opinion.blog.luis-garcia.orbelin-pineda-estable
Opinión

Luis García

El Doctor une el amplio conocimiento deportivo con un estilo propio. Sus geniales comentarios que lo han hecho referente de la TV tienen también su lugar en nuestro diario.

Orbelín Pineda: Estable

2020-09-08 | LUIS GARCÍA
Comparte en:

El sábado tú y los tuyos sucumbieron ante un ordenado Atlas, pero volviste a bordarla durante el tiempo que estuviste en la cancha. Fuiste la mente brillante de Cruz Azul, rol que has decidido tomar, haciéndolo de manera impecable. Fue una gozada observarte ser libre, siendo lo más destacado que usaste esa libertad con total responsabilidad.

No eres un anárquico, todo lo contrario. Si bien eres un alma emancipada, sueles colocar los intereses de tu gente primero que los tuyos, ello sin prostituir ni condicionar tu natural y lírica esencia.

Años atrás venías manifestando altas y bajas sumamente pronunciadas; no se sabía qué esperar de ti cada vez que te vestías de corto. Eras capaz de tocar el cielo como irte al abismo en un mismo partido, incluso te costó el puesto de titular.

Es cierto que sigues siendo un chamaco, apenas tienes 24 años, pero dada tu calidad, la exigencia a la cual fuiste sometido en el ayer te costó aceptarla y darle buena salida.

Ahora tu situación ha cambiado de manera sensible, y dicho cambio fue gradual, lo cual hace que la mejora sea más sólida que cuando se dan las expeditas modificaciones.

Tu palpable ascenso ha ido de la mano de la estabilidad que hoy vive tu equipo. Se les percibe liberados, sin angustia, sin miedo, sin fantasmas del pasado que les chupaban la energía hasta drenarlos y dejarlos a merced de cualquier oponente, sin importar la envergadura del mismo.

Sin lugar a dudas, tu entrenador, Robert Dante Siboldi, es culpable del equilibrio emocional y mental que exhiben. Son una cofradía pragmática, no buscan senderos inhóspitos; no es que busquen refugios para protegerse, sencillamente escogen los parajes en los que más cómodos se sienten. Y desde esos sitios, individualmente todos han elevado su nivel. Tú eres uno de los que más lo ha hecho, insisto, eres el cabecilla de tu organización.

En el Estadio Jalisco resultó sorprendente, y a la vez admirable, cómo todos tus compañeros te buscaban para descargar el balón. Tú siempre estuviste dispuesto a auxiliarlos y ser el salvoconducto.

Otra de las virtudes que has sido consolidando es tu interpretación del juego; difícilmente recibes la pelota con marca, la mayoría de las veces encuentras los lugares y espacios dentro del campo para exponenciar tus gratas maneras. No eres sólo un futbolista solvente técnicamente, eres un tipo que piensa, y dicha combinación penosamente no suele encontrarse con frecuencia en el futbol nacional.

Has establecido en el medio del campo una seductora y fascinante sociedad con Luis Romo, dos lúcidos cerebros que se entienden porque vibran en la misma sintonía. Dos psiques dominantes que generan claridad para los demás. Esta unión te ayuda a compartir tareas, y te aligera la chamba de creatividad.

Estás entrando en una etapa de madurez, sin duda te falta cierto rodaje para encontrar ese punto en donde las fluctuaciones de tu juego serán leves, las habrá, pero no serán caídas estrepitosas. Pero con total certeza cero que estás próximo a arribar a esa primera meta para desde ahí seguir escalando la montaña, cada vez más cerca de la cima.

Celebro tu crecimiento, tu sazón. Estás tomando sitio, estás creyéndotela, y se nota, y tanto la Selección Nacional como tu equipo Cruz Azul deben estar sumamente felices que así sea.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: 10 AÑOS DE EVOLUCIÓN