opinion.blog.luis-garcia.costa-rica
Opinión

Luis García

El Doctor une el amplio conocimiento deportivo con un estilo propio. Sus geniales comentarios que lo han hecho referente de la TV tienen también su lugar en nuestro diario.

Costa Rica

2021-09-07 | LUIS GARCÍA
Comparte en:

El equipo nacional resolvió su segundo partido de la eliminatoria con turbulencias, no muchas, pero sí generaron dudas, máxime que el rival en otras épocas, gallardo y bravío, hoy es una nebulosa versión del ayer. Un oponente añejo, con escasas ideas revolucionarias, lerdo en su traslado con y sin pelota, y sin mayores posibilidades de condicionar ni dentro ni fuera de casa.

Costa Rica, a diferencia de muchas de las selecciones de nuestra linda Concacaf, ha tardado mucho en implementar el obligado cambio generacional, se siguen aferrando a los talentosos veteranos Bryan Ruiz y Celso Borges, que penosamente ya no solucionan tan fácil como lo hacían antes.

Es por eso que se cuestiona el desempeño mexicano, los ticos se acercaron a su mejor versión, en la actualidad no pueden ofrecer más, los nacionales sí lo pueden hacer, lo deben hacer, poseen recurso humano variado y suficiente para jugar mucho mejor.

Esta barata cantaleta de que en las eliminatorias lo medular y lo único válido es ganar, no la comparto, si no te acostumbras a jugar bien, por qué de la nada en las competencias estelares, háblese de Copa del Mundo, se va a empezar a funcionar de manera correcta por arte de magia. Los éxitos se edifican palmo a palmo, partido a partido, mes a mes, y así.

Las grandes organizaciones se van construyendo en el camino para cuando se tenga que subir al escenario máximo, se tenga la memoria y la repetición suficiente como para afrontar al que sea, sabedores que se tiene un robusto respaldo.

No deben conformarse con ganar, lo cual no es poca cosa, tampoco hay que ser necios ni obtusos, pero el triunfo si no va a acompañado de la mejor interpretación individual y colectiva, no puede dejar satisfecho a nadie.

Sé y entiendo perfectamente -jugué a la pelota muchos años- que no siempre se puede jugar bien, que existen topes que impiden rozar la máxima expresión, pero fomentar el querer jugar bien eso es innegociable, y en ciertos lapsos del juego, sobre todo en el segundo tiempo, México acompañó el partido, no hizo nada por hacerse del mismo y liquidarlo, y no me refiero metiendo más goles, sino dominando al precario opositor.

Dentro de lo brumoso existieron dos notas altas, muy elevadas en el rubro particular, el primero fuiste tú, Julio César Domínguez.

No hay que ser un genio para darse cuenta de que existe una urgente búsqueda de un lateral derecho titular. Tú te colaste por la puerta de atrás, y de pronto te has posicionado en la punta de la carrera, diste un notable partido, eres un futbolista sabio y sobrio, manejas ambos perfiles con pulcritud.

Conoces a la perfección varias demarcaciones de la última zona, sabes jugar como lateral en ambos costados, central en línea de cuatro, y central en línea de tres, sabes hacer recorridos hacía afuera y hacia adentro con maestría.

Tal vez tu única falla es que te duele llegar al fondo del campo rival, por lo demás, eres la mejor opción para quedarte con ese vacante puesto.

El otro jugador sobresaliente fuiste tú, Orbelín Pineda. Llevas varios meses en modo superlativo, no sé entiende por qué no juegas siempre, ya que vives en un sublime momento de forma.

Encuentras espacios que nadie ve, gambeteas, pisas el área enemiga, te asocias, tienes gol, eres un fabuloso asistente, hoy lo traes todo, es una delicia observarte navegar la cancha con prestancia, jerarquía y alegría. Cada vez que estás en el campo se nota, arrastras a los tuyos a parajes más hermosos, estás hecho una máquina.

Sin duda existen notorias cosas a mejorar para la Selección Nacional, también es cierto que están haciendo la tarea, lideran con holgura, y en algunos duelos más estarán asegurando su pase a Qatar 2022, ojalá lo hagan acercándose a su máximo potencial, ya que hoy están ligeramente rezagados del mismo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: COPA ORO: PÚAS