ni-una-mas-chivas
Opinión

José Ramón Fernández

Con casi 50 años de experiencia, José Ramón Fernández es el máximo referente del periodismo deportivo en México y ahora puedes disfrutar su opinión en RÉCORD

Ni una más, Chivas

2020-01-30 | José Ramón Fernández
Comparte en:

Cuando uno habla de fracaso, se refiere generalmente a algo que cae estrepitosamente, que se viene abajo, y la esperanza depositada en aquello se desvanece. Es el caso del Guadalajara.

Las Chivas, encabezadas por Ricardo Peláez, que fue el que compró los jugadores para el Guadalajara, jugadores que lamentablemente no han podido dar el ancho o no están acoplados, o realmente ni Peláez ni Tena los han encauzado para saber lo que representa vestir la camiseta de las Chivas, una camiseta pesada, una camiseta muy popular, muy importante, que busca ser ganadora nuevamente.

Jugadores como Antuna, que ha lucido en la Selección Nacional, como Calderón, que es un buen jugador, Madueña y otros más, no han dado el ancho en el equipo de las Chivas, y menos en este equipo mezclado que ha manejado Tena de cara a la Copa, tan es así que aunque ganando 1-0 al equipo de Dorados, era para ganar por más.

Los equipos grandes necesitan ganar y el ejemplo está a la vuelta de la esquina: el Madrid. Con sus defectos o no defectos, en buen momento o no en buen momento, sobre todo contra el Zaragoza, un equipo de Segunda División, cuarto lugar de la División de Ascenso en España, un equipo al que no le ganaba desde hace mucho tiempo y le metió cuatro goles a cero.

Los equipos grandes se tienen que mostrar en los momentos grandes, en los momentos importantes y este Guadalajara, el de la Copa, que ya no va a jugar más en la Copa, y que esos jugadores ya no tendrán más opción que entrenarse en conjunto, buscar el conjunto que Tena ha ansiado y que Peláez suspira constantemente con sus estampitas al cielo, pues así no se ganan los partidos, los partidos se ganan con jugadores de presencia, de personalidad.

Si Antuna mete goles en la Selección Nacional ¿por qué no actúa así en el Guadalajara? ¿Por qué no hacerlo jugar en la punta derecha? Es más peligroso. El pasado martes, jugó y no pasó nada con él; Angulo transita la banda izquierda, pero tampoco pasa nada con él, quizá el único que ha mostrado un nivel aceptable es Calderón. Hizo un gran gol, hizo el otro gol en Guadalajara, metió su tiro de penalti y bueno, cuando vienen los penaltis y te falla un tipo de la experiencia de Ponce, se te viene abajo todo.

El equipo de Dorados, que dirige Patiño, jugó bien, se defendió bien, pero es un equipo de Segunda División y los equipos de Segunda División no son mejores que los de Primera División, si no lo más fácil para Peláez hubiera sido ir a comprar jugadores de la Segunda División, que juegan bien, que son más baratos y no armar el escándalo de decir 'vamos por la Copa', 'tenemos que ganar la Copa', 'tenemos que entrar a la Liguilla y tenemos que ser campeones', porque todo eso presiona al equipo de futbol y presiona al Guadalajara que tiene cinco Liguillas sin clasificar, y Tena, que es el entrenador, también se siente preocupado. Por supuesto.

Peláez debe saber que su momento ya pasó; contrató jugadores, tuvo dinero, pagaron mucho por ellos, les falló uno muy importante, ya sabemos lo que pasó con él y tiene que desaparecer un poco del panorama, no aparecer tanto, no ser tan protagónico, dejárselo todo a los jugadores y al técnico. 

El técnico es el que tiene que dar la cara, el que tiene que hablar con los jugadores y los jugadores por ellos mismos de por qué no se han adaptado, por qué no están dando el esfuerzo que requiere un refuerzo, porque en ese parámetro llegan esos jugadores, para hacer mejor al equipo del Guadalajara, no solamente para tener dos equipos, sino para hacer mejor la competencia, para luchar más con los jugadores que son titulares y que juegan normalmente en la Liga.

No estaba en los planes de Tena ni del Guadalajara ser eliminados por Dorados, un equipo de la Segunda División, un equipo de Ascenso. No es posible que un equipo de los que se llaman grandes quede fuera. ¿Qué le pasa al Guadalajara? Necesitan más unión, más esfuerzo, más entrega, más solidaridad, más compromiso de los nuevos que han llegado para vestir la playera de las Chivas, esa playera que ha sido histórica en el Guadalajara y que ahora la viste cualquiera y cualquiera la desprecia porque no jugaron bien, perdieron la clasificación a la siguiente fase en su casa y con opción a recuperar en Culiacán, recuperaron la mitad y se quedaron a la entrada en los penaltis.

Ser de Chivas es tan difícil como ser del América. Son equipos populares, importantes, mediáticos, muy seguidos por el pueblo, sobre todo en Guadalajara, pero que requiere jugadores cuyo compromiso esencial sea defender los colores del Guadalajara al máximo. Tena lo sabe, lo sabe Peláez. Si invirtieron, si gastaron y decidieron hacer un equipo competitivo, pues ahora tendrán todo para hacerlo de cara al campeonato.

Mañana se enfrentan a un equipo que es muy difícil en su casa que es San Luis, y si Chivas liga una derrota ahí, cuidado, la situación se puede poner color del uniforme de las Chivas, rojo y blanco. Si Chivas saca la victoria o empata, suaviza las aguas turbulentas que hay en este momento en el Guadalajara; deben tener calma, paciencia y mucha unidad entre ellos, y los nuevos deben adaptarse perfectamente a lo que quiere el técnico y quiere el Guadalajara: ser los mejores del campeonato.

Gastaron y mucho, porque son jugadores mexicanos, que han sido de los mejores, es difícil encontrarlos y es difícil comprarlos. Guadalajara lo hizo, hizo el esfuerzo, deben responder en la cancha ya, no solamente el 'Chicote', sino todos los que fueron contratados y unirse a los titulares que por algo Tena los está utilizando. 

Los que eran titulares el torneo anterior, son los que están dando la cara ahora por el Guadalajara y la tienen que seguir dando hasta que éstos estén listos en la salida de meta para arrancar y hacer del Guadalajara un equipo que pelee la Liguilla y los primeros lugares.

Es necesario y urgente. Se acabó el tiempo de esperar. ¡O eres Chivas o eres Chivas!