de-quien-es-el-problema

RECORDLogoRECORD

Opinión

Alejandro Molina Bortoni

Experto en psicología y desarrollo humano que trabajó con la Selección Mexicana durante el proceso de Ricardo La Volpe. Molina llevará los lectores todo lo relacionado a la psicología y el deporte.

¿De quién es el problema?

2019-02-07 | Alejandro Molina Bortoni
Comparte en:

Paco Ayestarán, del Pachuca; David Patiño, de Pumas, y Enrique Meza, del Puebla, tres técnicos fuera en las primeras 5 fechas. Cada uno con su historial de éxito y con buenos planteles. ¿Qué sucede? ¿Cómo podemos entender estas decisiones? ¿Qué más hay en el juego?

Sin duda alguna, el liderazgo es el factor que más afecta el desempeño en materia de equipos y organizaciones. Yo he sido testigo que cuando el vestidor no funciona o falla la credibilidad entre jugadores y técnicos; el juego baja de nivel. Abordemos dos de los retos centrales.

Por supuesto, el primero es el tema del oficio, éste se refiere a la experiencia que se tenga en la disciplina de cualquier deporte. En el tema del futbol, sería el aspecto táctico: Entender las cualidades de cada jugador, elegir la colocación óptima en la formación que se defina y lo que los expertos en la materia puedan agregar.

El segundo es el aspecto humano, el que tiene que ver totalmente con el liderazgo, la capacidad de conectar, motivar, lograr el máximo esfuerzo del jugador, lograr la sinergia en las personas que apoyan al equipo en todas las funciones, dar contención en momentos de crisis y mantener la humildad en momentos de éxito.

Si como hemos dicho el líder es el factor que más afecta el desempeño, sería importante cuestionarnos a todos los que ocupamos puestos de liderazgo sobre nuestra responsabilidad directa en los resultados. Y es que el líder puede liberar el potencial de sus jugadores o limitarlos, puede ayudarlos a dar su mejor versión o meterles una presión que los ponga en su peor versión. Más que observar a los equipos, pongamos el foco en los líderes, en su capacidad de inspirar, generar confianza y credibilidad.

Puede parecer injusto y tal vez el invertir un poco más de tiempo en los líderes podría parecer algo considerado, pero cuando la competencia está centrada en resultados no puede haber espera, se tienen que lograr los puntos y las decisiones de cambio tienen que ser tomadas.

A veces en la vida de las organizaciones en las que los resultados no son tan evidentes como en el futbol, los líderes deficientes pueden ocultarse y responsabilizar a los equipos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: AMÉRICA ENFRENTA LA LEY DEL INVICTO

Estimados lectores, observemos nuestra influencia como líderes y desarrollemos nuestras capacidades de influir, empoderar y mantener una visión clara de los objetivos y estrategias que se quieran lograr en los equipos que de los que somos parte.

Si no tienes un puesto de liderazgo, invita un café a quien te dirige y dialoguen sobre lo que cada uno necesita para mejorar su desempeño.

“Revitalízate, vuelve a la esencia de lo que te da el éxito”.