opinion.blog.christian-martinoli.el-frances
Opinión

Christian Martinoli

Uno de los mejores cronistas deportivos en México, trabaja para TV Azteca y ha colaborado con RÉCORD desde 2010.

El francés

2020-02-21 | Christian Martinoli
Comparte en:

André-Pierre Gignac buscará en la capital del país, contra Cruz Azul, igualar el récord de 121 goles que posee el chileno Humberto Suazo, como máximo anotador del futbol de Nuevo León; el delantero francés está a un gol de la marca obtenida por el andino durante su trayecto por canchas mexicanas. 

La rivalidad es tan grande entre Tigres y Monterrey que hasta esa cuenta se lleva acabo y en los medios regiomontanos es un tema recurrente e incluso polémico, porque algunos han colocado en la bandeja de las comparaciones a ambos atacantes.

Los promedios de gol son favorables al galo, porque ha jugado 47 partidos menos que el andino; sin embargo, la diferencia en las asistencias es al tres por uno en favor del sudamericano (71 por 23). Las simples matemáticas indican que Suazo acumuló esos números en siete años como rayado, mientras que Gignac está llegando a un lustro vestido como felino.

Mayor continuidad en el campo a cambio de más gestión colectiva en pro del equipo, son dos facetas que las estadísticas arrojan prácticamente la misma cantidad de goles estrictamente en la cuenta individual.

'Chupete' con Monterrey ganó dos Ligas y un título de goleo, pero presume tres Concachampions, mientras que el europeo tiene cuatro trofeos de Liga, dos de goleo individual y una Copa MX.

Cada quien tendrá a su favorito y elegirá qué estilo de delantero le gusta más, el hecho es que ambos han hecho historia no sólo en futbol regiomontano, sino en la Liga MX.

Específicamente en el caso Gignac, un jugador de otro nivel que cuando quiere hacer diferencia la consigue y de manera abismal en nuestro torneo, se ha convertido en un jugador molesto para varios, porque en realidad las figuras o los que se acostumbran a ganar suelen ser incómodos para muchos por ese simple hecho, el de trascender.

Hombre adaptado desde hace bastante a nuestro medio, que ha tratado en la medida de lo posible en no entrar en la comodidad y/o el desgano que a veces la abundancia de Tigres parece generar o provocar dentro de un plantel que entra una especie de círculo vicioso repleto de displicencia o desidia, por lo menos eso es lo que reflejan.

Gignac puede caer bien o mal, pero será difícil ver al exjugador del Olympique de Marsella, guardarse algo cuando se viste de tigre. Su personalidad lo lleva a imponer condiciones y a hacerse sentir en el campo consiguiendo una reputación, sobre todo entre sus detractores, de “protegido” por el arbitraje.

Es una de las caras visibles de la nueva historia de Tigres que ha generado envidia en la región y significantes miradas fuera de Nuevo León. 

Muchos de los que lo critican quizá morirían por tener los goles que consigue vistiendo la camiseta de 'su' club; porque la apuesta del club que representa a la UANL fue muy arriesgada en su momento, ya que traer un delantero desde la Ligue 1 de Francia era algo verdaderamente impensado, revolucionario, pero alguien vio el área de oportunidad y terminó colocando sus fichas a un número que resultó ser ganador.

No se sabe si mañana Gignac obtendrá el tan 'morboso' gol 121, pero a reserva de una hecatombe en este torneo llegará para dejar aún más alto su nombre en los pergaminos del balompié regio, el futbol que desde hace más de una década rige en la Liga MX. 

Gignac puede irse del futbol mexicano cuando él lo desee, porque ya no tiene que demostrarle nada más a nadie. Y eso solo los distintos lo consiguen.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: FERRETTI: 'SI COMETES ERRORES DEFENSIVOS INFANTILES, EL RESULTADO ES NORMAL'