opinion.blog.luis-garcia.2022-arranca
Opinión

Luis García

El Doctor une el amplio conocimiento deportivo con un estilo propio. Sus geniales comentarios que lo han hecho referente de la TV tienen también su lugar en nuestro diario.

2022 arranca

2022-01-04 | LUIS GARCÍA
Comparte en:

Y aquí vamos otra vez, un nuevo año, nuevas posibilidades de hacerlo mejor, de hacerlo diferente, el inicio de año es una especie de purificación, de permitirnos reiniciar el camino, pero por diferente sendero.

Se nos da aval para creer que podemos borrar lo anterior, cuando todo está vinculado, lo bueno y lo malo, todo lo que hemos venido construyendo posee un irrompible e invisible hilo, pero esta época es una canija maravilla porque se nos concede mandar al carajo y tirar a la basura mucho del estorboso equipaje que fuimos acumulando el año anterior.

En lo particular me encanta esa sensación de novedad, de ligereza, de posibilidades de reinventarnos, de cometer locuras que no hemos hecho en el pasado, de darnos permiso para disfrutar, para establecer metas, algunas alcanzables y a la vista, otras prácticamente imposibles de tocar, pero que funcionan como un buen señuelo para arrastrarnos a mejores parajes.

Que se venga lo mejor, que se vengan cosas impensadas, que se cumplan sueños y propósitos fuera de lo mundano y que encontremos una mejor versión de nosotros mismos.

Y hablando de mundano, hablemos de la pelota, del futbol mexicano, que gustosamente recibió una linda sacudida, varios notables cambios y transferencias en un mercado invernal, el cual suele estar mucho más contraído que el mercado del verano. Nombres rimbombantes que cambiaron de terruño y el simple hecho que hayan migrado provoca emoción y esperanza.

Uno de los más importantes fuiste tú, Diego Valdés, has encontrado un momento de forma delicioso, te has erguido en ese líder silencioso que toda entidad necesita, tú no eres, ni serás estridente, tú gestionas desde el talento, desde el cacumen, no hay duda, fuiste la contratación del año, llegas al América, un club demandante, pero que posee como jefe de vestidor alguien similar a ti, un hombre prudente, inteligente y sobrio, de su mano brillarás sin media duda.

Otro cambio que tuvo resonancia fue el tuyo, Sebastián Córdova, se rumió mucho de tu agria situación en Coapa, pero al final realmente no se dijo nada medular que disipara las dudas de tu partida, un mexicano con buenas y raras habilidades no se deja ir tan fácil, aunque también es verdad que tu desempeño fue bastante discreto en últimas fechas.

Llegas a Tigres, a un trabuco, jugar con buenos futbolistas siempre será más fácil, estás contento con tu actual entrenador, cosa que es buena, pero también deberás empezar a comprender que en el futbol no siempre estarás con quien te consienta, con quien te permita hacer lo que quieres, necesitas trascender con personas y jefes que no piensan igual que tú, que te confrontan, que te exigen, si no lo haces, vivirás agazapado en una zona de confort que te hará menos, y no al revés.

Una sorprendente modificación fue la tuya, Erik Lira, a los Pumas no le sobra talento proveniente de sus entrañas, tú eras el más adelantado, sin tampoco ser una cosa de locos, tu temperamento fusionado con tu solvencia técnica le ofreció a los universitarios pasajes de gran alegría, entiendo que el dinero se vuelve relevante, máxime para la Universidad Nacional que daría la impresión sólo atina a ver cómo sobrevive, en lugar de planear.

Llegas a Cruz Azul, fantástica institución que requiere de ideas nuevas, de tipos que destrocen la dinámica reinante, que desafíen hábitos establecidos, y creo que tú posees las condiciones futbolísticas e intelectuales para hacerlo.

Otro de los talentos nacionales que recaló en el club arriba mencionado fuiste tú, Carlos Rodríguez, un futbolista que piensa, que juega, que se impone desde la sabiduría, no la fuerza, a diferencia de otros casos, tú sí necesitabas salir, necesitabas un cambio.

Te habías estancado en los Rayados de Monterrey, que es un paraíso en todos los sentidos, como equipo, como ciudad, como estado, te sabías de memoria la forma y el fondo y ya no te estaba haciendo tanto bien, llegar a la Noria te va a generar nervio, mayor atención, y eso lo vas a agradecer.

Por último, aunque hubo más trueques, tu partida Luis Romo fue correcta, tengo la impresión que te estaba pasando lo mismo que a Carlos Rodríguez, la comodidad te estaba perjudicando, ya no te sorprendía nada, tu nivel de enfoque y exigencia había menguado notablemente, no debería ser así, pero tampoco se puede obviar la realidad.

Eres un brutal talento físico y técnico que necesitaba salir de la guarida, del cobijo, y el norte es un buen sitio para volver a volar. Inicié este escrito, señalando que los reinicios son saludables y en ocasiones urgentes, estoy cierto que a estos cinco muy buenos futbolistas les vendrá de maravilla dicha etapa.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: ATLAS: CORONA