opinion.blog.christian-martinoli.colateral
Opinión

Christian Martinoli

Uno de los mejores cronistas deportivos en México, trabaja para TV Azteca y ha colaborado con RÉCORD desde 2010.

Colateral

2019-08-08 | Christian Martinoli
Comparte en:

Un día el corazón del inmenso Íker Casillas le jugó una mala pasada y lo puso contra las cuerdas, al punto de provocarle de manera forzada el retiro como futbolista profesional, cuando todavía se ilusionaba abiertamente con volver a vestir un día la camiseta de su querida selección española.

La emergencia hizo que el Porto esperara hasta el último minuto las noticias de cardiología y, al no tener otra opción, tuvo que buscarle sustituto.

Se habló rápidamente de un golpe mediático trayendo al aún más veterano Gianluigi Buffon, que justo se desvinculaba del Paris Saint-Germain; sin embargo, todo se diluyó.

Se les ofreció a Gerónimo Rulli, de la Real Sociedad de San Sebastián, pero Sergio Conceiçao, entrenador del cuadro que vive en Do Dragao, se decantó por Agustín Marchesín.

América se quedó sin titular y fue por un hijo pródigo de Coapa, Guillermo Ochoa, que no encontró mejor acomodo en Europa y tras ocho años de jugar en el Viejo Continente, firmó a los 34 años el mejor contrato de su vida. Difícil contener semejante golpe de dinero que en los próximos cuatro años podría asegurarle el futuro de sus nietos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: SIN PACIENCIA 

Para muchos fue un retroceso que vuelva a la Liga MX; sin embargo, el cartel de Paco Memo parece que siempre fue mucho más grande en México que del otro lado del Atlántico, a pesar de tener dos grandes actuaciones en Mundiales nunca se concretó su traspaso a un equipo medianamente importante en el concierto europeo. Se sabía que siempre tendría guardada, cuando él lo deseara, una válvula de escape y fortuna esperándolo en la Liga MX o probablemente en la MLS.

Ochoa cumplió su sueño y pudiendo desde el inicio ganar más plata en México, optó por jugar en otras latitudes.

Sus recalcitrantes fanáticos se quedarán con la infinidad de atajadas que hizo sobre todo en Francia y en los Mundiales 2014 y 2018, mientras que sus acérrimos detractores mostrarán los números acumulados con sus clubes en las últimas ocho campañas y aquel juego contra Chile en Copa América.

El ídolo del americanismo, sin saberlo, empezó a precipitar su regreso a México el mismo día que íker anunciaba su retiro del futbol. La pelota siempre está llena de actos colaterales.