opinion.blog.christian-martinoli.ni-copa-ni-oro
Opinión

Christian Martinoli

Uno de los mejores cronistas deportivos en México, trabaja para TV Azteca y ha colaborado con RÉCORD desde 2010.

Ni Copa, ni Oro

2021-08-05 | Christian Martinoli
Comparte en:

La derrota contra Brasil en los Juegos Olímpicos provocó una desilusión grande entre varios aficionados. Se puede entender porque se soñaba con volver a repetir la fantástica historia de Londres 2012 y se estuvo muy cerca, pero la realidad, más allá de las fallas en los cobros de penaltis, es que el Scratch hizo mucho más por ganar el partido en Kashima que la escuadra de Jaime Lozano.

Llama la atención la furia de algunos en contra de aquellos que erraron los penaltis, como si México históricamente fuera infalible en tandas definitorias, y más, como si el Tricolor Sub 23, por haber sido Campeón en 2012, automáticamente se haya convertido en una potencia mundial de la categoría para próximas ediciones (sin olvidar que en Río 2016 no se pasó a segunda ronda).

Obvio que después de ganar una medalla de oro, tus expectativas siempre tienen que ser pensar en lo máximo, pero en la cancha los rivales de abolengo también trabajan los encuentros y luchan por lo mismo que pretende obtener México. Parecería que disputar un bronce es nada o muy poco premio ahora, como si al México deportivo u olímpico le sobraran preseas y podios para presumir, y peor aún, para desdeñar un juego por el tercer lugar.

También es cierto que los puntos de vista de cada individuo se generan dependiendo de las expectativas que se tengan y para mí, particularmente, el cuadro de Lozano después de su gira por Marbella me generaba muy pocas. Por ello, verlos en Semifinales y con momentos muy interesantes de juego colectivo y ofensivo, me resulta ahora una actuación destacada por más que incluso este equipo vuelva a perder con Japón por el bronce.

Al final es un tema de expectativas igual a calificación global y entonces, repito, le tenía poca confianza al cuadro olímpico y me terminó sorprendiendo para bien. Está claro que quizá a mucha gente la expectativa que les provocó este conjunto era para ganar el oro y al no obtenerlo, pues les resulta mediocre e insulsa la actuación nacional, sobre todo en forma y fondo ante los brasileños con la cereza de la fatídica tanda de penaltis.

Muchos, hace unos días, criticaban abiertamente los malos manejos de la Femexfut y la Liga MX, por los manoseos de franquicias, de plazas, de reglamentos de competencia, de cantidad de jugadores foráneos y demás puntos oscuros que marcan para mal a nuestro futbol y tal verdad, tienen razón. Lo que resulta extraño es que quizás algunos de esos mismos que critican al futbol nacional por ese lado, y me uno en ese punto, ahora se sorprenden y se calientan porque el conjunto de Lozano no ganó el oro, como si nuestra organización tuviera el trabajo, potencial, seriedad, autocrítica, preparación y coherencia de la Federación alemana con la Bundesliga, a la hora de ganar y también de perder en competencias internacionales.

Tenemos que entender que ganar una medalla de oro y tener dos Mundiales Sub 17 no te hacen potencia mundial de este negocio, México tiene un lugar ganado mundialmente como una escuadra animadora con buenos chispazos, pero hasta ahí, si no veamos los sopapos que se da la selección mayor de vez en vez en la patética Copa Oro y ahí entenderemos más claramente muchas cosas cuando se libera el límite de edad en los campos de juego.

El equipo de Lozano, pudo ser más ofensivo, pudo tener más la pelota, pudo ser más protagónico, debió intentar imponer su estilo de juego, sí pudo haber pretendido muchas cosas, pero a veces se nos olvida con una facilidad tremenda que enfrente estaba Brasil con la mitad de jugadores participando en Europa y con una idea clara de la camiseta que representa. Que se le puede ganar, claro que todo se puede en un partido de futbol, pero que Brasil en estilo, forma y fondo tiene más chances de ganarte en porcentaje, también, pero a veces nos cuesta entender que en todos lados hay niveles y topes y el equipo de Lozano se vio frenado por Japón en su momento y fue un logro que haya llegado a los penaltis contra el último Campeón olímpico, porque en el juego tuvo lapsos muy oscuros.

Mañana tendrá una revancha interesante y gane o pierda este equipo cumplirá por un lado con el mismo metal que los otros medallistas de bronce que tiene la delegación mexicana y por el otro, si queda cuarto, también estará por encima del 95 por ciento de los mismos atletas nacionales que nos representan en Tokio, entonces tan mal no están, pero como la Selección perdió de forma bochornosa ante Estados Unidos en Copa Oro, ahora se nos hace chico el mar en tierras niponas no tener el primer lugar. Madre santa.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: TRI OLÍMPICO: PARTIDO POR EL BRONCE VS JAPÓN CAMBIA DE HORARIO