opinion.blog.luis-garcia.repesca-dudas
Opinión

Luis García

El Doctor une el amplio conocimiento deportivo con un estilo propio. Sus geniales comentarios que lo han hecho referente de la TV tienen también su lugar en nuestro diario.

Repesca, dudas

2020-11-24 | LUIS GARCÍA
Comparte en:

Cuando daba la impresión que esta fase por más que nos la vendieron como atractiva, incluso necesaria, sería un fracaso, apareció el Puebla para recordarnos que en el futbol mexicano puede pasar cualquier cosa, que es un sitio como el país de ‘Nunca Jamas’.

Faltaban treinta minutos para que el Monterrey en un partido que tenía todos los tintes de Pretemporada, accediera a la Liguilla. El duelo provoca bostezos y era tal la diferencia que la mayor parte del cruce resultó aburrido. Todo en favor de los del norte, pero si alguien podía y contaba con las papeletas para empezar una revuelta ese eras tú, Osvaldo Martínez.

Y tal revolución, me cuesta llamarla hazaña, la culminaste tú, Santiago Ormeño, que tuviste una honorable temporada, la iniciaste con aquel gol ante Mazatlán y la culminaste con un penalti bien ejecutado ante los Rayados.

Más allá de la hecatombe del Monterrey, reconocida por todos los integrantes del club, me sigue pareciendo poca cosa como para justificar y defender la Repesca. En los otros tres duelos quedó de manifiesto que su existencia es más bien una necedad que una palpable mejora para la pelota en México.

Vamos por partes, primero tuvimos el enfrentamiento entre Chivas y Necaxa. El Guadalajara con dos ausencias medulares resolvió el duelo desde los primeros minutos, y si bien tu gol, Jesús Angulo, fue en la segunda mitad, el Necaxa nunca fue un severo oponente.

Mirando el partido me cuestioné cómo fue posible que los de Aguascalientes hubieran ganado cinco partidos de forma consecutiva, después revisando a quienes le ganaron, pudimos entender lo mediano de su exhibición en una instancia definitiva. Y aunque fue el propio Guadalajara quien se complicó las cosas dejando de hacer lo que le había permitido dominar al Necaxa, terminó siendo un justo vencedor y enfrentará a su acérrimo rival el América.

Por su parte, Tigres fiel a su estilo de ganar los partidos haciéndolo palmo a palmo, sin aplastar, aunque lo generoso de su plantilla así se lo demande, también tuvo algunos altercados pero nada de gravedad. Fuiste tú, Hugo Ayala, que creo que tu expulsión no debió ser, quien le otorgaste un poco de oxígeno a un digno Toluca, que no contaba con los argumentos para derrocar a un gigante.

Aunque se pida a gritos que Tigres cambie sus maneras, eso no va a suceder nunca, las tienen tan arraigadas que resulta imposible proponer los combates desde otro sitio, aún así los éxitos de esta organización en la época contemporánea son múltiples y descartarlos en este torneo sería una torpeza.

Y por último el cruce entre Santos y Pachuca, si bien perder en casa tres a cero podría considerarse sorpresivo, estoy cierto que los de Hidalgo son mucho mejor equipo en la actualidad que los de La Comarca. Máxime que Santos abordó el compromiso como si se tratara de un partido de temporada regular. Y cuando pretendió competir la batalla estaba perdida y ellos eliminados.

Concluyo como inicié, con la certeza que la razón de ser de la repesca resulta injustificada, por más que el Puebla se haya empeñado en apuntar lo contrario. Lo único maravilloso que nos arrojó tan nebulosa instancia es el Clásico Nacional, el cual siempre alegra el alma por más que ambos clubes estén por debajo de sus niveles óptimos. Que se venga la Liguilla, total ya nos comimos una insípida y lánguida Repesca.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: ORBELÍN, RODOLFO E HIRVING