones amenazaban crudamente con destruir a los mexicanos, apareciste con esa rabia y voracidad cuando pisas el área y le reinstauraste el alma a la Selección. El cómo se consiguió el empate ante Portugal los fortalece, pero el cómo se dio el trámite del partido es el que provoca profundos desasosiegos. Insisto, los groseras saltos de lo bueno a lo malo y viceversa pueden ser una pesada ancla. 

Chile también se presentó, y lo hizo con voz ronca, de tenor de alcurnia, destrozó a Camerún, el 2-0 es anecdótico, no cuenta en absoluto cómo se desarrollo la historia en donde los andinos atropellaron sin menor pudor a los africanos.

Tu forma de jugar, Arturo Vidal, es de antología, todo lo haces bien, eres el monarca, eres feroz hasta la saciedad, no eres feliz si no maximizas en cada jugada tus múltiples potestades. Lo fabuloso de los chilenos es que juegan los mismos hace bastante años, se conocen de memoria, no son tan verticales e implacables como en tu era Jorge Sampaoli, ahora son más cadenciosos, más armónicos, pero sobre todo más sabios. Es una cofradía madura que aparte está muy conforme con tu manera de gestionarlos, Juan Antonio Pizzi, por lo que se les debe colocar como máximos candidatos a campeones, condición que depende en amplia medida si tú, Alexis Sánchez, estás en la cancha y no rumiando lesiones. 

Alemania presentó prácticamente a un kindergarten, un equipo suplente que enamora. Qué extraordinaria planeación teutona, cuenta con la facultad y jugadores de poner en pie a una selección alternativa pensando en la Copa del Mundo del próximo año. 

Australia fue un simple entrenamiento, hasta que tú, Bernd Leno, empañaste con tus yerros, máxime en el segundo gol australiano, la pulcra exhibición de tus compañeros. 

Durante largo tiempo, la nueva camada de futbolistas alemanes lució como un perfecta orquesta en donde el único solista que desentonó fuiste tú Sandro Wagner; tus compañeros se cansaron de habilitarte, y tú te cansaste de fallar. Quedé fascinado de observar a hombres como ustedes Brandt, Stindl, Rudy, Draxler, Goretzka, Kimmich y compañía, expresarse con total desparpajo y eficacia. La mañana de ayer fue una gozada, Alemania mediante una artística lección de sus noveles expositores nos recordó el porqué son los monarcas del planeta en este deporte. 

Después de ver a todos los contendientes y entendiendo lo raquítico de algunos plebeyos, la Copa Confederaciones, sin duda, nos ha brindado más luces que penumbras.                 

 

HISTÓRICO
Iniciación
Mar, 06/20/2017 - 12:27
Favorito
Mar, 06/13/2017 - 12:35
Titiritero
Mar, 06/06/2017 - 12:33
Campeones
Mar, 05/30/2017 - 13:43

Páginas