opinion.carlos-ponce.festeja
Opinión

Carlos Ponce de León

Director de RÉCORD, experto en futbol nacional e internacional. En su columna tendrás un análisis veraz y oportuno.

¡Festeja!

2021-12-13 | CARLOS PONCE DE LEÓN
Comparte en:

La acumulación de siete décadas de celebración no sabía cómo estallar: gritos, llanto, risas, puños apretados, manos al rostro con la boca abierta y los ojos pelones viendo al rojinegro de al lado, ojos apretados con una lágrima recorriendo la mejilla. El festejo más esperado de nuestro futbol llegó al fin. Atlas es Campeón de nuevo. Como nunca lo vimos.

Es la coronación de una filosofía de generación de talento constante, que encontró con la llegada de un grupo experto en implementar proyectos exitosos al fin la forma de ganar. No sólo de alegrar y ser comparsa, por fin se supo ganador.

La afición del Jalisco no supo comportarse. Grito y alentó, pero también insultó y aventó objetos al campo. Este título tiene que empezar a cambiar su mentalidad, por una de éxito constante, de exigencia y también de ejemplo.

MANCHAN AL ZORRO

Pero tampoco podemos desbordarnos en la alegría que invade a los rojinegros. Y la culpa no es el Atlas: el arbitraje ha ensuciado el título de los Zorros. El club tapatío avanzó en todas sus series con fallas de los silbantes, contra Rayados, Pumas y León. En ninguna ganó el global y en todas tuvo decisiones de los jueces a favor, a pesar de que expertos y rivales, también aficionados, vieron que será en contra.

Y quien piense que esto es obra de Grupo Orlegi está apuntando y disparando en balde, porque no es el culpable. Nos olvidamos muy pronto de que perdieron con Santos una Final también con una dudosa decisión arbitral apenas el semestre pasado. No tiene tanto peso en la FMF como se piensa.

Los responsables están en la cancha, y en las oficinas de la FMF: son Brizio y su gremio, falto de la capacidad y criterio para expedir justicia.

Este título tan ansiado está manchado, tiene un asterisco y un halo de duda, y no por el Atlas, un equipo que merecía ya una corona por su legado en nuestro futbol, sino por la trágica ineptitud de los árbitros mexicanos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: JUSTICIA MANCHADA