RECORDLogoRECORD

la parka
La Final: Un grande contra un gran equipo
Raúl Gutiérrez
Especialista en Selección Nacional. El técnico campeón del Tri Sub17 en el Mundial de la especialidad en 2011 analiza el camino del Tri rumbo al Mundial Rusia 2018.
Raúl Gutiérrez Jue, 05/25/2017 - 12:19
La Final: Un grande contra un gran equipo

Cuando hablas de una Final, hablas de un partido distinto -parecido a un clásico-, en el que la estadística la mayoría de las veces queda a un lado y son partidos de mucho roce, entrega y ‘pizcas’ de buen futbol.

Se dan factores que tienen que ver con la forma en que llegaron a la recta final del torneo. Ese famoso cierre que, aunado al formato de competencia, permite clasificarse, como fue en este  torneo, a equipos implicados en el descenso o el mismo Campeón defensor, Tigres, que dependiendo de su propio destino, consiguió su pase hasta la última fecha, pero sin la brillantez que muchos de sus fans soñaban durante 14 jornadas; sin embargo, y como sucedió en el Apertura , encuentra su mejor momento al término de este Clausura 2017 y eso es fundamental para sus aspiraciones.

Por su parte, Chivas inició el torneo de manera brillante, manteniéndose en los primeros lugares prácticamente las 17 fechas, condición esperada por su afición. No obstante, este tercer lugar le funciona para ir avanzando hasta la Final, ganando un solo encuentro contra el Atlas; su cierre no fue brillante, pero su buen desempeño de la temporada le dio ese beneficio en la Liguilla.

Qué esperar
Se podrán hablar muchas cosas y se encontrarán muchos contextos para lo que suceda en estos dos juegos. Pero no hay que olvidar que en el apartado estrictamente deportivo nos encontramos con un equipo grande, y aclaro que llamar a un equipo grande tiene que ver con sus títulos, su historia y la exigencia permanente de ser campeón; mientras que otro sigue sumando títulos, cuenta con una historia no tan larga como su rival, pero con firme intención de convertirse en otro grande de nuestro futbol, además de que su inversión en jugadores así lo demanda.

Los desempeños a lo largo de la temporada marcan una mejor preparación por parte de los felinos, que modificaron sus tiempos debido a la fecha de su juego final en diciembre pasado; por su parte, Chivas tuvo tiempo de preparar y contemplar los torneos en los que participó.

Otro factor: un equipo con menor promedio de edad que otro y aunque parezca contradictorio con más lesiones que los felinos, y esto beneficia a los clubes por la repetición en las alineaciones. 

Estilos

Chivas sigue basando su juego con un portero, cuatro defensores, tres mediocampistas y tres delanteros (1-4-3-3), este sistema es beneficiado por tener jugadores ágiles y resistentes, capaces de llegar hasta con seis jugadores en ataque y convertirse defensivamente en un bloque en media cancha hasta con cinco volantes, dejando un solo hombre en punta (1-4-5-1); ocasionalmente, juegan con línea de tres al fondo (1-3-4-3), la movilidad es su punto fuerte. Para esta final, tendrán que atender a su parte ofensiva para resolver sus juegos y esto recaerá principalmente en jugadores como Pizarro, Pulido, Fierro, Calderón y el mismo Pineda. 

Defensivamente tendrá que ajustar por posibles lesiones; sin embargo, hablar de Sánchez, Alanís, Marín y Hernández es contar con jugadores capaces y con experiencia que cubren sin problema a sus compañeros en recuperación. Además de otros como Ponce o Pérez que junto con Vázquez son dos magníficos contenciones con características acordes a lo que su técnico desee. Tigres, por su lado, cuenta con un sistema marcado con un portero, cuatro defensas, cuatro volantes y dos (1-1) delanteros, con la facilidad de pasar a un 1-4-2-3-1 y si agregamos el plus de que su línea ofensiva no tiene problema de que Gignac comience por izquierda y Sosa por derecha o Zelarayán apareciendo por en medio; pero si algo tiene Ricardo Ferretti es mantener un esquema posicional, así lo más probable es ver a Aquino por izquierda, Gignac como centro delantero, Sosa por derecha y Zelarayán apareciendo de media punta, con dos escudos que dan soporte y equilibrio: Dueñas, que parece haber reencontrado la posición idónea para sus capacidades, y Guido Pizarro, que cuando se dedica a sólo a hacer lo que requiere su equipo se vuelve incomparable.

Su defensa ha sido modificada en los costados. Han encontrado en Rodríguez ese lateral derecho que parecían no tener definido. Acosta  ha resultado ser tan competitivo como Torres Nilo y ya ni hablar de la solvencia y respaldo que les dan Junior y Ayala.

“Las finales no se cuentan, se ganan”

Para algunos una frase trillada, pero hoy más que nunca acorde a lo que vamos a ver. UN GRANDE defendiendo su historia, en la que no hay nada que justifique no quedar campeón y otro GRAN EQUIPO, persiguiendo la historia para enmarcarla a la altura de su rival.

Esperamos un gran juego con dos muy buenos clubes. Que gane el espectáculo, que triunfe el futbol para el verdadero aficionado y, sobre todo, que gane el que haga lo necesario para merecerlo.

Éxito y suerte para los dos.