opinion.blog.christian-martinoli.baile-azul
Opinión

Christian Martinoli

Uno de los mejores cronistas deportivos en México, trabaja para TV Azteca y ha colaborado con RÉCORD desde 2010.

Baile azul

2020-03-17 | CHRISTIAN MARTINOLI
Comparte en:

Posiblemente Cruz Azul esté muy cerca del punto más alto de su cueva de rendimiento; el equipo tiene dinámica, movilidad, se agrupa en líneas, desprende con velocidad, genera muchas opciones de gol y comienza a tener en 'Cabecita' Rodríguez adelante y en el veterano 'Yisus Crown' Corona en el arco, a dos piezas fundamentales que le entregan esta dulce realidad al cuadro de Silboldi, líder sólido y sin fracturas en su andar desde aquel partido en el Azteca contra Santos Laguna de la Fecha 3.

Lo del domingo por la noche no fue una exhibición de todos a sus virtudes ante el América, sino que terminó pareciendo un bautismo en donde no faltó nadie, el ahijado, el padrino, pero sobre todo la madrina, sí, una muestra de poder que puso a trabajar Ochoa más de lo que había atajado en todo el campeonato, que dicho sea de paso, no ha sido poco.

El primer tiempo La Máquina fue pletórica y borró del campo al cuadro local, le pasó por encima, lo pisoteó, pero también fiel a su costumbre lo dejó vivir.

Tanto así que con un escueto y pobre 1-0 llevó el juego hasta el “tiempo Azul” (muchos lo denominan “la Cruzazuleada”), ese fragmento de partido bisagra donde ya no hay espacio para reacciones ni mucho menos lamentaciones, donde los cementeros han dejado escapar mucha gloria en las últimas décadas. Fue ahí con un claro penalti que no necesitaba VAR que le entregaron la inmerecida oportunidad de empatar a las Águilas sobre el tiempo cumplido; sin embargo, Corona se estiró y sacó de forma notable y sobresaliente una pelota que busca un empate injusto de un equipo que no juega a nada, que busca los milagros con pelotazos indiscriminados al área, que ya le gustó que su portero se meta a los córners rivales en busca de la luz prodigiosa cuando el partido se escapa y que debió perder por cinco de diferencia el llamado Clásico Joven.

Cruz Azul sufrió, porque parece que su ADN así se lo exige, pero nuevamente demostró por qué es el mejor equipo de la Liga en puntos y despliegue; la gran duda para ellos ahora es saber dónde terminarán y cómo jugarán cuando la Liga retome actividades, porque a ellos este paro les vino en el peor momento posible, ya que actualmente juegan y dan espectáculo, cosa que hace tiempo no pasaba por tierras celestes.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: EL MUNDO SE MUEVE, NOSOTROS ESPERAMOS