opinion.blog.christian-martinoli.el-mago-midas

RECORDLogoRECORD

Opinión

Christian Martinoli

Uno de los mejores cronistas deportivos en México, trabaja para TV Azteca y ha colaborado con RÉCORD desde 2010.

El mago Midas

2019-08-22 | Christian Martinoli
Comparte en:

El arranque del Querétaro es la sana sorpresa del torneo; el equipo de Vucetich no sólo lleva la punta del campeonato de manera invicta, sino que le gusta, en la medida de sus posibilidades, ser protagonista de los juegos y hasta el momento todo le ha salido casi a la perfección.

Gallos es un equipo por ahora repleto de confianza y jugar sin grandes estrellas parece le ha ayudado en la solidaridad que se necesita para solventar la ausencia de grandes luces dentro del campo. Una mezcla exótica entre colombianos y un par de africanos que vienen entregándole a Vucetich un equipo fijo de arranque y que le permite tener al experimentado Triverio como solución cuando quizá los juegos se compliquen.

Ahora el calendario le pone por delante un rival muy complejo como es el León, candidato serio quizá para poner en predicamentos su racha; sin embargo, después el mismísimo torneo lo encamina un par de semanas más, en caso de no entrar en exceso de confianza, cuando choque contra Veracruz y Puebla, que en el papel uno luce, como sabemos, desahuciado y el otro vive en una etapa de transición con cambio de mando.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: BUSCANDO LA LUZ

Es decir, si Querétaro mantiene la línea que lleva, podríamos estar hablando que antes de media temporada el cuadro de La Corregidora estaría consiguiendo un colchón más cómodo en esa caja de ahorro mal llamada 'porcentaje' o 'cociente' y un camino bastante trazado con muy pocas escalas rumbo a la Liguilla.

Quién lo pudiera haber imaginado antes de comenzar el certamen, quizá sólo los más recalcitrantes fanáticos queretanos y es que, a decir verdad, Vucetich, quitando aquellos macabros momentos donde tomó la Selección buscando milagros, en la mayoría de sus proyectos a veces termina haciendo magia y uno nunca le termina por descubrir el truco.

¡¡¡¡Magazo!!!!, le decían a Beto 'El Boticario'.