opinion.blog.christian-martinoli.limon-mecanico
Opinión

Christian Martinoli

Uno de los mejores cronistas deportivos en México, trabaja para TV Azteca y ha colaborado con RÉCORD desde 2010.

Limón mecánico

2020-09-15 | CHRISTIAN MARTINOLI
Comparte en:

En una Liga tan irregular como lo es la mexicana, sobre todo en desempeño futbolístico entre partido y partido, ver jugar al León se agradece porque, por más que hayan dos conjuntos por encima en la tabla como son el Puma invicto de Lillini y la eficaz Máquina de Siboldi y otro cercano en unidades como América, la escuadra de Ignacio Ambriz es por mucho la que mejor domina su táctica, su estilo, su forma, su fondo.

En ese equipo la condición física y la dinámica son vitales para poder lograr cuando se tiene la pelota la enorme cantidad de movimientos y rotación de posiciones que manifiesta el club del estado de Guanajuato.

Básicamente es tocar y moverse todo el tiempo sin parar, por supuesto que esto conlleva la obligación técnica de todas las partes involucradas y un compromiso por ocupar siempre los espacios vacíos que otro compañero dejó por concretar una consecución infinita de pases.

Se ve fácil pero no lo es, se ve lindo y en efecto es hermoso observar amplitud y profundidad constante sin cansancio y sin prisa, pero con afán y mucha claridad.

Ambriz convenció a sus dirigidos que esta es la mejor fórmula para poder llegar al objetivo del protagonismo y, por ende, a la lucha evidente por el campeonato. Se necesita mucha repetición para hacer lo que es capaz de crear este León.

Está casi descartado antes de empezar los encuentros que el rival de los Esmeraldas sea capaz de ganar en posesión de pelota la estadística. Obviamente, ningún sistema es infalible y Ambriz sabe que mientras más adelante esté su equipo tocando la puerta en busca de un hueco para lanzar el zarpazo, las espacios que deja atrás con mano a mano en contra son muy peligrosos. Es un riesgo que corre y hace bien, porque busca siempre la victoria y es generoso con un poco de espectáculo. No anota mucho para lo bien que juega este club; sin embargo, es tal su señorear, incluso mental, que tarde o temprano sabe que tendrá una jugada clara de gol mientras no pierda la intensidad en las piernas y la calma en la cabeza.

León es un colectivo que avasalla en el control de los tiempos dentro del campo. No hay por el momento un equipo ni siquiera cercano en eso dentro del balompié azteca, porque siempre juega a lo mismo, incluso cuando el trámite le niega el resultado, eso es muy valioso, es un equipo mecanizado, aceitado para mover la pelota e ir hacia adelante sin respetar posiciones pero sí una idea, un concepto, un plan, un propósito. Ganar mediante el disfrute del balón.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: MES FUNDAMENTAL