opinion.ignacio-suarez.la-invasion-cantidad-sin-calidad
Opinión

Ignacio Suárez

El Fantasma ha recorrido el mundo del deporte a través de 6 Mundiales, 10 Copas América y 5 JO. Aportará a RÉCORD su conocimiento y exclusivas.

La invasión; cantidad sin calidad

2021-10-27 | Ignacio Suárez
Comparte en:

En el Clausura 2016, los entonces directivos de la Liga MX utilizaron como coartada para justificar la no reducción de extranjeros que con la llegada de jugadores se estaba incrementando el nivel de la liga, que está habiendo más espectáculo y que al igual que todo mundo se está globalizando para todos los equipos.  

Todos sabíamos que era una vil patraña. No buscaban mejorar el espectáculo, daba la impresión de que la decisión era mantener activo el negocio para una mayoría. Hacer negocios con el jugador nacional que proviene de Fuerzas Básicas no es muy redituable para el director deportivo, el presidente en turno, o incluso el entrenador en turno. Y si lo hubiera, el margen de utilidad no sería significativa. En cambio, la posibilidad de recibir enormes comisiones y porcentajes por sobreprecio por autorizar las compras crece exponencialmente cuando el jugador viene de otro país, no importa de cual provenga, ni de la calidad del jugador.   

PAGOS 'EN ESPECIE'

Con los jugadores extranjeros siempre se podrá encontrar la manera de triangular las operaciones para cobrar comisiones y repartir las ganancias en cada compraventa, no importa si el jugador viene 'libre' y sin contrato, los representantes, promotores en contubernio con dirigentes siempre encontrarán la manera de cobrar esa 'libertad' ficticia y hacer negocio. 

El tema de Uriel Pérez, Pedro Aldave, Bragarnik y socios que les he venido relatando y del cual seguiré exponiendo tan pronto existan novedades legales al respecto, ha dejado evidencias contundentes del modo de operar de los representantes y cómo pagar las comisiones a dirigentes. Se han detectado innumerables pagos 'en especie'.  

Es decir, en lugar de dar dinero que pudiera detectarse en transferencias bancarias, las comisiones a dirigentes o entrenadores se empezaron a pagar con 'regalos', lo mismo con automóviles de alta gama, de las marcas Audi, Mercedes Benz, BMW, e incluso dando casas o departamentos tanto en México o el extranjero, que eran comprados por algunas empresas de los representantes, mismas que luego dadas en posesión y pago a dirigentes, con quien signaban contratos privados para tratar de no dejar rastro, pero muchas ya han sido detectadas y serían dadas a conocer por la fiscalía argentina. ¿Cómo las detectaron? Nos dicen que no fue tan difícil, simplemente siguiendo los rastros, viendo quién ocupaba los inmuebles o los autos que esas empresas de los promotores habían comprado.  

No es un secreto que ese modus operandi se haya hecho una constante en el futbol mexicano desde hace algunos años. Son muy pocos los dueños de equipos que están involucrados 100 por ciento en las operaciones y administración del equipo como es el Grupo Pachuca, Orlegi y Xolos, y aun así a estas instituciones les han metido algunos goles en las operaciones.  

SIN CANDADOS  

Mientras esto NO se puede controlar, como evidentemente NO lo está. Entre más jugadores extranjeros tenga una liga más atractiva será el negocio para algunos, pues en cada extranjero hay posibilidad de negocio. En este caso NO es cuestión de incrementar el nivel de la liga, la competitividad y otras patrañas. NO hay filtros, no hay candados de ningún tipo que certifique la posible calidad del jugador extranjero que llegue al país.  

Por ejemplo, en la Liga Premier NO puede jugar cualquier extranjero, así como así. La propia liga impone candados para tener una especie de control de calidad. Para que un extranjero llegue a su liga o alguna del ascenso, el jugador tiene que cumplir con determinado puntaje. 

¿Cómo se otorgan estos puntos? Estos se concederán al jugador por haber jugado partidos con su selección nacional y con las categorías inferiores de la misma, por la calidad del equipo vendedor, basándose en la liga en la que esté, su posición y su progreso en competiciones continentales, y, como tercer criterio, los partidos jugados con el club.  

Y NO nos confundamos, NO se trata de un nacionalismo mal entendido. El jugador mexicano DEBE ganarse su lugar en la cancha y no a través de un acta de nacimiento. Para jugar en la Primera División debe demostrar ser mejor que su paisano o que el extranjero y lo debe demostrar de manera puntual cada día, cada juego, cada entrenamiento. Es el precio del éxito.  

SIN PISO PAREJO 

Donde NO está el piso parejo en esa competencia natural entre el jugador mexicano contra el extranjero está en el número de oportunidades que recibe uno y el otro. Al jugador extranjero, en su mayoría se le brindan 10 oportunidades más por cada oportunidad que tiene el joven mexicano. 

¿Por qué sucede esto? No es difícil de explicar. El jugador extranjero tuvo un costo por llegar, lo mismo a préstamo que en venta. El directivo o el entrenador DEBE justificar ese gasto con el dueño del equipo. ¿Cómo lo justifican? Dándole minutos, continuidad y juegos más allá de un mal rendimiento. La coartada de que como viene de fuera y necesita tiempo de adaptación, si el jugador no está funcionando o es un petardo, siempre será válida. 

Esto no sucede con el joven mexicano si desaprovecha la oportunidad o los pocos minutos que le dan. Si en ese juego el chico nacional no rinde, adiós, se puede ir por una eternidad a la banca sin que nadie diga nada. El entrenador no tiene que justificar nada, en la mayoría de los casos los dueños no conocen a sus jugadores jóvenes. No saben que talento tienen o si merecen o no más minutos y continuidad. Con que le digan que el jovencito todavía está 'verde' es suficiente. Además, como en teoría es 'gratis' porque viene de Fuerzas Básicas, el propietario no siente que le están robando dinero de la cartera, si el chico la rompe será maravilloso, si no, nada pasará.  

Esta es la enorme diferencia que existe entre los jugadores nacionales y extranjeros. Y si nos vamos al tema de los técnicos es muy similar, la paciencia, las condiciones para brindar una oportunidad no son las mismas. En Pachuca, pueden gastar fortunas en jugadores trayendo técnicos como Pezzolano, al que se cansan de aguantar y aguantar a pesar de los malos resultados. Me hubiera gustado que hubieran tenido la misma paciencia con Gabriel Caballero, que nació técnico en las entrañas tuzas, por ejemplo.  

SIN CALIDAD 

No siempre comulgo con quienes afirman que todo el tiempo pasado fue mejor, porque no necesariamente es así. Creo que es el hombre y sus circunstancias lo que define cada época con sus ventajas y sus desventajas. Siempre habrá cosas mejores en el pasado y siempre cosas mucho mejores en los tiempos actuales. En lo que sí coincido es en esa máxima que dice: “a mayor cantidad, menor calidad”, por lo menos, para mí, esto aplica en términos futbolísticos. Un Mundial con 32 selecciones es una infamia globalizada, pero infamia en cuanto a calidad, y jugar con nueve extranjeros en la Liga MX también lo es. 

En días pasados me puse a hacer un ejercicio al respecto de los extranjeros que militan en nuestra liga. La suma total de jugadores extranjeros registrados esta temporada es de 164. De los 17 equipos que utilizan jugadores extranjeros 13 equipos ocuparon sus 10 registros: América, Toluca, Tigres, León, Cruz Azul, Santos, Pachuca, Puebla, Necaxa, Atlético de San Luis, Juárez, Querétaro y Xolos. Dos equipos registraron nueve: Atlas y Rayados, aunque Funes Mori comenzó el torneo como extranjero ya que aún no tenía su carta de naturalización. Con ocho jugadores extranjeros registrados solo están Mazatlán y Pumas. 

¿Cuántos de esos 164 jugadores merecen estar en la liga? ¿Cuántos de esos 164 son auténticos petardos? ¿Cuántos se podrían ir hoy y nadie se daría cuenta? ¿Cuántos de esos 164 usted conoce o identifica? ¿De cuántos de esos 164 usted compraría una camiseta para regalar a alguien? 

ELIJA SOLO 5  

En otros tiempos uno podía recitar de memoria los jugadores extranjeros de al menos de 10 equipos. Hoy no creo que lo haga de 7.  Pensé en un mundo feliz, y que de pronto TODOS los equipos que juegan con extranjeros debían reducir a solo cinco sus registros. ¿A quién elegiría? ¿Qué tanto afectaría a un equipo prescinidir de cinco o cuatro extranjeros?  Me puse a elegir a cinco de cada equipo y créame que no me costó NINGÚN trabajo eliminarlos. Es más, me costó más trabajo quedarme con cinco en lugar de tres o dos con jugadores de Pumas o de Xolos.  

Este servidor hizo el recuento en 'negritas' de los cinco jugadores extranjeros con los que me quedaría de cada equipo. Apreciable lector, lo invito a que usted elija a sus cinco y seguramente coincidirá que no le costara mucho trabajo borrar a cinco o cuatro de la lista ¿Acepta el reto?   

¿COINCIDIMOS? 

¿Verdad que no fue tan difícil? ¿Verdad que fue más complicado elegir a cinco con algunos equipos porque cuando mucho se quedaba con dos? Si a usted le pasó lo mismo, habrá coincidido que tenemos un 50 por ciento de jugadores cascajo en nuestra liga. Son de menos, y sin vernos exigentes 85 jugadores a los que nadie extrañaría, que poco o nada aportan al aficionado, a la liga, al espectáculo. 

¿Dónde demonios está esa maravillosa Liga MX que nos quieren vender? Hoy en día el aficionado gracias a la televisión y a comparar con otras ligas se ha vuelto más exigente. Los ratings de Doña Tele han bajado de manera impresionante. Hoy se hace fiesta por una audiencia de 12 millones de personas en un Clásico América-Guadalajara transmitido en ambas cadenas, cuando hace unos años apenas el Clásico sumaba más de 20 millones de espectadores. 

La industria del futbol, como casi todas, están pasando aceite, no viven sus mejores momentos en lo económico, ni en lo deportivo tampoco. Pero si se quiere volver a echar andar la maquinaria el camino no es inventar más torneos, más juegos, más interligas. Se necesita mejorar el nivel de los juegos que se tienen.  

Todos los excesos son malos. Tenemos excesos de juegos, tenemos exceso de equipos calificados a Liguilla, tenemos exceso de jugadores extranjeros petardos. Si en verdad la liga quiere reinventarse necesita autocritica para corregir los errores en lugar de maquillar las cifras para hacer creer que todo está bien, que el presente y el futuro es maravilloso. ¿Quieren mejorar el negocio? Pues empiecen terminando el negocio de solo algunos con la masiva contratación de extranjeros. Produzcan talento propio, es más barato, más rentable y da identidad. Que los que vengan sean mucho mejores a lo que tengan en casa, y si es igual ocupen el talento nacional.  

Hoy tenemos mucha cantidad, pero poca, muy poca calidad ¿O usted qué piensa?  

“A tus clientes dales calidad, no cantidad. Ese es el mejor tipo de publicidad”. Milton Hersey. 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: AFICIÓN DE RAYADOS DUERME AFUERA DEL BBVA POR BOLETOS PARA LA FINAL CONTRA AMÉRICA.