opinion.ignacio-suarez.ambriz-y-leon-en-tiempos-de-resurreccion
Opinión

Ignacio Suárez

El Fantasma ha recorrido el mundo del deporte a través de 6 Mundiales, 10 Copas América y 5 JO. Aportará a RÉCORD su conocimiento y exclusivas.

Ambriz y León, en tiempos de resurrección

2019-04-24 | Ignacio Suárez
Comparte en:

El año pasado parecía el del apocalipsis para el equipo de la tierra donde decía José Alfredo que la vida no valía nada. Por principio de cuentas, el ayuntamiento de León perdió por soberbia y graves errores de administraciones pasadas, la propiedad del Estadio Nou Camp, que por decisión de la Suprema Corte de Justicia pasó a poder de Roberto Zermeño y su socio.

El León se quedaba, momentánea y legalmente, sin guarida como titulé en una columna en aquel tiempo. Llegó el momento de reacomodar las prioridades y adelantar los proyectos. Para evitar la lluvia de críticas y descalificaciones por relaciones gobierno-equipo, como sucedió en Pachuca, se optó por descartar la figura de un comodato con las autoridades del estado y, en su lugar, el grupo decidió comprar el terreno para la construcción de su nueva guarida, algo que NO estaba en su presupuesto original.

Por ello es que muchos pensamos que el proyecto de la nueva guarida si bien NO sería modesto, tendría que sufrir readecuaciones a la baja. Sin embargo, NO fue así. La presentación del nuevo estadio fue espectacular: centro comercial, hotel, palcos que servirían a la vez de oficinas para las empresas, otra universidad del futbol, entre otras muchas cosas. Hasta los detractores del grupo tuvieron que hacer mutis ante la magnitud del proyecto presentado que contempla una inversión privada de al menos dos mil 500 millones de pesos.

Hasta aquí casi todo lucía ¡de maravilla! (léase con el tono de mi querido Raúl Orvañanos) pero ese “CASI” era fundamental; el equipo era un desastre. 'El Chavo' Díaz, había resultado eso precisamente, muy 'chavo' para este proyecto, aunque dicho sea de paso, no tenía mucho 'parque' en calidad. Sin embargo, no era para andar dando lástima, pues en nueve juegos del Clausura 2018 sólo se habían ganado esos mismos puntos, nueve. No había dudas, Jesús Martínez Murguía se había equivocado.

Se anunció entonces la llegada de Nacho Ambriz… el remedio parecía mucho peor que la enfermedad. En las redes sociales los aficionados tomaron como 'piñata' al joven presidente y contra el grupo. La página daleLeon.mx recolectó una serie de tuits que retratan el enorme enojo que existía en los aficionados, leer algunos hoy resulta hasta divertido. 

Jesús Robles posteó en Twitter: “Lo barato sale caro @jmartinez_leon… ya basta de refuerzos baratos y técnicos baratos!! La afición merece un mejor equipo! Un estilo ratonero y resultadista como el de Ambriz no representa el ADN de un equipo como León!! por favor…

La publicación de Jesús Robles

Por su parte, Luis Raúl dejó claro que no necesitaban un estadio: “@jmartinez-Leon cada vez hacen más mierda el escudo, mejor hubieran salido a decir: cabrones no hay lana porque vamos a invertir en el estadio se queda el pendejo de Díaz y listo no pasaba nada, pero esta pendejada de Nacho Ambriz prefiero que jueguen en la deportiva”.

El mensaje que dejó Luis Raúl

Otro aficionado de nombre René Guzmán tuiteó: “Vámonos todos al carajo, no sé en qué chingados están pensando, Ambriz? ¡¡Dios mío!! Si saben bien lo que tiene que hacer y parece que el tema es elegir la opción que más joda a la afición… Adiós, me cambio al Atlas, allá por lo menos están jodidos, pero es su naturaleza”. No sabemos qué haya sucedido en realidad con René y su muy radical decisión, pero de que estaba enojado, vaya que lo estaba.

René fue otro de los que cuestionó la llegada de Ambriz

Pero las severas críticas parecieron premoniciones. Ambriz se presentó en la fecha 10 jugando de local ante Lobos BUAP, uno de los peores equipos de la Liga y perdió 1-0. Jugó cuatro partidos de local ¿saben cuántos ganó? ¡Ninguno! ¡Perdió TODOS!: 1-2 con Morelia, 0-4 con Puebla y 0-1 con Chivas, equipos que ni siquiera calificaron. Sólo ganó nueve puntos de 24 posibles, terminando en el lugar 14 de la tabla general.

Por si algo peor faltara, vino el pleito del jugador insignia, el de los récords, el gran goleador, el mejor jugador que ha tenido León en las últimas décadas: Mauro Boselli. En lo futbolístico nada qué reclamar al delantero argentino, pero así como acumuló aplausos, su colección y fama de jugador 'grillo' y de 'tiende-camas' con los técnicos, era igual de grande.

A sus 33 años, el argentino peleaba su última renovación y gran contrato. En los últimos cuatro años, se le había aumentado el sueldo. Ganaba lo que ningún otro jugador en la historia del Grupo Pachuca había ganado jamás. “Sin duda ganó todo, pero a veces se sentía que era dueño del club. Al final se arrepintió del pleito con la directiva y quería quedarse. Habló con algunos para que lo bancáramos con el presi y reconsiderara y ¿sabes que pasó? Nada. Nadie de ellos movió un dedo. Por algo sería ¿o no?”, me confesó uno de los jugadores consultado sobre esa salida.

Mantener esa decisión de NO ceder al chantaje de Mauro fue casi como jugarse una “ruleta rusa”. Las posibilidades de que el joven Martínez Murguía saliera victorioso de esa decisión parecían nulas. Sin embargo, esa dolorosa, pero firme decisión, fue clave. Fue el manotazo sobre la mesa que sacudió a los que se quedaron en el grupo y a los que llegaron. Si el jugador emblema se fue por no respetar las normas y las formas, se podía ir cualquiera. Justo ahí y quizá sin saberlo, se graduó de directivo.

Una de las críticas por la salida de Boselli

Ese fue el mensaje y fue lo suficientemente fuerte que hasta Luis Montes, otra de las “vacas sagradas”, se puso en la mejor forma física en años bajando seis kilos y tomando el gafete de capitán. Nos aseguran que Jesús Martínez Murguía habló en corto con algunos de ellos.

Pocos lo saben, pero el presidente del equipo tenía gran talento como enganche o como un '8', que no era por nepotismo, sino por cualidades. En el equipo de la Segunda División de los Tuzos, 'Chuchito', como le decían, era titular en esa mediacancha, que formaba junto al 'Chapo' Montes, Edy Brambila. En ese equipo estaba Rodolfo Cota, era el arquero, Paul Aguilar y Gerardo Rodríguez integraban la defensa e incluían ocasionalmente al 'Gullit' Peña. Con ellos compartió vestidor, cuartos de hotel donde se quedaban de seis o más por habitación y largos viajes en camión para ir a jugar.

Si 'Chuchito' NO llegó a la Primera División, como la mayoría de aquel equipo, NO fue por falta de cualidades, sino porque en aquel momento la disciplina no era lo suyo y su padre le dijo: “Si no tomas el futbol en serio NO puedes seguir”, y lo encaminó a los negocios. Fue una muy dura lección que fue aprendida y que ahora le tocaría a él poner en práctica. No se necesitaba ser adivino para saber que en la zona donde NO podía haber fallas era en el ataque. Si NO llegaban los goles, el recuerdo de Boselli los aplastaría, aunque en Brasil el delantero NO se olvidó de cobrar muy bien, pero sí de anotar. 

Con Ambriz no habían tenido resultados, pero aun así logró un gran vestidor, por ello se la jugaron con él. Junto con el técnico voltearon a ver a Ángel Mena, al que les habían ofrecido dos años antes y Cruz Azul les había ganado con dinero, pero el ecuatoriano también era buscado por el Toluca, Suinaga lo quería como reemplazo de Uribe. El delantero estaba libre, se había quedado sin contrato y Robin Álvarez, el encargado de renovarlo, no había sido muy convincente, ni estaba muy convencido de él y lo dejó ir, el delantero cumplió entonces la palabra empeñada a los leoneses.

JJ Macías estaba en una lista que había entregado Ambriz como posible refuerzo, pues lo había seguido en Selecciones Menores y sabía que había tenido problemas con Cardozo e Higuera. Por tres millones de pesos de préstamo por una temporada y una opción de casi 15 millones de dólares, llegó al equipo.

A Joel Campbell, a quien La Volpe descubrió en Costa Rica, lo había querido su padre para Pachuca un año antes. Cinco millones de euros pidió el Arsenal de Inglaterra para dejarlo libre, pero se atravesó un promotor y terminó en la serie A en el modesto Frosinone, donde no tenía mucha participación porque luchaba por el descenso. Ahora el hijo fue por él y por sólo 600 mil euros lo consiguió a préstamo por año y medio y con una opción a compra por 3 mde.

Lo de Sambueza fue tema aparte. Había muchas historias alrededor suyo, no era un jugador barato y tenía 35 años. Pero Ambriz lo conocía bien de América, sabía que, aunque complicado, era un ganador y un buen líder de vestuario y apostó por él. Sin duda la más arriesgada. Con dinero y dando a Leo López a préstamo con opción a compra, fue como se llevó a cabo la operación. Si López NO se queda con los rojos, regresará al León y éstos tendrán que poner un buen dinero extra al Toluca o algún otro jugador.

Las altas y bajas de León para este torneo

El inicio del torneo fue muy malo, empezó empatando con Tigres, pero perdió en casa con Alebrijes en la Copa, para emparejar con Rayados en Monterrey e ir a visitar a Xolos donde cayó 1-0 aquel 20 de enero de 2019, fecha de su última derrota. A partir de entonces llegó la resurrección de Ambriz y el León.

Una a una se fueron sumando victorias en fila: Querétaro, Cruz Azul, América, Toluca, Pumas, Santos, Lobos, Veracruz, Monarcas, Necaxa, Puebla y Atlas para sumar ¡12 en total! En una gesta histórica, rompiendo el récord que tenía el Cruz Azul de la 71-72 en la era profesional. Y no sólo eso, sino siendo líder en casi todos los departamentos importantes. 

Estoy cierto que una gesta de este tamaño, por lo complicado de los tiempos, los calendarios y la forma de competencia NO la volverá a atestiguar y quizá ni mis hijos. Pasarán muchas décadas para que algo similar vuelva a ocurrir. Por supuesto que esta impresionante marca todos la cambiarían por un título, ese NO es el tema. El asunto es que este grupo, este técnico, esta directiva han quedado marcados, han dejado un legado, una huella profunda. El hijo ya logró algo que su padre quizá NO logre jamás.

Si usted es detractor de relatos de éxito y a esta racha le llama “casualidad”, suerte, puede así hacerlo y pensarlo. Sólo le digo que a pesar de ello la historia registrará a este León como aquel equipo que ganó más juegos consecutivos que nadie y eso nadie se los quitará, ni siquiera el NO ser campeón. Hoy el León es como lo pintan, está al alza, como seguro también ya lo están los palcos del nuevo estadio que se pondrán a la venta en esta nueva e inesperada era de la 'leonmanía'.

¿Alcanzará esa gran meta? NO lo sé, por hoy de lo que estoy cierto es que León, Ambriz y Martínez Murguía 'resucitaron'... no sé si llegarán al 'cielo' futbolístico… pero están en ese camino. Habrá que sortear todavía a los demonios de la Liguilla, que querrán hacerlos caer en pecado.

“No hay atajos a cualquier lugar al que merezca la pena ir“, Beverly Sills.