opinion.ignacio-suarez.agentes-ambicion-desmedida-el-gran-negocio-1ra-entrega
Opinión

Ignacio Suárez

El Fantasma ha recorrido el mundo del deporte a través de 6 Mundiales, 10 Copas América y 5 JO. Aportará a RÉCORD su conocimiento y exclusivas.

Agentes, ambición desmedida: El gran negocio (1ra Entrega)

2022-01-06 | IGNACIO SUÁREZ
Comparte en:

En el mercado invernal se presentaron fugas de jugadores, las catafixias, los cambalaches, las escasas compras directas de jugadores desnudaron la preocupante realidad de la economía y negociación de los nuevos tiempos en el futbol mundial. 

Doña Fede y el balompié mexicano vivieron por décadas tiempos de tranquilidad extrema, solapados por la tibieza y complicidad rampante de Doña FIFA, que cerraba los ojos una y otra vez. El llamado 'Pacto de Bandoleros' como, en su momento, lo bautizo Miguel Mejía Barón, funcionó como un blindaje perfecto. 

La idea del llamado 'Pacto de Caballeros' nació con la intención de mantener cierto equilibrio financiero, y si bien operó de manera ilegal, desde la perspectiva de los dueños y la industria NO era una mala idea dada la economía de un país y un futbol del tercer mundo. Sin embargo, muchos directivos y dueños se encargaron de prostituir esa idea en extremo, abusaron de la misma y terminaron exprimiendo al futbolista de forma innecesaria. 

Las escenas de los Drafts o 'Tianguis de jugadores' eran dantescas, jugadores llorando, implorando por un contrato. Directivos regocijándose viéndolos humillados, ofreciéndoles contratos leoninos, con todas las ventajas para el club, aprovechándose de la situación de manera recurrente. 

Fueron años y años que se repitieron las mismas escenas, los mismos abusos. Hubo humillaciones extremas. Hoy el tema se ha invertido, las víctimas parecen ser los victimarios, el karma los alcanzó dirían algunos, pero la industria está en riesgo, si no se regula.

¿ERA TODO MALO? 

Como en todas las disputas de la vida, para interpretarlas y comprenderlas de mejor manera siempre será necesario analizarlas viendo, escuchando los diferentes enfoques de las partes confrontadas, porque cada una tiene su enfoque y defenderá sus propios intereses. Cada uno tiene sus puntos a favor y en contra, por ello, apreciable lector, le invito a evaluar estas dos posturas sin filias, ni fobias ni juicios a priori, para al final poder hacer una evaluación más justa. 

La idea fundamental del 'Pacto de Caballeros', según los dueños, era proteger principalmente los activos del club. ¿Quiénes eran los activos? Los jugadores. Los derechos federativos, conocidos de manera coloquial como 'cartas', eran y son las facturas emitidas para las ventas del jugador. 

Cuando hace unos años Doña FIFA dictaminó que la terminación de un contrato significaría “la libertad” laboral absoluta del jugador, los derechos federativos o las cartas ya significaban muy poco. La propiedad del jugador se basaría principalmente si tenía o no contrato, si lo tenía era del club, si no el jugador era libre. 

¿RESCISIÓN O SIMULACIÓN? 

Si bien es cierto, a partir de ahí, en el primer mundo inventaron las famosas cláusulas de rescisión, éstas fueron impuestas más como un candado, para obligar al club comprador a negociar con el club vendedor. Estas cláusulas son cada vez más irreales (impagables), precisamente para obligar a una negociación más que al pago de la misma. Por eso CR7 y por muchísimos otros NO se han pagado esas cláusulas, sino se ha terminado negociando, que es la finalidad. La cláusula de Ronaldo era de mil millones de euros y se fue a la Juventus por 120. Otros mejor apelan a la paciencia y esperan que termine su contrato para llevarlos 'libres'. 

Rayados y otros aprendieron tarde el truco, por eso les sacaron en su momento a Pabón, con una cláusula de rescisión 'barata', lo mismo les sucedió con Pizarro, cuando se dio su partida a Miami. Hoy, ya se pusieron las pilas y ponen rescisiones altas, no porque eso valga el jugador, sino para obligar a negociar: ¿Quieres llevarte a mi jugador? De acuerdo, siéntate a negociar.

SI USTED FUERA DUEÑO

Por un momento póngase en el lugar del dueño. Usted tuvo a un chico ahí en sus instalaciones desde los 12 años, le dio torneos, viajes, cuidados, preparación, entrenamientos, etc., durante años, hasta que un día el jugador decide, porque así le conviene y porque es su derecho, no renovar y llevar al límite su contrato para irse libre a buscar mejores horizontes.

El jugador va a buscar llenarle los bolsillos de dinero a otro equipo, y su club, que lo formó, lo pulió, lo enseñó, lo puso en la vitrina se queda como 'El chinito' nada más 'milando'. Ayer hablaba con un dueño de equipo, que ejemplificó de manera burda, pero cuya analogía retrata lo que están viviendo. 

“Es como si tuvieras un pequeño cerdito, lo alimentas, le das cuidados, lo engordas y cuando esté en su mejor momento y en su punto, de pronto llega el vecino se lo lleva y se lo come en la cena de Navidad y a ti no te dan dinero ni para que te compres un pollo rostizado”. Es un ejemplo grotesco, pero sirve para dejar claro el panorama.

BLINDABAN ACTIVOS 

Para evitar que el jugador se fuera gratis y que los equipos aseguraran que obtendrían parte de lo mucho que habían invertido es que decidieron operar por debajo del agua el llamado 'Pacto de Caballeros'. Si el jugador se iba o terminaba el contrato, el equipo de origen debía forzosamente autorizar, así recibiría una cantidad importante, ya que los llamados derechos de formación que garantiza Doña FIFA son una bicoca comparada con las cifras de compra-venta de jugadores. 

Todo les funcionó clandestinamente hasta que hubo un ¡basta ya! La AMFPro, que preside Álvaro Ortiz, logró hace tres años que incluyeran en el reglamento de Doña Fede, los ordenamientos de la FIFA para su cabal cumplimiento. Finalmente, el reglamento de transferencias, que establece de manera textual la libertad de todo jugador que carezca de contrato se incluyó. El 'Pacto de Caballeros' oficialmente llegaba a su fin.

SIN PREPARACIÓN 

Finalmente, el futbol mexicano tendría que negociar a sus jugadores como ya sucedía en el resto del mundo. Las preguntas entonces eran: ¿Estaban capacitados los directivos para negociar y renegociar los contratos de los jugadores ya sin 'Pacto de Caballeros'? La respuesta la obtuvimos muchos meses después: ¡NO estaban ni preparados ni capacitados! Y hoy se nota más que nunca. 

Las primeras temporadas NO se notó, ¿por qué? Porque cuando supieron que se acababa el 'Pacto de Caballeros', TODOS se pusieron las pilas renovando con contratos multianuales a sus jugadores y activos más valiosos. Con contratos firmados, NO habría problema, los activos estaban blindados

El problema les explotó en la cara en los últimos meses, cuando los contratos avanzaron en tiempo y era necesario buscar renovarlos. Los clubes se encontraron con una constante: sus mejores jugadores empezaron sistemáticamente a negarse a renovar, empezaron a pedir fortunas para hacerlo. El mejor ejemplo de ello son los temas de Luis Romo, Orbelín Pineda, Alexis Vega, Yoshimar Yotún y tantos otros. El destino los había alcanzado. 

AGENTES MILLONARIOS

 Cuando comenzaron las noticias de que tal o cual jugador no había sido renovado y se iría gratis a otro equipo, de inmediato aparecieron los señalamientos de la prensa y los aficionados: ¡es que tal o cual directivo es un burro, dejó ir al jugador gratis! ¿De verdad eran tan brutos los directivos para NO poder convencer a los jugadores para renovar contrato? Y aunque seguramente hay y habrá casos que, si es así, en la mayoría de ellos hay historias y negocios millonarios, chantajes ocultos detrás de una NO renovación del jugador. 

Quién lo hubiera dicho, con la nueva legislación de Doña FIFA, se esperaba que fueran los jugadores los grandes beneficiados y en parte así ha sido, pero los que más se han aprovechado para sí mismos del estatuto de FIFA son los agentes de jugadores, cuya mayoría, con una ambición desmedida, han sido los ganones de los nuevos tiempos. 

Los agentes NO meten un gol, ni los exhiben en redes bebiendo vodka de tamarindo, nadie les mienta la madre en el estadio porque muchos aficionados e incluso colegas NO los conocen, pero algunos de ellos se están ganando inmensas fortunas. 

Con la nueva legislación y sin meter un peso los ha convertido en una especie de 'dueños' de los jugadores. Cuando el jugador está por vencer su contrato, ellos, los agentes, convierten al jugador en su rehén. 

Son los agentes quienes a su conveniencia deciden si renuevan o no al jugador con el equipo que les dio la vitrina, que los mantuvo. Si al bolsillo del agente les conviene renovarán, si no se irán con SU jugador a otros clubes, tal como cual dicen que se marchan las empleadas domésticas sin lealtad alguna y sin avisar.

AMBICIÓN EXTREMA 

El ejemplo internacional más grotesco es el del agente Mino Raiola con la trasferencia de Paul Pogba de la Juventus al Manchester United. ¿Sabe cuánto le costó al ManU el jugador francés? ¡104 millones de euros! 

Raiola, el agente, se llevó una comisión de 25 por ciento, es decir, ¡27 millones de euros! Pero eso no es todo, también firmó por una comisión del sueldo del jugador mientras esté con los ingleses, que le permitió ganar 19 millones de euros más. En total ¡46 millones de euros! Esto es absurdo y grotesco.

La FIFA y su torpe legislación ha provocado que aparezcan los Raiola región IV. Antes, el agente del jugador tenía un tope de 10% como porcentaje de una venta, luego les permitió que fueran también intermediarios, así que ahora pueden cobrar al club vendedor, al comprador y al jugador escamotearle parte de su salario. Por supuesto que NO es justo, pero sí legal para Doña FIFA, que ya trabaja para finalmente regular lo que hizo con las patas. 

AGENTE 'REGIÓN IV' 

Ejecutivos que estuvieron cercanos a la negociación de Romo, de Cruz Azul a Monterrey, nos aseguran que el agente Alfredo Rosales habría exigido a dirigentes de la cementera 1.5 millones de dólares para él como comisión para 'convencer' a Luis Romo para renovar con el equipo de Juan Reynoso por algunos años y no se quedara libre en diciembre de 2022. 

Si eso sucedió tal como nos lo aseguran varias fuentes, el asunto, quizá legal, es sin duda muy poco ético y profesional. ¿Sabría Luis Romo algo de esa jugosísima comisión que exigía su gente? ¿también hubiera salpicado al jugador o iba a negociar en lo oscurito? Es urgente que TODAS las negociaciones se transparenten, la industria del futbol en México pasa por su peor momento económico y estas negociaciones ventajistas lo ponen en grave riesgo. 

El riesgo de las negociaciones de jugadores de los nuevos tiempos hará cada vez más desequilibrada la Liga. Los ricos y poderosos se harán de los mejores jugadores, y sin pagarles nada les quitarán los jugadores a los clubes más pobres. Sólo les basta ofrecer un gran sueldo y esperar pacientemente a que termine el contrato para que ellos solitos lleguen a beber agua a su molino. 

Sus clubes de origen, los que los pusieron en la vitrina, NO tienen el dinero para igualar los sueldos que ofrecen los ricos. Ojo, esto sólo aplica para las figuras, los jugadores de medio pelo no tienen ese problema, son desechables e intercambiables, como su calidad es poca, no pueden exigir mucho, con tener trabajo bien pagado se dan por bien servidos. 

CARTERA MATA CARITA 

Un ejemplo de ello es el caso de Alexis Vega. Al delantero, Chivas le ofreció ganar casi el doble de su sueldo para renovar y no se venza su contrato en diciembre de 2022 y se vaya gratis. Si lo escuchamos así, claro que es atractivo. Sin embargo, Rayados le puso sobre la mesa un sueldo cuatro veces más de lo que actualmente gana con los tapatíos y también una cláusula de facilidades si es requerido en el extranjero.

¿Cómo compites contra eso? Sólo ofertando lo mismo que los regios, de otra manera será muy difícil renovarlo, lo más probable es que se vaya libre en diciembre. Y no empecemos con eso de que falta amor a la camiseta, porque eso existió en los tiempos de la tele en blanco y negro. Y no los culpo, seamos sinceros si hoy a usted o a mí nos ofrecen cuatro veces el salario que ganamos, seguramente cambiaremos de chamba ¿o no? 

¿USTED SE LA JUGARÍA? 

Supongamos que el club de origen hace un enorme esfuerzo económico, iguala la oferta del equipo rico y renueva al jugador. Aparece entonces otra clase de problemas enormes: ¿Usted como dueño del equipo renovaría por cuatro años, garantizándole un sueldo millonario a un buen jugador, pero al que le gusta la fiesta?

Si TODOS los jugadores fueran profesionales al 100% no habría problemas, pero sabemos que, lamentablemente, NO es así. Hay jugadores comodinos, hay quien 'tiende camas' si el técnico los aprieta o les cae mal, hay quien se la pasa de fiesta, hay 'centaveros' cuyo único compromiso es con el dinero, no con los que le proporcionan el sustento de su familia.

En la próxima entrega seguiremos abordando este tema de jugadores vivales y de otras vertientes. Este tema tiene muchas interrogantes: ¿Por qué este modelo de negociación 'funciona' en Europa y aquí no? ¿Por qué es un mito la existencia del jugador 'libre'? ¿Cuál es el nuevo modelo de negocio que deben de implantar los equipos que NO son millonarios para sobrevivir y cuidar sus activos? ¿Cómo se pasó del pago de transferencia al 'bono por firmar'? ¿Cómo opera este bono y a quién beneficia? ¿Cómo se deprecia el costo del jugador con los nuevos contratos? ¿El futbol y la Liga están en riesgo de caer en un precipicio financiero?

De esto y más les estaré contando en la próxima entrega, por hoy se me agotó el espacio. 

“Todo está en equilibrio. Siempre hay un precio: Por cada regalo, hay una sustracción y por cada éxito, un sacrificio”, Martin Olson

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: ORBELÍN PINEDA SOBRE CRUZ AZUL: ’DEJÉ UNA ESTRELLA, NO TENGO DEUDA CON NADIE’