opinion.vero-velazquez

RÉCORD

VERO VELÁZQUEZ
Lo que obtenemos de correr
VERO VELÁZQUEZ
Una experta del mundo Running, quien nos dará los mejores tips para correr y llevar un estilo de vida saludable.
Verónica Velázquez Vie, 07/21/2017 - 11:41
Lo que obtenemos de correr

Lo que esperamos obtener de correr cambia conforme vamos avanzando en el tiempo. Están los que empiezan a correr para bajar de peso, y comienzan odiándolo, sin poder correr un solo kilómetro. Para ellos, los kilos de menos o llegar a una mayor distancia puede ser la motivación y recompensa por varios meses.

También están los que iniciaron por accidente, porque algún amigo los invitó a una carrera y, sin darse cuenta, empezaron a engancharse en este deporte. Ellos probablemente consiguieron una sensación de bienestar que no habían vivido antes, gratificación inmediata, autodescubrimiento, el orgullo de alcanzar una nueva meta. Incluso, un nuevo grupo de amigos.

Y por supuesto también estamos los que empezamos a correr esperando obtener la reconstrucción de un corazón roto. Cosa que generalmente se obtiene con éxito. Si es su caso, inténtelo.

Lo que podemos conseguir corriendo cambia de una carrera a otra, de un entrenamiento a otro. Hay días en los que nos sentimos llenos de energía y nos esforzamos más, días en los que el objetivo es disfrutar la sensación de agotamiento final. Y hay otros días, los que están llenos de flojera, que el premio será haber logrado ser disciplinados y reconocernos de esa forma.

El asunto con todo esto es que muchas veces cuando alcanzamos lo que buscábamos cuando comenzamos a correr (los kilos de menos, bienestar, socializar, sanar el desamor) puede ser que se desvanezca la motivación y que creamos que ‘correr ya no nos gusta’. ¿Le suena conocido? ¿Recuerda haberse sentido increíblemente impulsado a lograr una meta y ahora no se siente así?

No se preocupe, no está solo. Para reencontrar la motivación basta con analizar cuál era el motivo profundo por el cual queríamos hacer ejercicio, específicamente ponernos los tenis y salir a la calle a trotar.

Finalmente, cualquiera que haya sido su meta, yo creo que no eran los kilos ni el bienestar ni el corazón roto, sino la invisibilidad y el reencuentro profundo con nosotros mismos. Ahí está la motivación.

Porque lo que verdaderamente obtenemos al correr es salirnos de nuestra vida por un instante para anhelar regresar a ella.