opinion.joshua-maya.a-repartir-queso
Opinión

Joshúa Maya

Uno de los fichajes más recientes de RÉCORD pondrá a prueba su conocimiento para ayudarte a ser un maestro de las apuestas.

A repartir queso

2019-10-07 | Joshúa Maya
Comparte en:

Aaron Rodgers, Aaron Jones y la defensiva de los Packers fueron una vez más a repartir queso al estadio de los Vaqueros, y vaya que les sienta bien el AT&T Stadium.

Rodgers tiene marca de 5-0 en el palacio que construyó Jerry Jones, para los que les gustan las apuestas, 5-0 también con la línea, ahí se sienten como pez en el agua.

Packers y Cowboys venían de derrotas dolorosas que evidenciaron carencias, Green Bay cayó en casa con Eagles, su defensa contra la carrera fue muy endeble, y mal que bien corrigieron al limitar a Elliott a 62 yardas en 12 acarreos.

Su defensiva interceptó tres veces a Presscott. Sí, Dak lanzó para 463 yardas, pero la mayoría de ellas viniendo de atrás en el partido y obligado a avanzar rápido para buscar la remontada.

Dallas fue exhibido la semana pasada en Nueva Orleans ante una buena defensa y contra un buen juego por tierra comandado por Alvin Kamara que nunca detuvieron.

Ante los Packers se vieron peor, Aaron Jones corrió 107 yardas, un promedio de 5.6 por acarreo y cuatro touchdowns. Qué lejos están Leighton Vander-Esch y Jaylon Smith del nivel que mostraron el año pasado.

Lo de Dallas parece evidenciar que sus primeras tres victorias contra equipos de menor calibre eran un espejismo. Lo de Green Bay hace pensar que la derrota ante los Eagles en casa fue más circunstancial que otra cosa.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR LA COLUMNA: JUGADAS DE LA SEMANA

GRUDEN GANÓ SU TAZÓN
Raiders dio la sorpresa en Londres al derrotar a Bears, pero más que la victoria, las formas de jugar son las que podrían indicar que el proyecto de Gruden va por buen camino. Josh Jacobs es un caballo, Derek Carr juega bien con una línea ofensiva que le da tiempo y lo protege, su defensa cada vez luce mejor.

Llegaron las primeras victorias para Kliff Kingsbury y Vic Fangio, uno de 40 años, el otro de 61, con muy distintos caminos para llegar a su puesto, pero ambos por fin dormirán sabiendo lo que es ganar.