opinion.leonardo-riano.las-dos-caras-de-saul-alvarez
Opinión

Leonardo Riaño

Rudo, carismático y conocedor del pancracio de la A a la Z. El Comentarista del Rating llega a RÉCORD con la mejor información.

Las dos caras de Saúl Álvarez

2020-12-26 | LEONARDO RIAÑO
Comparte en:

Figuras, mis #BbsDeLuz, ya se acaba el año y el boxeo cerró con mi Saúl Álvarez, mi Canelo de siempre. Y digo el de siempre porque a pesar de que ganó de manera contundente, me parece que volvió a dejar las mismas dudas de 'todos los días' ante un rival gigante que se achicó ante la pelea de su vida.

Lo positivo

Siempre hay que ser positivos y realistas, frase que cada uno de los días me mencionaba mi querido tío, el Doc Morales. Y hay que verle lo positivo que mostró el de Jalisco.

Primero que nada, en frente tenía a un rival que le sacaba 20 centímetros de alcance, 17 centímetros de estatura y Canelo jamás (como dirían en el barrio) se arrugó. Fue un tipo que propuso la pelea, nunca dejó de ir al frente y si no noqueó fue porque el inglés aguantó todo.

La mayoría de las personas pensábamos que Canelo iba a únicamente atacar la zona media de Smith, pero boxeó tan bien que se dio el lujo de alcanzarlo a la cara con rectos y uppers. Fue una enorme exhibición del mexicano.

Lo negativo

Aquí lo negativo es lo de siempre, el hecho de que no convenció a un amplio sector del público, que estaba acostumbrado a ver el boxeo de 'toma y daca' en el cual no sólo ofendes, sino también recibes golpes. Los que están acostumbrados a Erik Morales, Julio César Chávez, Juan Manuel Márquez y Marco Antonio Barrera, no terminan de aceptarlo. Canelo salió limpio de la cara por su notable desempeño, pero porque Smith fue un espectador más. Fue paupérrimo el desempeño sobre el campo de batalla del invicto de Liverpool.

Nunca convence

Gane como gane, haga lo que haga y enfrente a quien enfrente el sabor que Saúl Álvarez deja en cada batalla es agridulce, pero créanme ese no es su problema. Él es un tipo dominante y debemos de sentirnos orgullosos. #Canelomania.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: ¡MUCHAS GRACIAS, QUERIDO PONCHO!