opinion.blog.christian-martinoli.historia-negra
Opinión

Christian Martinoli

Uno de los mejores cronistas deportivos en México, trabaja para TV Azteca y ha colaborado con RÉCORD desde 2010.

Historia negra

2020-08-11 | CHRISTIAN MARTINOLI
Comparte en:

Lo peor de todo es que la situación futbolística parece no tener fondo. Cuando se piensa se llegó al final de la humillación, no tarda mucho en aparecer otra. Para colmo se entró en la mediocre inercia de cambiar medio equipo entre torneo y torneo y eso sólo provoca entrar en la espiral sin salida de caer en la tristeza deportiva semana a semana. El 'proyecto' busca flotar, pero se termina hundiendo sin misericordia alguna. Sólo esbozos de algunos que a veces intentan salirse del trámite cansino de la medianía, pero eso no basta y mucho menos alcanza.

Elementos en etapa final que arrastran el prestigio ganado en ayeres más claros, juveniles temerosos a los que es complejo responsabilizar de tan oscuro presente y varios mareados que al sentirse cómodos en su posición como titulares sienten que han triunfado personalmente por jugar en Primera, pero no saben que representan a un equipo histórico con obligaciones de protagonismo, pero protagonismo del bueno, no del que hoy se llena media Liga hablando por la tristeza que unos individuos vestidos de rojo retan sin sentido, cuando la camiseta que visten y desprestigian exige blasones y no la poquedad que ofrecen.

Para colmo la cabeza técnica, que en un pasado no tan lejano supo llegar incluso a la Selección, gracias en parte a sus logros en estas tierras, ahora no puede ni siquiera solventar su otrora fortaleza de orden y precisión defensivas.

Hoy y desde hace varios certámenes no se ve ni por dónde y sinceramente ya se espera poco y nada. Así es la realidad de este Toluca desabrido que da pena ver y que no tiene justificación alguna. Equipo centenario que durante muchos transcursos de la historia también por supuesto ha tenido momentos planos y lamentables, en donde se ha caminado por la cornisa de la vergüenza y el estupor, varios; sin embargo ninguno como el que se ha visto en los últimos dos años. Ninguno, ninguno.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: NECAXA MERECIÓ GANARLE AL AMÉRICA