opinion.ignacio-suarez.repechaje-cuando-el-dinero-lo-es-todo
Opinión

Ignacio Suárez

El Fantasma ha recorrido el mundo del deporte a través de 6 Mundiales, 10 Copas América y 5 JO. Aportará a RÉCORD su conocimiento y exclusivas.

Repechaje: cuando el dinero lo es todo

2021-11-03 | Ignacio Suárez
Comparte en:

La próxima semana dará comienzo el 'recalentado' del 'recalentado', cual sobras del pavo o del bacalao en los primeros días de enero. Algo así es el llamado repechaje, que no es otra cosa que la reclasificación de la reclasificación de la Liga MX

Y como las tortas de bacalao de un 5 de enero, sin duda habrá algún 'recalentado' bueno, otro regular y algunos de plano muy malos que provocarán dolor de estómago porque estarán echados a perder. ¿Emocionante? Quizá sí, para algunos a los que les gusta sacar pompones, pero también lo será acaso para el aficionado al que durante meses y semana a semana le obligaron a consumir juegos miserables y al que ahora esperan exprimir al recalentar el bolillo del repechaje bajo el argumento de que ahora sí viene lo bueno. 

EL PEOR EN MEDIO SIGLO 

Un torneo en donde de 18 equipos solo quedan eliminados seis es un inmenso monumento a la mediocridad. El dato que publicó en su cuenta de Twitter mi querido maestro de las estadísticas Ricardo Salazar es devastador para los defensores de este sistema de competencia. “A falta de 12 partidos (contando Fecha 17 y pendientes) se necesitan 58 goles (4.8 por juego), para NO registrar el PEOR PROMEDIO de gol en torneos cortos y 52 para no serlo en medio siglo. 

Este dato contundente por sí mismo tiene una lógica futbolística. Es un torneo donde durante 17 semanas puedes jugar basura y a pesar de ello tienes posibilidades de ser Campeón, porque el 80 por ciento de los equipos NO son eliminados por reglamento y abre las puertas del conformismo extremo. Es mucho más 'difícil' NO calificar siquiera al repechaje que hacerlo. Tienes que estar entre los reyes de la mediocridad para no lograr seguir 'vivo'. 

A eso habrá que sumarle la infamia del NO descenso que mata el espíritu del deporte, que premia al que hace bien las cosas y castiga al que las hace mal. Un sistema que anula la competencia, que castiga la constancia y premia la medianía. El que jugó bien o regular 17 semanas, en un mal día puede quedar eliminado por un 'gorrón' que sin tener merecimientos se coló a la fiesta. A eso los periodistas domesticados le llaman “emocionante”. 

MULTA QUE NO DUELE 

En este sistema de competencia no se juega prácticamente nada y se nota. A los jugadores de los equipos que están en riesgo de pagar multa por quedar entre los tres últimos del porcentaje les vale un cacahuate estar en esa zona. Ellos, de su bolsillo NO pagarán la multa, será el dueño el que lo haga para seguir 'compitiendo' como si nada la próxima temporada. 

Muy diferente era para los jugadores de equipos en apuros cuando existía el descenso, pues esto afectaba de manera directa y brutal el patrimonio familiar. De ganar 200 mil pesos en el Máximo Circuito, descender de categoría significaba ganar 50 mil o menos. De tener para pagar escuelas privadas para sus hijos, se pasaría a las escuelas públicas, no habría dinero para pagar las mensualidades de los autos de lujo, ni rentar departamentos o casas en zonas exclusivas. 

Eso precisamente significaba descender o mantenerse en el Máximo Circuito, por eso los equipos en problemas se jugaban la vida en cada juego por evitarlo. Hoy eso les vale madre, no hay castigo y si lo hay, no le afectará a la mayoría. Con ser medianos les bastará para seguir cobrando como reyes la próxima temporada.   

La Liguilla fue creada para generar dinero extra para los clubes, y a pesar de la injusticia deportiva la afición se acostumbró y comenzó a disfrutarlas por las emociones que generaban. 'Gracias' a este sistema de Liguilla NO ganan los mismos equipos de siempre como ocurre en España, Inglaterra, Italia o Alemania, donde se corona el que hace más puntos.  

¿GANAN LOS DE SIEMPRE?  

Volver a ese sistema de puntos en la liga mexicana volvería aún más aburrido el torneo, asegura una mayoría. De hecho, así lo pensaba yo también. Me imaginé que entonces Rayados, Tigres, América y Cruz Azul acapararían los títulos año con año. Sin embargo, un dato que publicó la consultora @statiskicks en su cuenta de Twitter me llamó poderosamente la atención. ¿Sabe cuántos equipos hubieran obtenido el título si se compitiera por puntos en el futbol mexicano del año 2000 a la fecha? Habríamos tenido ¡11 campeones diferentes!.

El tuit de @statiskikcks es revelador. “Si la Liga MX tuviera formato de temporada larga, los campeonatos desde el 2000-2001 se distribuirían así: 5 para Cruz Azul, 3 para Toluca, 2 para León, Monterrey, América y Santos. Con un solo título estarían Tigres, Xolos, Pachuca, Morelia y Pumas. ¿No le sorprendió el dato? A mí sí. Pensé que encontraría cinco o seis equipos solamente, no 11. Eso de que ganarían los de siempre NO sería tan así. 

Es indudable que el sistema de competencia de la Liguilla NO cambiará, eso es una utopía. Este sistema es del gusto del aficionado y arroja beneficios económicos tanto para los clubes como para Doña Tele, que es la que manda. Sin embargo, todos los excesos son malos, y el repechaje es un enorme exceso que evidentemente está dañando la competencia a la liga y su credibilidad.  

“Ya éramos muchos y parió la abuela” es un dicho popular mexicano que retrata perfectamente el actual sistema de competencia de nuestra liga. Las preguntas aquí son; ¿Por qué se reinstauró el repechaje en la Liga MX?  

DOÑA TELE AL RESCATE 

El tema surgió de esas mentes brillantes de algunos dueños de 'El club de Toby' y era entendible. La pandemia los obligó a tratar de reinventarse para generar nuevos ingresos. La industria del futbol mexicano corrió riesgos de quiebra enormes. Con un torneo suspendido en la fecha 10, sin ingresos por derechos de televisión que legalmente estarían impedidos de cobrar por la suspensión del torneo, con estadios cerrados, los equipos siguieron pagando las nóminas del primer equipo, Fuerzas Básicas, Femenil, administración. Fue terriblemente complicado para todos, incluso para los más ricos, para los que tienen grandes empresas respaldando. 

La única manera que tenían para evitar la quiebra de muchos era reactivar el campeonato, aún sin los ingresos de taquilla ante el impedimento de jugar con el púbico en las tribunas. Si no se jugaban partidos, no se reactivaba la liga, por lógica Doña Tele no tendría partidos por transmitir, pero tampoco NINGUNA obligación legal para pagar los derechos de transmisión que mes con mes deposita religiosamente a los equipos. El dinero de Doña Tele era vital para al menos seguir operando.   

COLAPSO INMINENTE 

Era de elemental y legal lógica: SI NO hay juegos no habría pagos, así de simple. El riesgo de colapso financiero para los equipos era enorme, los pagos de derechos de televisión significan entre el 80 y 60 por ciento de los ingresos de los equipos, si no es que más, el resto es publicidad incide también de la mano de las transmisiones: el anunciante patrocina para que se vea su producto en los medios. Sin esos ingresos, estarían muertos financieramente hablando, no aguantarían mucho tiempo así.  

Entre juegos del calendario normal y la Liguilla completa del torneo suspendido, Doña Tele (Fox Sports, Azteca, Televisa, ESPN) dejaron de transmitir al menos 77 juegos antes de que reiniciara el nuevo torneo. Recordemos que los contratos de derechos de televisión de los equipos están firmados de forma anual por temporadas. Todos los juegos están incluidos en los contratos, así un equipo llegue a ser Campeón o no califique, legalmente y por contrato Doña Tele es dueña de los derechos hasta de los partidos amistosos.  

Lo más legal, lógico y normal era que se renegociara entre Doña Tele y los equipos, que se descontara de manera proporcional los partidos que fueron suspendidos: “chivo brincado, chivo pagado” diría en mi pueblo. Pero NO todas las televisoras negociaron así, muchos equipos no resistirían esos descuentos.   

NEGOCIACIONES DIFERENTES 

Televisa y Azteca se portaron magnánimos con los equipos a los que transmitían (América, Cruz Azul, Chivas, Pumas, Toluca, Tigres, Necaxa, Puebla, Mazatlán, Juárez y Atlas), con ellos acordaron NO descontar ningún partido, se les pagaría la temporada completa ¿A cambio de qué? Los partidos que no se jugaron y que debían ser transmitidos por estas cadenas se cobrarían después. Los derechos de TV que tenían ya firmados ampliaron su vigencia. 

Fox Sports y ESPN negociaron diferente con sus equipos (Pachuca, León, Santos, Xolos, Rayados, Querétaro y Atlético de San Luis), con la mayoría de ellos se acordó que se mantendría la misma vigencia del contrato de televisión que se tenía firmado, pero que los juegos que se había suspendidos y no transmitidos NO serían pagados. Rayados, Xolos, Querétaro y Grupo Pachuca aceptaron, NO así Santos, que se inconformó legalmente por el descuento de esos juegos.  

ADELANTAR PAGOS 

Después del acuerdo los equipos buscaron encontrar la manera de pagar esos 77 partidos pendientes a Doña Tele para saldar sus cuentas y obtener nuevos ingresos. ¿Y si 'inventamos' un nuevo repechaje para así cada torneo tener cuatro juegos e irles abonando juegos de la deuda que tenían? Fue lo que pensaron y lo pusieron en la mesa. 

Ni todos los equipos, ni todas las televisoras estuvieron de acuerdo con la medida, pero gano 'El club de Toby'. Lo ridículo fue que algunos equipos pretendieron que se les pagaran de manera separada los juegos del 'repechaje'.  

Era un abuso además de un absurdo, en el mundo de la televisión y el deporte los derechos de televisión se firman por temporada, con sus juegos de comodines o sin juegos de comodines. La reclasificación se la habían sacado de la manga, y a querer o no es parte de la temporada, no hay manera legal de que se cobrara de manera adicional algo que ya estaba pactado y firmado. 

Además, sería muy injusto que se pagara por juego, ya que un equipo que venga de la repesca y sea Campeón podría obtener más dinero (un juego más) que alguno de los primeros cuatro de la tabla que jugarían un partido menos.  

AFICIONADO PAGA 

Es entendible que la industria del futbol en México busque alternativas financieras que les permitan sanear sus economías tan castigadas por la pandemia, pero por qué solo a costa de los aficionados, acaso ellos no tienen también muy castigados sus bolsillos por lo mismo. Muchos aficionados perdieron sus empleos, se les redujeron los salarios, perdieron clientela y muchos se están reactivando económicamente también. 

¿Qué obtiene el aficionado con esta medida? ¿Un juego más? ¿Más emociones? Lo único cierto es que, el aficionado tendrá que pagar por un partido más y eso NO se reflejará en una mejora económica de sus bolsillos. Ellos están igual o más castigados que los equipos y NO están obteniendo más que atole con el dedo ¿Por qué ningún incentivo para ellos? La promesa de más emociones es falso y demagógico. En lo personal me parece que se está abusando en exceso de la afición, le están pidiendo mucho a cambio de nada. Le están obligando a consumir mediocridad disfrazada de 'emociones de Liguilla'.   

“La carga cansa, la sobrecarga, mata”, Anónimo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: LIGA MX EXPERIMENTA BAJA EN LA ASISTENCIA A LOS ESTADIOS.