el-adios-a-maradona
Opinión

Alejandro Molina Bortoni

Experto en psicología y desarrollo humano que trabajó con la Selección Mexicana durante el proceso de Ricardo La Volpe. Molina llevará los lectores todo lo relacionado a la psicología y el deporte.

El adiós a Maradona

2020-11-26 | ALEJANDRO MOLINA
Comparte en:

Muere Diego Armando de un paro cardíaco a los 60 años. Después de la era de Pelé, Maradona fue el nuevo referente del futbol a nivel mundial. Un jugador excepcionalmente bueno, de los mejores en la historia. Sin duda alguna, marcó un antes y un después. Ganó la Copa del Mundo en 1986, 91 partidos y 34 goles con la selección de Argentina. En México, dirigió a los Dorados de Culiacán.

Genio argentino que será eterno, inspiró a muchos. Hay gran consternación por su pérdida y deja un gran legado, muchos momentos importantes. En 1986 en el partido ante Inglaterra, surgió el gol de la mano de Dios y la jugada extraordinaria que selló con un gol en el triunfo mundialista de Argentina. Gran partido que muchos mexicanos pudimos presenciar en el Estadio Azteca.

Futbolista único, de otro planeta, con una calidad espectacular, con ganas de comerse al mundo, pasó de lo más humilde a lo más grande, personaje lleno de contradicciones. Fue un gran líder en la cancha.

Se dice que Maradona como futbolista transmitía un mensaje positivo a sus compañeros, ejercía un gran liderazgo, tenía un gran impacto en los equipos. Además de sus extraordinarias condiciones de futbolista, él sabía dar el extra, Era, además, capaz de enfrentar el micrófono y dejar claro lo que pensaba sobre cualquier situación y ante cualquier medio.

Maradona como persona fuera de las canchas enfrentó situaciones muy difíciles. Tomó caminos equivocados que lo llevaron a consumir drogas. Sufrió mucho, enfrentó gente que quiso sacar provecho de su fama y su dinero. Por supuesto que no tuvo vida privada en el día con día, tuvo que vivir con la fama desde muy temprana edad. Fuera de la cancha fue acosado y perseguido por el mundo. Fue una vida de extremos, polarizada entre lo mágico y lo terrible.

Maradona marcó a varias generaciones y aficionados del futbol. Hizo soñar a muchos niños con el balón en los pies. El amor incondicional que muchos le tenían se refleja en los versos de la canción de Andrés Calamaro: “Diego Armando, estamos esperando que vuelvas, siempre te vamos a querer, por las alegrías que le das al pueblo y por tu arte también”.

Estimados lectores, es difícil mezclar lo deportivo y lo personal; sin embargo, no podemos dividir el legado de una persona. Las circunstancias son así, sería incongruente ver tan solo un lado de la vida. Recordemos a Diego como lo grande que fue en el futbol y aprendamos de sus demonios para luchar contra los nuestros y tener una vida digna, basada en nuestras fortalezas y recursos para hacer de este mundo un mejor lugar para todos.

“Revitalízate, vuelve a la esencia de lo que te da el éxito”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: