opinion.la-parka.la-felicidad-esta-a-la-vuelta-de-la-esquina

RECORDLogoRECORD

Opinión

La Parka

Uno de los ídolos de la lucha libre mexicana está con RÉCORD y te traerá el acontecer y la opinión que necesitas de un experto.

La felicidad está a la vuelta de la esquina

2019-08-17 | LA PARKA
Comparte en:

¡Iuuuuuuu! Llegó mi día favorito de la semana, porque por fin tengo la oportunidad de saludarlos y contarles las andanzas que tuve durante la semana que está por concluir, ya que una de ellas me dejó muchas satisfacciones y me recordó nuevamente la razón por la que me siento tan orgullos de ser luchador.

Resulta que hace unos días tocó manejar al pueblo de Cuapiaxtla, Tlaxcala, para estar presente en una de las funciones que Lucha Libre AAA ofreció por allá. La verdad que en el trayecto iba muy contento, muy relajado, porque es muy  gratificante conocer todos los rincones que forman parte de nuestro país, pero nunca me imaginé que iba a conocer a un par de personas muy especiales, y es aquí en donde empieza mi relato. Mis nuevos amigos se llaman Caro y David, un par de hermanos que están unidos por el difícil estado de salud que vive uno de ellos, pero que de ninguna manera se dejan vencer por la adversidad.

Y es que cuando llegué a la arena, algunos de los organizadores me platicaron que estaba por ahí una morrilla, mi amiga Caro, buscando la oportunidad de que aquí su servilleta le grabara un saludo para su hermanito David. La neta esos batos no se conmueven con cualquier cosa y me llamó la atención que hasta accedieron a darle una acreditación para que pasara a los vestidores a hablar conmigo.

¡Wow! Nunca voy a olvidar con qué entusiasmo hablaba de su hermano, contándome que estaba muy emocionado de saber que me encontraba en Cuapiaxtla a tan sólo unas cuantas cuadras de su casa. Él no podía asistir a la función porque el cáncer que padece lo tiene en cama y constantemente debe recibir una gran cantidad de medicamentos, sueros y transfusiones sanguíneas, así que Caro tenía la ilusión de que le firmara un autógrafo y le mandara un saludo a través de un video. ¡La verdad me conmovió! La escuché y la invité a que disfrutara de la lucha, me acompañó mientras saludaba a los ParkaLibers, como dicen ahora los morros, y cuando terminé sólo me limité a decirle… ¡Vámonos!

Jamás voy a olvidar su cara de sorpresa, de incredulidad, cuando le pedí que me llevara a su casa para pasar un rato con David.

Estaba muy emocionada y yo mucho más, pasé un momento bien machín, escuchando el relato de mi amigo David, quien me decía que estaba tratando de ver la función a través de su celular, justo cuando llegué a su recámara. 

Les repito que fue un momento mágico, y es que estas pequeñas cosas, la convivencia con los amigos, el escuchar a quien nos pide ayuda, es lo que hace que la vida sea más fácil. Háganlo y verán que la felicidad está a la vuelta
de la esquina, o como me pasó a mí, a la vuelta de Cuapiaxtla. ¡Hasta la próxima!