opinion.david-faitelson.billete-mata-romanticismo
Opinión

David Faitelson

David Faitelson es dueño de un estilo duro, pero frontal al momento de dar opiniones, que incluso le han traído choques con algunas figuras.

'Billete' mata 'romanticismo'

2020-01-17 | David Faitelson
Comparte en:

Javier 'Chicharito' Hernández se ha ganado el derecho de ugar al futbol donde mejor le plazca, como yo tengo todo el derecho de decir que para su carrera y hasta para su vida personal hubiese sido más desafiante jugar con las Chivas Rayadas del Guadalajara.

El futbolista tiene, también, todo el derecho de perseguir su propia felicidad y el bienestar de su familia, como nosotros de decirle que el reto futbolístico de la MLS no es mayor al de México y que el impacto mediático-comercial en el caso específico del Chicharito habría sido igual o incluso más trascendente en Chivas que en el Galaxy.

Dicho esto, me parece que el futbolista mexicano vuelve a demostrar que está permanentemente a la búsqueda de la 'comodidad' cuando la 'incomodidad' le daría más oportunidad y fundamentos en su camino de desarrollo y crecimiento.

Hernández ha cumplido una carrera europea extraordinaria. Sus 157 partidos y 59 goles saliendo, la mayor parte de las veces de la banca del Manchester United, son una muestra inequívoca de su paso por el futbol europeo. Su arribo al Real Madrid y la solidez que tuvo en la Liga alemana con el Bayer Leverkusen. Al mismo tiempo, Hernández se apodero del liderato histórico de goleadores de las Selecciones Mexicanas. Todo ello me lleva a la conjetura de que sólo por detrás de Hugo Sánchez y de Rafael Márquez, emerge la figura del Chicharito como uno de los mejores futbolistas mexicanos en Europa y, por ende, uno de los máximos mexicanos de todos los tiempos.

Aunque Cuauhtémoc Blanco y muchos otros opinen que "lo más importante es el billete y que en México no le van a pagar lo mismo que en la MLS", hay una faceta futbolística -yo agregaría romántica- que el jugador nunca debe olvidar. Los retos del Chicharito en Chivas hubieran sido mucho más profundos y más trascendentes que los dólares que 'recogerá' en el Galaxy. Regresar de Europa a la Liga que sea en el continente americano es ya, de por sí, un retroceso. Jugar en el futbol de los Estados Unidos y no hacerlo en el mexicano podría conllevar a otra regresión en temas deportivos. Para decirlo claro, para mí es mejor para cualquier futbolista jugar en las Chivas que hacerlo en el Galaxy.

Es evidente que la Liga MX debe empezar a preocuparse. La competencia con la MLS se está volviendo más poderosa a partir de los salarios y de las comodidades que le ofrecen al futbolista. Ya pasó con Carlos Vela, con Giovani y Jonathan Dos Santos, con Alan Pulido, que ha emigrado luego de ser campeón de goleo en México y podría suceder próximamente con Andrés Guardado, que ha sido un referente del jugador mexicano en Europa.

El único que pareció 'salvarse' de esa situación fue el portero del América, Guillermo Ochoa, que si bien no significó una gran erogación en cuanto a su situación contractual, logró un acuerdo muy fructífero en lo económico con el club de Coapa.

Los mejores futbolistas mexicanos que regresan de Europa todavía en forma competitiva eligen el dinero de los Estados Unidos y no la competencia y los retos de lfutbol que los dio a conocer. Es una pena, pero es, también, una tajante realidad.

La visión del futbol mexicano está enfocada en algún día, si la FIFA se le permite, unir ambas Ligas y así aprovechar el impulso económico de la MLS, la gran afición mexicana en Estados Unidos, con el mejor nivel deportivo del futbol mexicano. Un mercado común futbolístico justo como se ha hecho en otro tipo de operaciones y de negocios a través del tratado de libre comercio de México, Canadá y los Estados Unidos.

Los intereses del futbol mexicano están cada vez más apegados a los de los Estados Unidos. El Mundial del 2026 es la meta común, pero ya la empresa SUM, el aglomerado que maneja los destinos del futbol en la unión americana, controla el calendario de juegos y la operación comercial en EU de la Selección Mexicana. Ello, más la estrategia clara de la MLS por quedarse con los mejores jugadores mexicanos parece un claro reto para la industria futbolística mexicana.

Lo que me queda más que claro con Chicharito es que los futbolistas mexicanos escogen la MLS por el dinero y las comodidades, y no por un reto deportivo. Ven dólares, calidad de vida, desechan un interés competitivo y pisotean cualquier esencia romántica de su profesión.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: CHICHARITO Y GALAXY MANTIENEN NEGOCIACIONES Y SERÁ PRESENTADO PRONTO