ganar-y-ademas-gustar
Opinión

Alejandro Molina Bortoni

Experto en psicología y desarrollo humano que trabajó con la Selección Mexicana durante el proceso de Ricardo La Volpe. Molina llevará los lectores todo lo relacionado a la psicología y el deporte.

¿Ganar y además gustar?

2021-10-21 | ALEJANDRO MOLINA
Comparte en:

El América es el líder general, tiene un alto índice de efectividad, se ha defendido bien, con un buen comportamiento frente a la prensa, es el primero

en estar en la Liguilla, ha mostrado consistencia en su desempeño.

El trabajo de su técnico, Santiago Solari, ha sido sólido en los resultados, le sacan ocho puntos al segundo lugar de la clasificación.

Pero, ¿no gusta? ¿No brilla? Este ha sido un diálogo abierto en la mayoría de los programas deportivos. La eterna discusión y crítica al primer lugar. Es algo muy difícil de lograr, casi imposible: ganar y gustar.

Si logramos resultados y además buscamos la aprobación de los demás, nos meteremos en una situación difícil de resolver. Ganar y gustar no es un binomio sencillo. Un término que nos puede ayudar a descifrar la trampa
de esta situación es que es contrario al concepto el de la independencia psicológica.

Esta se refiere a la capacidad de los individuos para tomar sus propias decisiones, emprender sus proyectos y decidir sobre su propia vida sin tener que depender de la opinión de otras personas, sin dejarse presionar o sentirse obligado a complacerlas.

El problema de querer ganar y gustar, es que se pierde esta independencia. Se pasa uno la vida dándole gusto a otros o queriendo cumplir las expectativas de los demás.

Imaginemos que el América cambiara sus estrategias que lo hacen estar hasta arriba de la tabla para tratar de agradar al público o a los comentaristas y analistas del fútbol mexicano. No estarían donde están hoy

porque, además, no habrá nunca forma de agradarles en su totalidad.

Lo mismo pasa en nuestras vidas, debemos aprender a no gustarle a los demás y que no nos afecte. Aprender a escuchar nuestra intuición y tomar las decisiones que nos correspondan para tener éxito.

No es que no podamos tomar en cuenta alguna opinión, sino que en realidad seamos capaces de hacer lo que es mejor para nosotros y asumir nuestras elecciones con independencia y responsabilidad.

Reitero, cuando das un resultado positivo, no esperes, además, gustarles a los que te rodean. Esto será casi imposible. El doctor Wayne Dyer, famoso psicólogo estadounidense, siempre afirmó que la gente autorealizada,
es decir, aquellos que lograban sus proyectos de vida, tenían una característica especial: "Aprendieron a ser independientes de la buena opinión de los demás".

Estimados lectoras y lectores, dediquémonos a sacar adelante nuestros proyectos, dejemos de lado la opinión de los demás cuando intentan convencernos de nos conviene o cuando nos critican, no se le puede dar gusto a todos. No busquemos llenar las expectativas de los demás.

Enfoquémonos genuinamente en trabajar bajo nuestro propósito de vida y las aspiraciones que cada uno de forma personal y familiar establezca.

Respecto al América, se merece lo mucho que ha logrado, guste o no. Felicidades.

"Revitalízate, vuelve a la esencia de lo que te da el éxito".

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: LA TERCERA NO ES LA VENCIDA