opinion.blog.luis-garcia.verano-arcoiris-deportivo
Opinión

Luis García

El Doctor une el amplio conocimiento deportivo con un estilo propio. Sus geniales comentarios que lo han hecho referente de la TV tienen también su lugar en nuestro diario.

Verano, arcoíris deportivo

2021-07-13 | LUIS GARCÍA
Comparte en:

Esta época del año es una delicia en relación con el deporte, se vienen los JO, que si bien serán a puerta cerrada, y con ello entristecerán la magna justa, no dejan de ser esperanzadores.

Y qué decir del fin de semana pasado, lo vivido fue memorable. Vamos por partes, Messi ganó con Argentina, y eso se debe festejar sea uno, o no, de aquellas tierras, que Messi gane con su selección nacional sólo hace que la pelota sonría.

Me dio la impresión que se permeó un sentimiento de alegría por dicho acontecimiento, y el que lo haya, y hayan hecho en tierras brasileñas acrecentó dicha sensación. Lo consiguió contra su hermano, su amigo Neymar Jr., que en lo particular me sigue pareciendo un espectáculo verlo de corto, el tipo baila en la cancha, casi levita en la grama. Pero lo más valioso de estos dos, fue el abrazo que se dieron terminando el partido, en el pasto del Maracaná, poca cosa, mandando un poderoso mensaje, de saber cuándo, por qué y en dónde se compite, y que el ganar y el perder es parte inherente de este juego, bueno, es parte de la vida misma.

Luego también tuvimos Wimbledon, en donde una bestia como tú, Novak Djokovic, empató a otras dos bestias, Nadal y Federer, en la obtención de Grand Slams, y otra vez lo hiciste viniendo de atrás, como si te resultará necesario e imprescindible coquetear con el sufrimiento, con la presión, con la obligación. Tu oponente, un digno Matteo Berrettini, logró sacudirte, pero al final sucumbió ante tu voracidad, experiencia y manejo de los mayúsculos escenarios, un día histórico, en épico y elegante paraje para el deporte blanco.

Después cerca de ahí, en otro mítico escenario, Wembley, gozamos la Final entre Inglaterra e Italia, choque de colosos, dos estilos diametralmente opuestos, en donde ambos tuvieron su momento. Los ingleses iniciaron como un vendaval, y los italianos lograron recomponerse y dominar también una parte del combate. Todo se definió en penaltis, los malditos penaltis, cada vez que una corona se define en esta instancia, asaltan las dudas y cuestionamientos, de qué tan justo es esto, al final es una acción de juego, la única cosa que ha cambiado, y no es poco, es que los porteros han logrado equilibrar la desventaja, tanto por información de los tiradores, así como por los descomunales físicos que ahora tienen los cancerberos, algunos rozan el travesaño con la cabeza.

Una tercia de jóvenes ingleses, Rashford, Sancho y Saka, están siendo parte de un estúpido escarnio, y deleznables ataques raciales, los cuales tanto la Federación Inglesa de Futbol, y el primer ministro Boris Johnson, han salido a condenar. Estos tres jóvenes son rutilantes figuras de la pelota, que tendrán en este amargo y doloroso trance de fallar un penal en una final de Europa, una de sus mejores lecciones, ahora, por algo los mandaron a tirar, y no creo que haya sido por circunstancia.

Inglaterra está edificando un proyecto fabuloso, Semifinales pasado Mundial, Final de la Eurocopa, así es como se construyen los equipos, es candidato a ser campeón del mundo, de eso no existe duda.

Italia por su parte tuvo un rápido premio, bien merecido, a su reconversión, no calificaron a Rusia 2018, tres años después son los monarcas de Europa, mamita querida con los Azzurri.

Y no puedo obviar nuestra pintoresca, y a la vez, obscura Copa de Oro, ese asqueroso y denso pantano en el que la Selección Nacional de México debe transitar, un torneo en donde sí lo ganas, no pasa nada, pero sí no lo ganas aplastando todo es crítica. Ya sufrieron su primera baja, el mejor jugador mexicano por mucho, fue apeado de la competición por un brutal golpe con el portero trinitario.

Hirving Lozano, celebró que estés bien, y dada tu noble y rebelde estirpe, estoy cierto regresarás fortalecido de tan espeluznante acción.

A pesar de haber perdido rápido a su mejor estilete, a mi me gustó como jugó el equipo mexicano, fue paciente, buscó por todos los caminos, hizo ancha la cancha, supo encontrar espacios en lugares que solo existían diques, remataron a portería desde fuera del área con inteligencia y eficacia, no ganaron por extrañas circunstancias. Quejarse del arbitraje, es insulso, no pueden ni van a lograr educar a los árbitros en plena competencia, o se adaptan, o se van a provocar innecesarias bilis.

En fin, fue un fin de semana redondo, el deporte se volvió a apropiar del verano, y eso se aplaude.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: CH14 Y FUNES MORI, CONTIENDA