capital-privado-amor-por-el-deporte
Opinión

Arnaud Drijard

Es CEO y Co-fundador de Sport Innovation Society y Moveo Lab. Su amplia experiencia lo convierte en un especialista en marketing deportivo.

Capital privado: amor por el deporte

2020-12-20 | Arnaud Drijard
Comparte en:

La última década ha sido testigo del crecimiento de las empresas de capital privado en el deporte: desde Silver Lake Management invirtiendo 500 millones de dólares en City Football Group, en 2019; Rhone Group invirtiendo 151.72 millones de dólares en Liverpool FC, en 2010; BCE invirtiendo 132 millones de dólares en Williams Grand Prix; General American Capital 114 millones de dólares en FC Girondins de Bordeaux, entre otras.

Cuatro de las diez mas grandes transacciones se hicieron desde el 2018. ¿Por qué el deporte es tan atractivo? Los grandes equipos son enormes activos mediáticos, marcas históricas únicas, ya que no habrá otro Manchester City, Liverpool, F1, PSG o Lakers.

Gracias a una fuerte base de fanáticos, parte de los ingresos están asegurados por un tiempo, principalmente vía contratos de patrocinios y derechos de medios, además de otras fuentes de ingresos tal como ingresos 'Game-day'.

Los retornos son altos en algunos ejemplos, tal es el caso de Fórmula Uno: la cual es una de las historias de éxito más notorias.

En 2006, CVC invirtió en la Fórmula Uno por 952 millones de dólares y un retorno de dinero sobre dinero siete veces mayor con su salida en 2016, estimada en 6.7 mil millones de dólares. ¿Cómo? La promoción de carreras fue la mayor fuente de ingresos en 2016, representando 652 millones de dólares, más del doble de los 300 millones de dólares registrados en 2006, gracias al aumento de las tarifas pagadas para albergar, organizar y promover la F1 y nuevos destinos de carreras.

Los derechos de transmisión de la F1 contribuyeron con 587 millones de dólares, frente a los 400 millones de dólares, en 2006. La publicidad y el patrocinio crecieron de 190 millones de dólares a 262 millones de dólares.

Las ofertas no siempre son tan masivas si toma Ligas de futbol como la Premier League. Puedes comprar un club con un potencial aproximado de 20 a 30 millones de libras, y si lo inviertes y lo manejas bien, y además obtienes un ascenso a la Premier League, puedes venderlo al menos por cuatro a cinco veces más.

Hablando con Javier Tebas (Presidente de La Liga) en uno de nuestros eventos de la Sociedad de Innovación Deportiva (SiS), en París, nos muestra la misma lógica: una de las mejores inversiones según su opinión, es comprar un equipo en segunda división con potencial (marca, base de fanáticos) y llevarla a primera división, asegurando ingresos con derechos de medio y creciente patrocinios, etc.

Y si se invierte más, llega la oportunidad de llegar a la Liga de Campeones y aumentar los ingresos. Obviamente, es más fácil decirlo que hacerlo, y requiere el conjunto adecuado de habilidades para aprovechar los activos y todavía vemos que los clubes de primer nivel aun pueden tener pérdidas masivas.

El éxito no es ninguna garantía. En el caso de La Ligue 1, en Francia, el equipo de Lille acaba de ser comprado por Merly Partners. Paris (PSG), Bordeaux (Girondins) y ahora Lille (LOSC) ahora son propiedades de fondos de inversión y otros cuatro clubes están financiados por multimillonarios, la mayoría de ellos son extranjeros.

El contexto de Covid-19 reforzó esa necesidad o influencia de los fondos de capital privado. En Europa, se estima que el impacto en el fútbol costará entre cinco mil millones de euros y siete mil millones de euros durante los próximos 18 meses, según KPMG.

Todo el ecosistema deportivo, y principalmente las organizaciones deportivas, están bajo presión financiera, muchos podrían ir a la quiebra y el panorama deportivo cambiará como consecuencia. Existe una gran necesidad de liquidez que podría generar más inversiones de empresas de capital privado. Y no solo concierne a los equipos, también se aplica a las Ligas.

Las Ligas siguen siendo reacias en la mayoría de los casos, ya que los socios de la liga no quieren una fuerte influencia externa, buscando un crecimiento potencial a corto plazo para salir, sino que buscan socios financieros pasivos a largo plazo, lo que es lo opuesto a los intereses de capital privado.

Cuanto más cerca estén los inversionistas de controlar la propiedad intelectual de los deportes en directo (Ligas, clubes), más fuerza tendrán.