el-ultimo-minuto-tambien-tiene-60-segundos
Opinión

Alejandro Molina Bortoni

Experto en psicología y desarrollo humano que trabajó con la Selección Mexicana durante el proceso de Ricardo La Volpe. Molina llevará los lectores todo lo relacionado a la psicología y el deporte.

El último minuto también tiene 60 segundos

2021-04-08 | Alejandro Molina
Comparte en:

El famoso comunicador Fernando Marcos nos dejó entre su legado una frase muy famosa: “El último minuto también tiene 60 segundos”. Esta forma de expresarse es, en realidad, una llamada de atención para los equipos que aflojan el ritmo al final de un encuentro.

En el partido de la pasada jornada del Guard1anes 2021 entre Pumas y Pachuca, parecía que los Tuzos tenían todo resuelto, incluso el comentarista del partido expresó con la caída del segundo gol que prácticamente se tenía ya amarrado el triunfo.

Los últimos 15 minutos parecían ya de trámite, pero cuál fue la sorpresa que, en el tiempo de compensación, algo que parecía un triunfo contundente, se transformó al final en un empate que se veía casi imposible. Pumas anotó dos goles, en los minutos 90+1 y 90+3, y con ello, logró mantenerse en la lucha por el Repechaje.

Excelente pretexto para hablar sobre la capacidad para mantener el ritmo y la táctica hasta el último minuto. Quedaban 5 minutos de compensación en el partido. ¿Quién podría pensar que habría alguna oportunidad de lograr algo? ¿Cuál era la probabilidad?

Cuando se inicia un proyecto y éste avanza adecuadamente, es importante no aflojar el paso, la disciplina y el esfuerzo hasta el final.

Si en el avance del proyecto o de lo que queremos lograr no se ven los logros, si no vemos un funcionamiento efectivo, independientemente de cambiar o no la estrategia y el rumbo, es importante al igual que los jugadores, no perder la disposición para seguir corriendo, continuar el esfuerzo, no perder el deseo y el hambre, aunque el tiempo del partido esté por terminar. Aún queda el tiempo de compensación.

¿Qué significa en nuestra vida el tiempo de compensación? Esa pequeña oportunidad que queda para conseguir algo que se ve ya perdido, ese segundo esfuerzo para no permitir que un negocio quiebre, ese impulso adicional para apoyar a alguien que requiere ayuda frente a una adicción, esa última llamada que puede hacer que alguien entre en un estado de alerta para resolver una situación.

El factor clave de aprovechar esos últimos cinco minutos está en esa fe que tenemos de que existe aún una posibilidad de lograr lo deseado, siempre queda una oportunidad. No bajemos los brazos nunca antes del silbatazo final.

Estimados lectores, aprovechemos en cada situación nuestro tiempo de compensación, no nos demos por vencidos en el minuto 90, siempre podemos tener la oportunidad de meter los dos goles que necesitamos para mantener, al menos, el empate.

“Revitalízate, vuelve a la esencia de lo que te da el éxito”